Home  >   Profesionales   >   El desafío de activar todos los resortes judiciales para lograr la igualdad de las mujeres

El desafío de activar todos los resortes judiciales para lograr la igualdad de las mujeres

La Corte Suprema de Justicia y la Asociación de Mujeres Jueces de Argentina presentaron distintas políticas y acciones en materia de género para este año. Coinciden en que la capacitación de los operadores judiciales es central para un necesario cambio cultural en  el Poder Judicial

Por Carolina Klepp – cklepp@comercioyjusticia.info

El siglo 21 todavía no es el siglo de la igualdad. La plenitud de derechos para las mujeres aún es una materia pendiente. En esto coincidieron distintas voces de peso ligadas al ámbito de la Justicia. La necesidad de mayor compromiso en cuanto a la capacitación en género dentro del Poder Judicial, el cumplimiento de leyes y convenciones internacionales existentes relativas a la violencia contra las mujeres, y acciones concretas para operativizar la asistencia y protección a las víctimas de este flagelo, emergieron en la conmemoración del Día de la Mujer organizado por la Corte Suprema (CSJN) y la Asociación de Mujeres Jueces de Argentina (AMJA). Por Córdoba participó un grupo de 28 juezas, fiscales, asesoras y funcionarias que también se expresaron sobre el tema.
La vicepresidente del Alto Cuerpo, Elena Highton de Nolasco, adelantó ante 200 juezas y jueces reunidos en el Palacio de Justicia de la Nación, que desde esta semana el Taller de Perspectiva de Género diseñado por la Oficina de la Mujer de la Corte -que es obligatorio para integrantes del Poder Judicial- estará disponible en formato virtual para todo el país.
“La ‘ley Micaela’ hace la capacitación obligatoria para todos y todas. Es necesario que todos tengan esta conciencia de capacitación y esto es fundamental para poder avanzar en los derechos de las mujeres, en la igualdad”, afirmó Highton a Comercio y Justicia.

Asimismo, se refirió a la importancia de contar con más mujeres en los puestos de decisión. “Si hay más mujeres en los poderes judiciales entendemos que va a a haber más justicia, porque las mujeres tienen otra mirada, más comprensiva, y nosotros creemos que esto permite dar más justicia”.
En este sentido, Susana Medina, titular de AMJA y vocal del TSJ de Entre Ríos, completó: “Quienes ejercemos el poder, y las juezas y jueces ejercemos una cuota importante de poder, somos doblemente responsables, por nosotros mismos y los demás, los más pobres, los excluidos del sistema, los que no tienen más que su propio nombre y su propia existencia, y la ponen ni más ni menos que en nuestras manos para resolver temas tan sensibles de los derechos humanos”.

“Nos está faltando algo que tiene que ver con la protección”
Enfático, el titular del Tribunal Oral en lo Criminal y Correccional N°9 de Capital Federal quien introdujo la palabra “femicidio”, Fernando Ramírez, planteó que en Argentina “se percibe una real resistencia en el camino a la igualdad entre hombres y mujeres” a pesar de que hay leyes y fallos que marcan una senda para conseguirlo. Por otra parte, interpeló a los presentes en cuanto a los femicidios. “Si todos sabemos que el femicidio es sólo la punta del iceberg, ¿por qué no reflexionamos sobre los antecedentes? ¿por qué no empezamos a examinar en aquellos femicidios en los que hubo intervenciones estatales que fueron un fracaso? (…) Nos está faltando algo que tiene que ver con la protección”, afirmó.

A su turno, la subsecretaria del Instituto Nacional de las Mujeres (INA), Silvia Lommi, detalló el papel de esa entidad a la hora de lograr cambios culturales: “Por medio de un convenio con INA, el Poder Judicial va a estar capacitando a todos, a todas y a todes, en temáticas de perspectivas de género y cuestiones que tienen que ver con la posibilidad de que aparezcan estos cambios necesarios, nuevas visiones, que en muchos casos aún sigue faltando”.
En tanto, Natalia Gherardi, directora del Equipo Latinoamericano de Justicia y Género (ELA), hizo hincapié en activar todos los resortes para cumplir con los compromisos asumidos con las convenciones internacionales y leyes nacionales que actualmente se incumplen. “¿Cómo rendir cuentas de esa obligación? Con datos que nos muestren qué deciden, cómo deciden, con qué argumentos”, interpeló.

Diana Maffia, directora del Observatorio de Género en la Justicia del Consejo de la Magistratura de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, se refirió a la “injusticia epistémica” en torno a aborto legal. “Hay una construcción de la falsedad, se decide construir ignorando las verdades que otros sujetos producen y esto lo hemos visto en el debate sobre aborto el año pasado”. Recalcó que se desconocieron avances de conocimiento en ciencia y derecho, pero que -a pesar de ello- hoy continúa vivo el reclamo por un aborto legal, seguro y gratuito.
El ministro de Justicia, Germán Garavano, y la subsecretaria de Acceso a la Justicia, María Fernanda Rodríguez, anunciaron que el próximo lunes comienzan a actuar los primeros letrados del Cuerpo de Abogadas y Abogados para Víctimas de Violencia de Género, creado a partir de la ley 27210.
“Hicimos un curso de Transformación Actitudinal en Género (TAG) junto con la Asociación de Mujeres Jueces, ya han pasado por este curso los primeros 600 aspirantes, solo aprobó 30% de los abogados. El hecho de que se cumpla la ley implica para las mujeres la posibilidad de tener una vida libre de violencia y más igualitaria”, subrayó Rodríguez.
En diálogo con este medio, Garavano afirmó: “El gran problema que ha quedado en evidencia es que tenemos muchas leyes pero luego no se traducen en hechos porque hay un problema cultural, y sobre eso es lo que se está trabajando fuertemente”.
Finalmente, el presidente del Consejo de la Magistratura, Ricardo Recondo, promovió el trabajo mancomunado de todas las entidades vinculadas al tema en pos de mejorar la situación de las mujeres.

Susana Medina, presidente de AMJA
“Cambiar los estereotipos culturales patriarcales que tiene el Poder Judicial”

AMJA inauguró el viernes, en la ciudad de Buenos Aires, un espacio para el perfeccionamiento judicial continuo en temas de género. “La capacitación a operadores judiciales es la única herramienta que tenemos para erradicar conductas de violencia de género y que las que llegan a los tribunales tengan su merecido castigo para que no se vuelvan a repetir”, señaló Susana Medina, en la apertura junto a juezas pioneras y de todo el país. Desde allí se dictarán cursos presenciales y virtuales a través de www.amja.org.ar
Subrayó que hacia el interior del Poder Judicial, se deben “cambiar los estereotipos culturales patriarcales que tiene nuestro poder, que es el más conservador de los tres poderes, y lograr que los tribunales tengan equidad de género, un 50% y 50%”.
Finalmente, celebró la inclusión de varones en AMJA. La semana pasada se sumaron los integrantes de la Corte de Mendoza, Jorge Nanclares, Jorge Valerio y Mario Adaro.

Más voces
Las juezas cordobesas sumaron su impronta

Un grupo de mujeres de la justicia local, integrantes de AMJA, dijeron presente. Entre ellas estaban la presidente del TSJ, María Marta Cáceres de Bolatti, la vocal Aída Tarditti, y la directora académica de la Oficina de la Mujer, María Esther Cafure de Battistelli. La titular del Alto Cuerpo se refirió al incremento de las mujeres en el Poder Judicial. “El porcentaje es altísimo, y el de las mujeres que tomamos decisiones se ha incrementado los últimos años”. Según la estadística, en los últimos cinco años se incrementó 26% la cantidad de juezas, fiscales y asesoras letradas. En 2013, las mujeres ocupaban 34% de los máximos cargos judiciales; mientras que, en 2018, representaban 43% del total. “En esto ayudó mucho el Consejo de la Magistratura que dio oportunidades de igualdad para todos”, dijo Cáceres de Bolatti.
Por su parte, Tarditti se refirió al significado de la campaña “Más mujeres, más justicia” que lleva adelante AMJA: “Hay generaciones que creen que ya está todo dado y no es así. Si a cada una se le preguntara si ha tenido una experiencia de discriminación en su carrera, en su familia, todas hemos tenido alguna experiencia de discriminación o lo hemos escuchado de otra próxima. Eso nos tiene que hacer conscientes de que si a mi me pasó y a vos también te paso, eso es lo que nos hermana en la lucha por la igualdad”.
Finalmente, Cafure de Battistelli concluyó que una deuda muy importante en la Justicia es que la capacitación se vea reflejada en los fallos: “Aun cuando sea que no hay una cuestión de género, se deberían escribir las razones por las cuáles no la hay, porque de acuerdo a los argumentos será la única forma de conocer si la capacitación ha sido lograda o no”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *