Home  >   Profesionales   >   Adolescentes desarrollan un bombón para suplir el déficit de vitaminas C y E en estudiantes

Adolescentes desarrollan un bombón para suplir el déficit de vitaminas C y E en estudiantes

Desarrollaron un alimento innovador y fortificado. Es de bajo costo, gustó y es una alternativa para mantener una dieta equilibrada. Lo elaboraron alumnos del IPET República de Italia junto a la profesora Gisela Gómez, una de las 10 jóvenes sobresalientes que premió la Bolsa de Comercio.

Por Carolina Klepp – cklepp@comercioyjusticia.info

“Tus problemas no te definen; te definen tus soluciones” dice el refrán que calza justo para describir a la “profe” de sexto y séptimo años del IPET N°85 República de Italia, de Estación General Paz. Sus alumnos crearon una solución para un déficit de alimentación existente entre los alumnos del colegio.
“Setenta por ciento de los estudiantes no cubre la mitad de las dosis diarias de vitaminas C y E que requiere un adolescente, más que todo por la crisis económica, esta escuela tiene estudiantes un nivel económico bajo y medio”, describe Gisela Gómez.

Junto a sus alumnos, que se forman con especialidad en Industria de los Alimentos, pusieron manos a la obra para dar respuesta a esta situación que detectaron dentro de la institución donde da clases. El resultado: Vita Ce, “un bomboncito fortificado” como le gusta presentarlo.
“Desarrollamos un bombón que al ingerirlo se están consumiendo las vitaminas C y E diarias que requiere un adolescente. Tenemos una falencia en la alimentación en la escuela, entonces hicimos un producto que sea atractivo para los estudiantes.
Desarrollamos la fórmula y en el laboratorio de la escuela hicimos los análisis y varias pruebas de degustación y aceptación con los chicos. El relleno es gelatina con jugo de naranja, azúcar, conservante y vitamina C. En la cobertura de chocolate disolvimos la vitamina E”.

La conclusión a la que arribaron es que es factible la elaboración de un alimento innovador de bajo costo, aceptado por la comunidad escolar y que sea una alternativa de consumo para mantener una dieta equilibrada.
Para poder indagar si los estudiantes de la institución cubrían la ingestión diaria de las mencionadas vitaminas realizaron una encuesta a un grupo de 192 alumnos (de un total de 450) seleccionados al azar de primero a séptimo año. Se les consultó sobre el consumo de alimentos que tuvieran estos micronutrientes.
Los resultados son los siguientes: 54% de la población encuestada no cubre la ingestión diaria de vitamina C que demanda la etapa de la adolescencia, y 80% no cubre la ingestión de vitamina E.

La profesora, quien es técnica superior en Bromatología, tiene 33 años y acaba de ser distinguida como uno de los 10 Jóvenes Sobresalientes del Año que premia la Bolsa de Comercio de Córdoba. Quedó entre 550 postulantes y fue propuesta por el propio director de la escuela, Juan Domingo Moyano. Ésta no es la única premiación que tiene como trayectoria.
El año pasado fue electa Maestra Ilustre 2018 por el Ministerio de Educación de la Nación, reconocida por su constante trabajo -junto a un equipo y desde hace ocho años- en innovación sobre el uso de las nuevas tecnologías en las aulas.

Obtuvo numerosos reconocimientos en Ferias de Ciencia y Tecnología provinciales y nacionales, y este año, con el bombón Vita Ce, obtuvo junto a los alumnos el primer premio del concurso estudiantil de alimentos innovadores organizado por la Universidad de Santa Fe UCEL.
“Los premios son el reconocimiento al trabajo continuo. En 2015 ganamos con un proyecto socio-comunitario donde los alumnos se revisaron y analizaron 250 tanques de agua domiciliarios en busca de (la bacteria) escherichia coli.
A partir de ahí hicimos campañas de concientización y adecuamos y reparamos los tanques con problemas”.

“Vita Ce”
Necesitan ayuda para poder producir el “bomboncito” a mayor escala
Para Gisela Gomez, profesora y técnica en Bromatología, sería un sueño poder producir “Vita Ce” en cantidad y poder dar solución al déficit alimentario de los adolescentes.
“Lo ideal sería tener la habilitación para producir alimentos en la escuela. Tenemos una escuela muy pequeña en Estación General Paz, estamos muy limitados con los recursos. También estamos con la promesa de la construcción de nueva escuela, pensamos que con eso tendríamos las condiciones para producir”, detalla entusiasmada. Al tiempo que anhela algún tipo de apoyo, ya sea estatal o empresarial, para producir el innovador alimento. Precisó que el diseño y la formulación de Vita Ce responde a las normativas vigentes de Código Alimentario Argentino, el cual se enmarca como “Alimento Fortificado”.

Y concluyó con un deseo para los que considera los protagonistas de la historia: “Deseo para mis alumnos que confíen en sus capacidades. Muchas veces piensan que no saben o que no tienen las herramientas, pero cuando se les da ese lugar de toma de decisiones, de poder equivocarse sin que pase nada, es algo que les servirá mucho para cuando tengan que resolver situaciones en un futuro trabajo o en otro nivel educativo”.
Por otra parte, resaltó que haber obtenido el premio Jóvenes Sobresalientes “es importante porque incentivamos a los jóvenes profesionales y docentes a trabajar con una modalidad en que se le da a los chicos la oportunidad de trabajar desde sus propios intereses. Ver que con esfuerzo y trabajo se puede llegar”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *