Home  >   Negocios   >   Stoller, a la vanguardia de las tecnologías para los cultivos

Stoller, a la vanguardia de las tecnologías para los cultivos

Esta empresa multinacional que tiene su sede argentina en Córdoba desarrolla fertilizantes fisiológicos que aumentan 10% el rendimiento. Adquirió una planta de elaboración de soluciones biológicas en Buenos Aires. Para acompañar al productor, lanzará una SGR con tasas de 45%

Por Laura Pantoja – lpantoja@comercioyjusticia.info

Stoller, especialista multinacional en soluciones para cultivos que hace 20 años radicó en Córdoba su sede argentina, continúa a paso firme con su ritmo de crecimiento enfocado en innovación, investigación y desarrollo y diversificación de sus unidades de negocios.
La compañía, que en Córdoba cuenta con una planta de producción ubicada en barrio Aeropuerto y que tiene su sede de innovación en Texas, Estados Unidos, es pionera en el desarrollo de nuevas tecnologías para el tratamiento de los cultivos.
“Avanzamos en el manejo fisiológico antiestrés del cultivo, lo que se denomina fisiología vegetal, que permite realizar un balance hormonal nutricional de la planta para que pueda expresar su mayor potencial genético. Si una planta está balanceada tiene un mejor rendimiento, es como con los niños, no solo se necesita nutrientes o darles de comer, hay que educarlos y acompañarlos”, explicó a Comercio y Justicia el ingeniero agrónomo Ignacio Moyano, gerente General de la planta, en el marco de una visita a sus instalaciones que realizó la prensa cordobesa y nacional.

Esta innovación, que recién está siendo experimentada en algunos clientes, permite aumentar 10% el rendimiento de los cultivos, según adelantó Moyano, quien informó que los estudios finales estarán concluidos en el mes de julio. “Esto es un incremento de tres quintales más de soja por hectárea”, apuntó. “Para un rendimiento de 115 quintales por hectárea de maíz en Córdoba, la tecnología Stoller lo potencia a 130 quintales de maíz por hectárea”, agregó.

Crecimiento y evolución en el conocimiento
La compañía, nacida en Texas -su fundador fue Jerry Stoller-, cuenta con 70 soluciones para cultivos, entre productos fisiológicos, nutricionales y biológicos. Llegó a Córdoba en 1998, pero hace dos años tiene su sede propia, con más de 2.500 m² de terreno y una moderna planta totalmente automatizada que, junto a las oficinas, totaliza una superficie de 900 m².
Stoller Argentina tiene una capacidad de producción de 1.500.000 litros de fertilizantes por mes, una capacidad de almacenamiento de 1.200.000 litros y una red de distribución para las zonas de Cuyo, Centro, NOA y NEA y Pampa Húmeda. En el país emplea a más de 60 personas, de las cuales 66% está destinado a las áreas de campo; el resto, a oficinas.
“Del total de la capacidad, 50% de la planta está operativa y de ese porcentaje, 35% es desarrollo de productos propios; el resto está destinado a la tercerización y exportación a Chile, Uruguay y Brasil”, precisó Moyano.

En Argentina factura US$20 millones y creció el año pasado 15% en volumen. “Veníamos en decadencia pero repuntamos de la mano del campo, vemos un productor más dispuesto a invertir: observamos un movimiento en marzo y abril para todos los productos orientado al trigo, donde contamos con récord de ventas y un aumento de 18% año a año”, graficó.
Más allá de las auguriosas expectativas por las cosechas venideras, el ingeniero aseguró que la proyección del crecimiento del mercado no debería venir dada por un mayor rendimiento o aumento de ventas sino por la industrialización de los procesos, es decir, la construcción del valor agregado.
“La oportunidad tiene que venir por el lado de la industrialización, no tenemos que seguir siendo proveedores de commodities ni estar sujetos a una guerra económica entre Estados Unidos y China, es por eso que nuestra empresa tiene el foco puesto en investigación y desarrollo, en el conocimiento y en su transmisión”, argumentó, y recordó que la sede en Estados Unidos trabaja en alianza con distintas universidades, en pos de ese fin.

Diversificación
La empresa adquirió una planta en Buenos Aires destinada al desarrollo de fertilizantes biológicos, para la cual ha desarrollado un equipo de investigación en el que se depositan altas expectativas. “Hay bacterias de todo tipo que no siempre son malas, destinadas a nutrición o fertilización o a atacar enfermedades, son los reconocidos fungicidas biológicos”, adelantó, y dijo que ya hay algunos prototipos que, entiende, podrán salir al mercado en el corto plazo.

Acompañamiento a las pymes de su cadena de valor
Por otra parte, entendiendo la dinámica y los desafíos del actual productor argentino, Stoller también incursionará en una unidad de negocios totalmente innovadora para su core business, en tanto constituirá una sociedad de garatía recíproca (SGR) que se denominará Terraval.
“Identificamos que al productor se le están pidiendo muchas cosas, que sea bueno en calidad, que produzca con alta eficiencia, que conozca todos los requerimientos de la planta y que maneje correctamente su negocio, pero muchas veces no pueden encontrar la vuelta financiera con tasas en los bancos que trepan a 70%”, argumentó.

Sobre esa base, la empresa creará una SGR con la que pretende asesorar al productor y acompañarlos con líneas de garantía y soporte financiero. La sociedad se constituirá con capital propio pero abre la convocatoria a empresas innovadoras a que sean parte como socias, según contó Moyano.
“El valor del fondo de riesgo inicial es de 80 millones de pesos, tendrán acceso las pymes que trabajan con Stoller y que conforman nuestra cadena de valor. Lo que pretendemos es lograr la inclusión financiera de las pymes argentinas, ya que actualmente quienes tiene garantías de SGR acceden a tasas de 40 a 45% versus tasas de alrededor de 70% en un banco”, precisó a este diario Santos Giannuzzo, gerente de Finanzas de Stoller.

“Hacemos Crecer” productos que mejoren la calidad del cultivo

Stoller se caracteriza por desarrollar productos que no sólo mejoren el rendimiento sino la calidad de los cultivos, bajo la premisa de la protección del medio ambiente y la búsqueda de una alimentación sustentable.
Sobre esa base nació la nueva campaña de marketing. “Con Stoller optamos, desde lo estratégico, por englobar cuatro ejes: rentabilidad, conocimiento, sustentabilidad y soluciones integrales, bajo la creatividad de un 3 “paraguas” de campaña. Y de esta forma comunicar el espíritu o ADN de la marca, en el que el concepto mismo es el que impulsa lo creativo y sintetiza la razón de ser de la empresa en todas sus áreas.
Se usa el concepto ‘Hacemos Crecer’, donde la evolución funciona como eje neurálgico argumentativo de cada pieza; y a la vez como elemento inspirador que crea una coherencia estética de las piezas entre sí, lo que lo hace más cercano, más real y más humano. Buscamos también crear un nuevo tema en el discurso publicitario del género agropecuario, un género muy duro en cuanto a que siempre hace referencia a los atributos técnicos de las empresas, ya sea trayectoria, servicios, predio. Lo creativo pasa por la propuesta del cambio de tema discursivo”, afirma la coordinadora de Marketing y Comunicación de Stoller, Victoria Viera.