Home  >   Negocios   >   Para sostener la producción, Renault apuesta por los utilitarios

Para sostener la producción, Renault apuesta por los utilitarios

La compañía presentó nuevas autoridades, quienes confirmaron su disposición a mantener su equipo de trabajadores y el mismo nivel de producción del año pasado.
Los directivos creen que el mercado de utilitarios dá para más y anticiparon los lanzamientos del año

La planta de Renault en el barrio de Santa Isabel, Córdoba, cumplió el jueves pasado 65 años y la celebración llegó con algún anuncio, a pesar del grave contexto que toca a la industria automotriz. Con la presencia de nuevas autoridades (se presentó al presidente de Renault Argentina, Pablo Sibilla), la compañía ratificó su compromiso de mantener su planta de personal, más allá del vaivén de los mercados, y confirmó su apuesta al segmento de utilitarios, con el modelo Kangoo a la cabeza.
Coincidió el aniversario de Renault con la salida de cadena de montaje del auto 3.200.000. Renault fabrica actualmente cinco modelos diferentes y el hito 2020 de la fábrica se trató precisamente de una Kangoo, el tercer vehículo más exitoso de su historia, detrás del Clio y el Renault 12. Y decimos hito del año porque si el año pasado la fábrica cordobesa produjo cerca de 40 mil autos, este año no espera fabricar muchos más.
Aunque la disposición de los directivos es reponer la actividad que tenía la planta hasta hace unos pocos años atrás, la previsión hasta el momento es que el país no producirá mucho más de los 380 mil o 400 mil vehículos en sus once terminales.
Efectivamente, mientras el crédito no aparezca o no haya anuncios de medidas oficiales que abaraten los nuevos modelos mediante la baja impositiva o mejoren el acceso al financiamiento, no bastará la reducción de la tasa de interés y la reactivación de las ventas deberá esperar hasta 2021.
Renault confirmó entonces su disposición a acompañar la recuperación del mercado cuando ésta ocurra y su interés en seguir profundizando el negocio de los utilitarios: “Es muy fuerte y en el ADN de Santa Isabel está el gen de estos productos. Además, es más fácil exportarlos, porque son menos sensibles a los vaivenes del tipo de cambio local. Lo natural es que los coches de entrada de gama se fabriquen en Brasil y que la industria argentina se especialice en utilitarios”, afirmó Sibilla. Aunque en rigor de verdad, el gran anuncio que se esperaba, que no es otro que el lanzamiento definitivo de la esperada nueva pick up del rombo, Alaskan, no llegó. Después de una inversión de varios cientos de millones de dólares que acompañaron la llegada de Nissan y la producción de la camioneta Frontier en Córdoba, quedaron en suspenso tanto la producción de la Alaskan como la de la pick up Clase X de Mercedes-Benz. Por ahora no hay nuevos planes de producción ni de inversiones. Si el mercado interno no se reactiva, tampoco se sumarán empleados.
A fin de mes vencerá el acuerdo que Renault firmó en 2019 con el gremio Smata, que redujo a seis horas el turno de trabajo y con el que asumió el compromiso de no reducir su plantel. Todavía no hay previsión sobre lo que sucederá durante este año, pero la firma aseguró su “disposición” para mantener su “equipo de colaboradores”.
Actualmente, en Córdoba se fabrican Sandero, Stepway y Logan, además de Kangoo.
Y la firma confirmó los lanzamientos ya anunciados para el año: el Zoe eléctrico (segundo modelo de la marca con esas características, ya que vende el Kangoo ZE), además de presentar las nuevas versiones de Sandero RS, Megane RS y Duster.

La historia de Santa Isabel

La historia de la fábrica que Renault tiene en Santa Isabel comenzó cuando Henry Kaiser, productor industrial norteamericano -antecesor de American Motors-, decidió un emprendimiento productivo en la provincia tentado por el programa de desarrollo industrial que lanzó el Gobierno nacional en ese momento, encabezado por Juan Domingo Perón. Kaiser decidió radicarse en Córdoba principalmente por dos motivos. En primer lugar, por la presencia de IAME (Industrias de Aeronáuticas y Mecánicas del Estado) y su cordón de empresas proveedoras y en segundo lugar, porque las tierras fueron donadas por la familia Nores Martínez en lo que era la estancia Santa Isabel. Así nació Industrias Kaiser Argentina (IKA).
Para la construcción de la fábrica Santa Isabel se emplearon 4.900.000 kilos de acero, 2.000.000 de ladrillos y 9.800.000 kilos de cemento. Para transportar las 9.000 toneladas de equipos llegados desde Estados Unidos se necesitaron 600 viajes en camión desde Buenos Aires a Córdoba.
El 27 de abril de 1956, apenas 14 meses después de iniciada la construcción -tiempo récord para la época- salió de la línea de montaje un gran éxito de Santa Isabel: el primer Jeep. Ese mismo año se fabricaron 2000 vehículos y al año siguiente la producción aumentó a 7000. En poco tiempo la fábrica alcanzó las 20000 unidades anuales y realizó la presentación del lujoso Kaiser Carabela.
A lo largo de la historia, en la Fábrica de Santa Isabel, se produjeron 33 modelos y más de 3.198.000 vehículos. Varios de estos modelos se fueron transformando en verdaderos íconos de la industria nacional.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *