Home  >   Negocios   >   Una buena noticia para el sector alimentario: Georgalos amplió su planta para “resucitar” el turrón Namur

Una buena noticia para el sector alimentario: Georgalos amplió su planta para “resucitar” el turrón Namur

La empresa invirtió $150 millones y sumó 25 trabajadores a su planta de Río Segundo. Apuesta a un producto valorado por los consumidores, en el marco de la caída generalizada de las ventas de golosinas. El precio y su condición de “saludable” permitieron que mantuviera su cuota de mercado

Una de cal y una de arena para el sector de la alimentación. Mientras diversas fábricas productoras de alimentos adelantaron vacaciones y cerraron plantas por la constante caída del consumo, la noticia alentadora es que Georgalos oficializó días atrás su inversión para ampliar su planta industrial en Río Segundo.
La empresa de golosinas, creada por Miguel Georgalos hace 80 años, invirtió $150 millones para montar una nueva línea de producción destinada a la fabricación de los turrones Namur, un producto clásico que fue discontinuado a fines de la década de 80 pero que quedó instalado en la memoria de los consumidores argentinos.
La nueva planta, que fue inaugurada días atrás con la participación del gobernador Juan Schiaretti, creará 25 nuevos puestos de trabajo directos, divididos en tres turnos de producción, que se sumarán al actual plantel de 600 personas.
La nave industrial permitirá un nivel de producción de golosinas para satisfacer al mercado interno, además permitirá exportar a los mercados de Bolivia, Chile, Colombia, Paraguay, Perú, Uruguay y otros destinos de Centroamérica.
Georgalos concentra en Río Segundo la producción de la mayor parte de sus 12 marcas de golosinas. En tanto que en la planta de Luján (provincia de Buenos Aires) fabrica los productos a base de cereales, bajo el nombre de General Cereals.

La resurrección
La decisión de Georgalos para resucitar el turrón Namur responder a que el producto mantiene una cuota importante de mercado pese a la caída de las ventas de golosinas. En la actualidad, el consumo de turrones equivale a 14 millones de kilogramos anuales.
El turrón logró mantenerse pese a las crisis en base a dos características clave para los tiempos actuales. Por un lado, siempre tuvo precios accesibles frente a otros competidores como chocolates y alfajores, y por otro, siempre hizo gala de su condición de “producto saludable”, ya que su receta incluye crema nougat, trozos de maní y obleas tostadas.
En este segmento, la marca tendrá que batallar con pesos pesado como el grupo Arcor y otros competidores.