El agua que toma Córdoba, en el ojo de la tormenta

En los últimos días se instaló la preocupación por la provisión y calidad del líquido vital que consume la ciudad. Especialistas advierten de la necesidad de un mayor cuidado del ambiente y del control de la contaminación, del impacto de desmonte, cuencas dañadas, agroquímicos y del vertido de efluentes cloacales

Por Carolina Klepp – cklepp@comercioyjusticia.info

“El alerta primaria, la primera de todas, es que los temas ambientales son temas serios que deben tratarse seriamente”. Así lo advierte Santiago Reyna, profesor titular de las cátedras Ingeniería Ambiental y Obras Hidraúlicas de la Facultad de Ciencias Exactas, Físicas y Naturales de la Universidad Nacional de Córdoba (UNC). La reflexión se desprende del análisis de situación del agua que abastece a la ciudad, por la suspensión transitoria de la producción de agua que llega por el canal Los Molinos-Córdoba y  la proliferación de algas en el Lago San Roque.
“El canal Los Molinos fue de riego, data de los años ‘70, por lo tanto está descubierto, entonces, si llueve mucho y como se desmontó todo, el agua escurre por los campos y se mete en el canal. ¿Con qué se mete? Con todo lo que tienen los campos y, fundamentalmente barro”, explicó el especialista. A esto se agregó que el agua del reciente temporal pasó por el predio de la planta de residuos peligrosos de Taym y generó el corte temporario de la producción de agua para el sur de la Capital hasta tanto de despejen dudas de posible contaminación.
“Los temas ambientales son medibles, mensurables, objetivables y deben ser tomados en serio. Hemos sido muy poco serios con nuestro ambiente en Córdoba. Nuestras cuencas están muy dañadas, se desmontó todo irresponsablemente, se ha descuidado el valor patrimonial ambiental que tenía la provincia, hemos descuidado nuestros ríos y lagos”, subrayó.
“La pregunta es, entonces, ¿cómo reeestudiamos todas las obras que teníamos hechas, inclusive una autopista nueva que se inunda y hay que cortarla? Tal vez se hizo para condiciones de cuenca y climatológicas distintas, el clima está cambiando”, agregó.
Finalmente, señaló que el tema ambiental requiere cada vez más análisis, estudio y dedicación. “Todo lo que implica impactos ambientales afecta a los más vulnerables y débiles. El más rico no vive en una zona inundable, el más rico no vive en la ciudad sucia, se va a otro lado o se va a un barrio mejor. ¿Pero que hace el pobre, el débil?
Entonces, el cuidado del ambiente es un imperativo ético porque es la manera en que una sociedad se demuestra realmente solidaria. El punto es cómo volvemos a repensar la naturaleza como nuestra amiga. No podemos pensar en términos de desarrollo sin un ambiente cuidado”.

No sólo algas en el San Roque. También, virus productores de diarrea y hepatitis

Promos Naranja

Una investigación del Instituto de Virología “Dr. J. M. Vanella” de la Facultad de Ciencias Médicas de la UNC advierte de que en el Lago San Roque no sólo tienen florecimiento algales como los vistos en estos días sino que también tiene presencia un virus productor de diarrea y de hepatitis que tiene impacto en la salud de la población. Así lo confirmó la científica Gisela Masachessi, una de las autoras del estudio.
“La fuente original de virus y algas es la misma, es la contaminación de elfuentes cloacales que se vierten al lago. Esta caca tiene un montón de nutrientes que le sirven a las algas para crecer en demasía y producir estos florecimientos algales que estamos viendo ahora”, explicó.
Por su parte, el especialista Santiago Reyna sostuvo que, por la ubicación de las algas, éstas “no  llegan a las tomas de agua y no dañan la planta potibilizadora” que provee a la ciudad de Córdoba.