Home  >   Negocios   >   Sarkany: “Es momento de invertir y cambiar la forma de comercializar”

Sarkany: “Es momento de invertir y cambiar la forma de comercializar”

SARKANY. “He visto ‘promedios de 10’ que luego no pueden desarrollar su proyecto”.

Según este referente del calzado, quien tiene más de 30 años en la actividad, hay que estar preparado para competir ante el arribo de las marcas internacionales y, a la vez, salir a conquistar nuevos mercados.

Por Carolina Brenner – cbrenner@comercioyjusticia.info

Su discurso siempre comienza con la misma frase. “Yo soy un optimista por naturaleza”, se anticipa Ricky Sarkany antes de iniciar la entrevista exclusiva con Comercio y Justicia, en el marco de su visita a la ciudad para lanzar su colección otoño-invierno en su local de Córdoba Shopping y exponer en la Bienal Córdoba CiudaDiseño.

Consultado sobre la situación actual del sector, el empresario referente de la industria expresó: “Yo no puedo hablar de crisis, eso fue lo que vivieron mis padres cuando huyeron de un campo de concentración y llegaron a un país desconocido, con los bolsillos vacíos.

Llevo más de 30 años de vida empresarial durante la cual viví lo que mucha gente llamó crisis, como la del 2001 o el ‘efecto tequila’, y tengo que rescatar que todos esos momentos fueron los de mayor crecimiento para mi empresa”.

Expuso Sarkany: “Hoy estamos en un momento de cambio y todos los cambios generan incertidumbre y miedo que, a la vez, provocan una retracción en el consumo. Actualmente encontramos políticas que están orientadas a la retracción del consumo, porque uno de los flagelos más grandes que tiene un país es la inflación, el impuesto más fuerte que puede tener un asalariado de la clase más pobre”.

¿Cómo el sector transita esta situación?
Por naturaleza, todos los empresarios buscan tener más rentabilidad y más de una vez pueden hacer acciones de responsabilidad social, pero en el momento de remarcar los precios le sacan hasta la sangre a la gente. Si uno tiene la política de generar consumo y le compran, es muy probable que marque los precios, es una ley de oferta y demanda. Cuanta más demanda, más suben los precios. La única manera de evitar esto es ‘secando’ la economía, sacándole todo ese motor del cual estuvimos acostumbrados y “disfrutamos”, entre comillas, durante diez años.

Porque se generaba un movimiento centrífugo que nos permitía incluso ahorrar moneda extranjera para poder salir y darnos una vida que no deberíamos darnos los argentinos.

¿Como se traduce esta situación en tu empresa?
Se traduce como una oportunidad. Es tiempo de invertir, ya que el momento que llamamos crisis es el de más crecimiento. No es que crece la economía sino que le sacamos mercado a nuestros colegas. Por inacción, porque no invierten en el stock que corresponde, en innovación de materiales, en publicidad, en modelos ni en acciones que generan más negocios.

¿Cuáles son sus planes de inversión?
La semana que viene estamos abriendo una fábrica modelo de 1.700 metros cuadrados en Villa Martelli. Sofía abrió su primer local en Paseo Alcorta. Estamos inaugurando el primer local en Santa Cruz de la Sierra (Bolivia) y cerrando un acuerdo con Chile de comercio bilateral.

¿Preocupa al sector el posible ingreso de marcas internacionales?
Estamos viendo que la amenaza de las marcas internacionales seguramente va a llegar . Yo estoy acostumbrado a trabajar y convivir con ellas en otros países donde tenemos presencia, como Chile, Colombia, Perú, Paraguay y Uruguay. Ante este panorama nos preparamos, por un lado para la llegada de las marcas y por otro para nuestra nueva posibilidad de salir al exterior, abarcar nuevos mercados para, eventualmente, generar una balanza comercial en la medida que se libere la posibilidad de importar producto.

Un país caro
Según el empresario, en el país se venden 3,4 pares por año por persona; en Chile se venden 5,4 pares por año y en Estados Unidos se venden 8 pares por año. Esto sucede porque en Argentina son mucho más caros los costos de empleados, alquiler, impuestos, comisiones del shopping, fondo de publicidad, decoración, etcétera.
En este marco, Sarkany destacó que “tenemos que pedirle al Gobierno nacional una política sana que genere la apertura internacional a marcas del exterior y también la posibilidad de salir a competir. Eso se logra con un tipo de cambio que permita que lo que se importe se haga porque tiene importancia y no porque sea barato. Y un arancel de protección a distintos productos cuya mano de obra interese proteger”.

¿Cómo se comportaron las ventas de su empresa en los últimos meses y cuáles son las expectativas?
Tuvimos un noviembre muy bueno, el mejor diciembre de nuestra historia con un crecimiento de más de 50%, enero y febrero bueno y en marzo notamos una caída de 5% en pesos. La gente se congeló. Pero en abril se reactivó y estamos 70% arriba.

El próximo semestre va a ser de transición, un momento para apostar fuerte, buscar crecimiento de mercado e invertir más. Esperamos una reactivación. En este proceso, estamos apuntando a un cambio en la forma de comercialización a partir del crecimiento exponencial de la venta on line. Estamos cambiando vendedoras por programadores, vidrieristas por desarrolladores de aplicaciones, la persona de seguridad por gente de seguridad informática, invirtiendo mucho para tomar el mercado mundial.

Los locales van a ser sólo lugares para el esparcimiento, lugares de emociones, de ocio. Hacia ese cambio nos lleva el mundo tecnológico. Todo lo que viene va a ser mejor.