La‌ ‌recaudación‌ ‌tributaria‌ ‌nacional‌ ‌en‌ ‌el‌ ‌segundo‌ ‌trimestre

Por Salvador Treber.
Exclusivo para Comercio y Justicia

Dado que el efectivo traspaso de la administración se concretó el 10 de diciembre pasado, sólo en esta instancia del segundo trimestre de 2020 -aun cuando el análisis está sesgado por la situación de pandemia- se pueden comenzar a evaluar por su composición e importes totales los datos que pudieren significar cambios de conducción y orientación que pretende impulsar el nuevo gobierno.

El segundo trimestre es habitualmente el primero en el que no influyen en medida significativa ingresos que correspondan a las decisiones de política económica y fiscal tomadas por la administración precedente, en función de las fechas de vencimiento en cada uno de los principales tributos. 

Aun así, en este período es muy fuerte la influencia de la situación de pandemia, la cual incide en la contracción de la recaudación fiscal y el aumento del gasto, que excede una situación de normalidad en las cuentas públicas.

Debe tenerse en cuenta que en el primer trimestre todavía gravitan sustancialmente las decisiones y procesos adoptados por la administración precedente. De todas maneras, resulta prudente seguir muy de cerca tales aspectos pero no apresurarse en la introducción de cambios de cierta significación.

Promos Naranja

Deben tenerse muy presentes factores no habituales, como los de la pandemia del covid-19 que, luego de iniciarse en la provincia china de Wuhan, se extendió a los cinco continentes. Por tanto, la incorporación de modificaciones en la legislación y reglamentaciones ha sido marcada por la situación de excepción, pero aun así fue difícil evitar importantes pérdidas de recaudación que deberán ser recuperadas con otras disposiciones tendientes a facilitar y posibilitar la recuperación. La gestión pública requerida en estas áreas es esencial en un primer momento atendiendo a la emergencia y luego soportando y fomentando la regularización.

La pandemia de covid-19 se está extendiendo con singular fuerza, haciendo epicentro en nuestro continente americano, de tal manera que en Estados Unidos hay más de 120 mil muertos y no menos de dos millones y medio de afectados; con semejante intensidad afectó a Brasil y a otros países como Chile, Ecuador y Perú.

En todas las áreas, obligó a tomar múltiples medidas de prevención que afectan notoriamente el consumo y la inversión. Por ello, hay una febril actividad en los grandes laboratorios en la procura de lograr una vacuna que permita proteger a toda la población mundial y lograr su total erradicación.

En nuestro país, la ciudad de Buenos Aires y el Gran Buenos Aires son las áreas más comprometidas; mientras en el interior se exhibe con una intensidad más reducida aunque hace picos en las grandes ciudades.

Su manifestación estuvo hasta ahora bastante contenida en nuestro país por el establecimiento temprano del aislamiento, en el cual tanto los funcionarios a cargo como la población en general han actuado en concordancia para permitir el escalonamiento en la presencia de los casos que haga posible su atención por el sistema de salud.

 

En tal situación, la recaudación tributaria de abril

En la jurisdicción federal ascendió a sólo $398,7 mil millones que, con respecto a idéntico mes del año precedente, muestra un escaso incremento, pues ha sido sólo 11,6% superior. Obviamente, en pesos de idéntico poder adquisitivo implica una insólita merma de 39,4% en términos reales. Se torna evidente la aguda caída de actividad que ha significado también una fuerte baja en la recaudación, que impuso un notorio deterioro en materia de ingresos tributarios.

Según el triple destino final, la Administración nacional ha receptado en abril pasado $157,4 mil millones; el conjunto de provincias, $127,5 mil millones, y el sistema de Seguridad Social $95,9 mil millones. Ello implica que en el acumulado de los cuatro meses la Nación ha sido el destino de $700,2 mil millones; y el conjunto de provincias $583 mil millones, a la par que al sistema con destino terminal en el de Seguridad Social se sumaron apenas $472,2 millones.

En cuanto a los mayores componentes tributarios, tal como es habitual el impuesto al Valor Agregado (IVA) fue el de máximo rendimiento, pues en abril sumó $126,9 mil millones. Le siguen Aportes Personales y Contribuciones Patronales que, en conjunto, recaudaron $98,3 mil millones; y el impuesto a las Ganancias sólo aportó $73,5 mil millones. A continuación,  Derechos de Exportación e Importación, que aportaron $40,1 mil millones, y el impuesto a los Créditos y Débitos Bancarios (“impuesto al cheque”) que totalizó $29,4 mil millones.

 

Los ingresos tributarios de mayo pasado

En dicho lapso se lograron percibir $499,6 mil millones que, con respecto a igual período del año 2019, han sido sólo 12,4% mayores, lo cual implica que, a valor constante, hubo una reducción interanual de 20,4%.

Ocupa el primer lugar en la recaudación, sólo excepcionalmente por este período, el impuesto a las Ganancias, con un total a mayo que llega a $141,3 mil millones debido al vencimiento del tributo, monto que deben ingresar en ese mes las empresas con cierres de ejercicio al 31 de diciembre de cada año; pero en el acumulado de cinco meses, el mencionado tributo se mantiene en el tercer lugar con $483,5 mil millones. Circunstancialmente, el IVA aparece en segundo término aunque muy cerca, con $130,8 mil millones, y mantiene la habitual primacía absoluta en el acumulado, con $706,5 mil millones. En un transitorio tercer término se ubican los Aportes Personales y las Contribuciones Patronales, que totalizaron $99,6 mil millones; aunque en la sumatoria de enero a mayo ocupan el segundo lugar con $585,4 mil millones.

En cuarto término aparecen los impuestos al Comercio Exterior, con $38,4 mil millones y $194,8 mil millones en el acumulado. En quinto lugar surge el tributo “al cheque”: créditos con $35 mil millones y débitos con $167,8 mil millones, cantidades que tienen muy poca significación respecto de la magnitud de los requerimientos indispensables.

En cuanto a la distribución de los recursos de mayo, a la Administración nacional le correspondieron $191,3 mil millones, con un total de $891,5 mil millones en el acumulado. Le siguen el conjunto de transferencias a provincias, con $174,8 y $758,8 mil millones, respectivamente. Por último, como es habitual, le correspondió a las Contribuciones de Seguridad Social receptar $96,4 y $568,7 mil millones por los cinco meses transcurridos.

 

La recaudación correspondiente a junio de 2020

La recaudación de ese mes, con la que se cierra el segundo trimestre, seguramente no satisface a los funcionarios nacionales del área, pero no es nada fácil recaudar en esta época, en que transitamos la severa pandemia que ya se extiende por más de 118 días, causando tan crecido número de contaminados y muertos -pese a que nuestro país se encuentra entre los menos afectados del planeta-.

De los datos oficiales surge que ha ingresado en junio un total de $546 mil millones, que representan 20,1% de aumento en la comparación interanual. En cuanto al acumulado del semestre, totaliza $2.886,8 mil millones, con un incremento de 26,7% respecto a igual periodo de 2019.

Para este mes, también se ubica en primer lugar el impuesto a las Ganancias con $150,2 mil millones, también por lo mismo que lo ocurrido en el mes anterior, ya que incide en forma bastante importante el vencimiento del primer anticipo de las empresas (que significa  25% del impuesto correspondiente al periodo del año anterior 2019, pero en el acumulado con $633,8 mil millones queda relegado al tercer puesto).

En esta oportunidad, el IVA ocupa el segundo término con $141,5 mil millones, aunque mantiene el primer puesto en el total del semestre con $848 mil millones. A continuación, los Aportes Personales y las Contribuciones Patronales totalizan $110,3 mil millones, y con $695,6 mil millones en el semestre ocupan el segundo lugar al cierre de junio.

Por último, los tributos al comercio exterior exhiben un total de $51,1 mil millones y $245,8 mil millones para el semestre; y el impuesto Créditos y Débitos en Cta. Cte., $33,9 mil millones y $201,7 mil millones, respectivamente.

Para el cierre del semestre, la Administración nacional ha sido destino final de $223,1 mil millones en junio y $1.114,6 billones en el acumulado. En segundo término, como también suele ser habitual, al conjunto de provincias le fue girado $202,4 mil millones y $ 961,2 mil millones, respectivamente; mientras en tercer lugar aparecen las Contribuciones de Seguridad Social como receptoras en junio de $107,5 mil millones y $ 676,2 mil millones para el acumulado.

Como se ha referido en anteriores entregas, el quinteto de tributos detallados precedentemente representan 90,93% del total ingresado en el semestre; aunque existen unos 15 tributos adicionales que, en conjunto, aportan alrededor de un misérrimo 9%, que exige un desproporcionado muy alto costo tanto de recaudación como de contralor que torna inconveniente su permanencia; 

Quizás habría que evaluar si es conveniente sostenerlos o bien centrar el esfuerzo de la administración fiscal en los tributos que significan la parte sustancial de la recaudación.

Otro aspecto a considerar puede ser la conveniencia de encarar una reforma tributaria que  tienda a un sistema con mayor progresividad, teniendo en cuenta que el temor de baja de recaudación ante una modificación del sistema que pudiere tener cualquier administración ya se está produciendo de todos modos por causa de la pandemia. Aun así, se debe tener en cuenta que cualquier cambio en el sistema tributario deberá ser estudiado de modo de poder recuperar lo más rápidamente posible los ingresos, necesarios para ser aplicados a políticas de apoyo y reflotamiento de los sectores fuertemente afectados por la paralización de actividades, de modo -también- de cumplir con el principio rector de que los que más deberán contribuir son quienes más recursos y bienes tienen.

Sé el primero en comentar en "La‌ ‌recaudación‌ ‌tributaria‌ ‌nacional‌ ‌en‌ ‌el‌ ‌segundo‌ ‌trimestre"

Deja un comentario

Tu dirección de correo no será publicada.


*