Home  >   Opinión, Trayectoria   >   Tributo a un héroe que nos dejó una idea germinal

Tributo a un héroe que nos dejó una idea germinal

“No hay nada más poderoso que una idea a la que le ha llegado su tiempo”, decía Víctor Hugo y cuánta razón tenía. Breve despedida a uno de los mejores periodistas que tuvo este diario y que, como Martin Luther King, tuvo un sueño. Que se hizo realidad y acá está

Este diario cumplió el pasado 20 de junio 18 años de edición ininterrumpida bajo gestión cooperativa, compartiendo ese hito con una serie de productos y servicios realizados por un conjunto de personas que somos, a la vez, trabajadores y propietarios de la empresa editorial que los crea, edita y distribuye. 

Comercio y Justicia Editores es la primera empresa recuperada de la Argentina en la que los trabajadores de una firma quebrada resultamos propietarios definitivos de los medios de producción, merced al diseño de una ingeniería jurídica que se plasmó en un fallo que resolvió la quiebra de la anterior empresa editora, totalmente novedoso y que sembró no sólo un precedente luego usado por otros tribunales, sino que terminó beneficiando al país entero al quedar plasmado luego en la ley.

Hasta el día de hoy, el primer periódico de información especializada del interior del país y segundo medio de prensa más antiguo de la ciudad de Córdoba se mantiene en pie, se renueva, se rediseña, incorpora productos y servicios por decisión y gestión exclusiva de quienes lo realizamos. 

De este modo rendimos tributo a una larga historia ya que estamos transitando la novena década de existencia. Desde 1939 y a lo largo de siete décadas, acompañados por generaciones de lectores, fuimos construyendo un modelo de servicio editorial basado en la máxima de brindar comunicación especializada, confiable y de alta calidad; aportando de esta manera a la edificación de una sociedad informada, democrática, innovadora, comprometida con su entorno local y regional.

Ese devenir, como toda historia, tiene algunos héroes. Uno de ellos es Mario Rodríguez Riquelme, periodista chileno que después de desempeñarse en el diario El Sur, de Concepción, y en otros diarios de Rancagua y región, y trabajar al servicio del gobierno de Salvador Allende a inicios de los años 1970, debió huir de su país perseguido por la dictadura de Augusto Pinochet, llegando a Córdoba y a nuestro diario a mediados de esa década. 

Periodista de los de antes, del chequeo exhaustivo de la fuente, de la persecución del dato en la calle y con informantes clave, de la lapicera y el anotador antes que el celular y el grabador, Mario vivió aquellos meses de la crisis de 2001 cuando esta editorial fue abandonada y vaciada por sus propietarios. Fue allí cuando lanzó una idea, que germinaría luego en la formación de una cooperativa de todas y todos quienes sabíamos cómo hacer el diario y los productos, y no necesitábamos a un patrón para pedir permiso.

Sí, Mario Rodríguez Riquelme pensó una cooperativa cuando nadie lo imaginaba. Pensó un modelo viable y deseable, cuando muchos lo dudaban o directamente lo desacreditaban. Y Mario lo llevó a cabo, se puso al hombro ese sueño y junto a un puñado de soñadores logró, logramos, lo imposible. La propuesta fue acción y la acción resultado. Es lo que vemos, lo que Ud. tiene en sus manos o ante sus ojos. 

Gracias Mario. Por tu idea, tu sueño, tus manos, tu acción. El viernes escribiste tu última crónica y te fuiste al cielo de los periodistas, si acaso hubiera uno donde imaginamos a otros héroes del oficio más lindo del mundo, dijo Gabriel García Márquez. Te sobreviven tu esposa, tres hijos, un diario hijo tuyo pero más viejo que vos y, de algún modo, todos nosotros, quienes hacemos todos los días realidad aquella idea que plantaste hace casi veinte años. Gracias

Comentarios (3)

  1. Mario Cimino dijo:

    Mario Rodríguez Riquelme. Una persona de bien, fiel a sus principios de una admirable pasión por lo que hacía

    Responder
  2. German Salinas dijo:

    Conocí a Mario solo cuatro años atrás. Muy amable, alegre. Tenemos la misma visión de sociedad. Su partida tan pronta, en lo personal, me produce un vacío enorme. Nos veremos Mario.

    Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *