Home  >   Profesionales   >   Alberto Domenech, el primer juez cordobés en la Asociación de Mujeres Juezas

Alberto Domenech, el primer juez cordobés en la Asociación de Mujeres Juezas

El camarista de Villa María dictó varios fallos con perspectiva de género en materia civil y de familia. “Si muchas de las cuestiones que afectan a las mujeres son advertidas a tiempo, pueden ser un freno para la violencia física o de otro tipo”, destaca

Por Carolina Klepp – cklepp@comercioyjusticia.info

La Asociación de Mujeres Jueces de Argentina (AMJA) acaba de sumar al primer juez varón de la provincia. Se trata de Alberto Domenech que ya cuenta con varias sentencias dictadas teniendo en cuenta la perspectiva de género, uno de los grandes objetivos que promueve la entidad.
En diálogo con Comercio y Justicia, el magistrado de la Cámara de Apelaciones en lo Civil, Comercial, de Familia y Contencioso Administrativo de Villa María subrayó: “Comparto con AMJA la promoción y defensa de los derechos humanos de las mujeres para mejorar su nivel de vida, mediante la imparcial administración de justicia. Y también el objetivo de contribuir al desarrollo de leyes sobre derechos humanos para que el sistema legal facilite y proteja los derechos de las mujeres, en un pie de igualdad”.
La invitación a sumarse le llegó de la ex vocal del Tribunal Superior de Justicia, María Esther Cafure de Battistelli, miembro de AMJA y referente del tema, quien junto a otras juezas analizaron los fallos de Domenech en el marco del último Encuentro Nacional de Mujeres Juezas. “Me invitó a asociarme, me dijo que no estaba limitado a las mujeres, que la podían integrar varones, y acepté”, dijo el juez.

¿Cómo es que comienza a dictar fallos con perspectiva de género?
– Esas resoluciones (autos y sentencias) son “hijas” de los talleres de introducción a la perspectiva de género en las resoluciones judiciales. Eso es una consecuencia de la Convención sobre la eliminación de todas las formas de discriminación contra la Mujer (Cedaw) que está incorporada a nuestra Constitución Nacional en 1994. En esa convención se establece la observación de que no debe haber discriminación contra la mujer y ahí ya se fija lo que podría llamarse “discriminación positiva”, osea, que a la mujer hay que darle una ventaja, un cupo, una especial consideración cuando está en conflicto por relaciones estructurales de poder donde lo ponen al varón en ventaja y a la mujer en desventaja. A pesar de que las leyes son iguales para varones y mujeres, en la práctica, en muchas situaciones, ellas quedan en desventaja.
También tenemos la convención interamericana para prevenir, sancionar y erradicar la violencia contra la mujer, la llamada Convención de Belém do Pará, que es de 1994. No tiene jerarquía constitucional pero nuestra constitución le reconoce un valor superior a las leyes. Esa convención dice que toda mujer tiene derecho a una vida libre de violencia tanto en el ámbito público como privado. Esa convención refiere también a capacitar a todos los operadores judiciales sobre estas cuestiones, por eso se crean las Oficinas de la Mujer y desde ahí viene la capacitación, tanto de la Corte Suprema de la Nación como las que creado la mayoría de los tribunales superiores de la provincia. También hay otras organizaciones como AMJA que capacitan en este tema.

– ¿Cuáles son algunos de sus fallos con esa orientación?
– Hay un fallo sobre imposición de costas íntegras a un ex marido que ejerció violencia económica a su ex esposa. Primero fue violencia física, pero después de separarse la hizo renegar muchísimo para darle lo que le correspondía en la sociedad conyugal. A pesar de que perdió un poco en el juicio, no se distribuyeron las costas sino que se le aplicaron íntegramente al ex marido, ahí se aplicó con perspectiva de género.
En otro fallo había exclusivamente violencia económica en una liquidación de sociedad de hecho. En una unión de convivientes (que antes le llamábamos concubinato) se separan y el varón le negó todo tipo de participación a ella en los bienes y usó argumentos discriminatorios contra la mujer. Dijo algo así como que habían tenido relación de pareja pero que ella iba a limpiar a la casa y eso era absolutamente falso y es constitutivo de un estereotipo hacia la mujer. Ese argumento discriminatorio no fue aceptado.
Hubo otro fallo en donde a una mamá afectada por violencia física por su pareja contestó extemporáneamente una demanda de alimentos que le promovió el papá de la niña, y se la tuvo por contestada en forma válida. La regla procesal del plazo para contestar la demanda se tuvo en cuenta la situación de que ella era víctima de violencia de género.

– ¿Observa avances en el uso de la perspectiva de género entre sus colegas?
– Es algo que se ha ido instalando paulatinamente, se ven fallos relevantes, no solo en Córdoba sino en otras partes del país. Y en otros casos no se aplican. Un fallo destacado en Córdoba fue por ejemplo el del Tribunal Superior de Justicia en el caso Paola Acosta por femicidio. En materia civil y de familia se aplica menos, por eso mis fallos han sido relevantes, porque no eran frecuentes. Es importante darle difusión a los fallos porque la solución de los casos no surge directamente por la aplicación de una regla legal, en estos casos hay que resolver por principios superiores y precisamente no aplicar las reglas legales comunes que consagran la discriminación o la afectación de la mujer. Las herramientas están.
El tema de la violencia hacia la mujer nos afecta a la sociedad en su conjunto. Tengo el convencimiento de que si muchas de las cuestiones que afectan a las mujeres son advertidas a tiempo, pueden ser un freno para que no se conviertan el día de mañana en una violencia física o en otro tipo de violencia.

Un comentario

  1. MARIA VERONICA PUGA dijo:

    Gracias Dr Domenech. Como socia de AMJA delegacion Cordoba y del Poder Judicial de Cordoba me enorgullece una mente tan abierta y sanadora que compence para las Justiciables mujeres en inferioridad de condiciones. Si aprendimos del Derecho Romano “dar a cada uno lo suyo”, si la Ley de consumo 24240 en su art 3 nos obliga a ver la posicion del mas desfavorable en una Relacion de consumo. Mas aun cuando Mujeres y niños sufren abusos por Violencia fisica moral economica o cualquiera de sus Tipos. Como agentes de Justicia debemos recomponer y lograr una justa composicion de los intereses en juego. Como Mujer y como integrante del Poder Juficial..Gracias. Un Orgullo y mis respetos como Magistrado. Dra. MARIA VERONICA PUGA. Secretaria Civil y Comercial

Los comentarios están cerrados.