Home  >   Negocios   >   Tarjeta corporativa: 40% la usa para gastos personales

Tarjeta corporativa: 40% la usa para gastos personales

La práctica es generalizada, aunque la mayoría dice que su compañía tiene una política contra ello con un índice de cumplimiento de 85%

Cuatro de cada diez viajeros de negocios admite usar la tarjeta corporativa para compras personales: 46% de los viajeros de América y Europa, y 38% de Asia Pacífico, según un estudio encargado por CWT, empresa de gestión de viajes corporativos.
“Los gerentes deben responsabilizarse por el mal uso de las tarjetas corporativas, y averiguar porqué los viajeros no siguen las reglas”, dijo Christophe Renard, vicepresidente de CWT Solutions Group, de Carlson Wagonlit Travel.
La práctica es generalizada, aunque 63% de los americanos y 58% de los europeos dicen que su compañía tiene una política contra el uso de tarjetas de crédito corporativas para compras personales, con un índice de cumplimiento de 85% en ambas regiones.
En general, seis de cada diez viajeros de negocios a escala global dijeron que sus empleadores les brindan tarjetas corporativas. Esto es más probable en Asia Pacífico (67%), seguido por América (61%) y por último Europa (56%).

Como las tarjetas corporativas son usadas para realizar compras personales, usualmente las tarjetas personales también se usan para gastos de viaje de negocios.
Mundialmente, 49% de los viajeros de negocios usan su tarjeta personal cuando viajan por negocios. Los viajeros de Asia pacífico están significativamente más inclinados a esta práctica (55%), frente a América (48%) o Europa (44%).
“Para las empresas es difícil realizar un seguimiento del gasto cuando se utilizan tarjetas personales para gastos de negocios y este uso hace que sea más difícil hacer cumplir las políticas” dijo Renard.
“Si las empresas no desean emitir tarjetas de crédito a todos los empleados, lo cual es comprensible, las tarjetas de crédito virtuales son una opción útil. Los viajeros no tienen que usar sus tarjetas personales para gastos comerciales, y las compañías saben exactamente cómo se está gastando su dinero “, concluyó.