Home  >   Negocios   >   “No podemos cambiar Córdoba, pero podemos cambiar la vida de un joven de Córdoba”

“No podemos cambiar Córdoba, pero podemos cambiar la vida de un joven de Córdoba”

Ésas fueron las palabras que dijo a Comercio y Justicia el nuevo presidente de la Fundación Córdoba Mejora, Jorge Monzani, al referirse a “Enlazar”, uno de los programas de mayor impacto, que ofrece oportunidades de inserción laboral a estudiantes de escuelas con menores posibilidades. Aumentar la cantidad de beneficiarios y llegar al interior provincial son sus principales objetivos para esta gestión

Por Laura Pantoja – lpantoja@comercioyjusticia.info

Jorge Monzani es el nuevo presidente de la Fundación Córdoba Mejora. Asumió ese cargo el pasado 27 de marzo. El vicepresidente Ejecutivo de URG y gerente de la Filial Córdoba del Grupo OSDE dialogó con Comercio y Justicia acerca de los orígenes de la Fundación y sus motivaciones para participar. Adelantó los desafíos, sus planes, y definió su rol de presidente, como “facilitador”

-¿Cómo fueron sus comienzos en la fundación?
– Estoy desde que se comenzó a gestar la idea, de trabajar con foco en Córdoba, de ahí el nombre “Córdoba Mejora”. Éramos un grupo de empresarios que intentaban encontrar el foco y creo que fue un acierto el concentrarnos en la educación, como un vector crucial para el desarrollo de la sociedad.

-¿La inquietud siempre fue aportar algo a la sociedad más allá de la función social de cada empresa?
– Somos gente de empresas y a veces nos asocian a los intereses de nuestras empresas, pero realmente había un interés genuino y verdadero de poder aportar algo nuevo. Lo que más me entusiasmó fue la idea de poder cambiar algo; no se puede ser tan arrogante y creer que con una fundación iba a cambiar todo, pero sí, mantener la intención de mejorar algo y sumar compromiso. Al sumar compromiso como líderes empresariales también somos espejos de la sociedad.

¿Y qué lo llevó a ser presidente?
– Luego de ese proceso, pasaron varios nombres por esos mandatos, me invitaron y acepté porque es bueno estar y aportar desde otro lugar. Entiendo la presidencia como un rol de facilitador. Todos tenemos la agenda al tope, viajes y obligaciones, resulta fácil decir “no” pero -en honor a todos los que han trabajado- hay que salir de la comodidad.

-¿Cuáles son los objetivos para su gestión?
-En primer lugar tenemos la tarea de consolidar lo mucho que se hizo. Cuando algo nace está el entusiasmo, el crecimiento y la fuerza, en mi esquema un buen aporte será consolidar lo que se hizo, no porque no esté consolidado sino porque hay muy buenos programas que tenemos que trabajar en profundidad.

-¿Cuáles son los planes, entonces?
– Vamos a trabajar en dos vectores: uno es ampliar el círculo de los programas actuales y, el otro, tratar de sumar más empresarios del interior de la provincia con la idea de darle mayor potencia.

-Concretamente, ¿aumentar la cantidad de beneficiarios o incorporar nuevas herramientas?
– Tenemos dos programas que emocionan: uno es el Programa de Formación para Líderes Educativos, que existe hace siete años y en el que trabajamos con directores de escuelas o con gente que pueda tomar esa posición, a quienes formamos en cuestiones de liderazgo. Creemos que los directores de escuelas tienen una alta formación pedagógica pero cuando se enfrentan a la escuela se encuentran con una complejidad, de personas, de presupuestos. Les compartimos el concepto de la gestión empresarial porque creemos que los directores, de alguna manera, son los líderes de esa comunidad. El otro programa es más impactante, Enlazar, en el que trabajamos con los chicos de los últimos años del secundario, facilitando la asociación entre ellos y el mundo del trabajo a través de capacitaciones y pasantías. Son chicos de escuelas con menos posibilidades, que ni siquiera habían soñado, quizás, en tener una posición en una compañía. Entonces, no cambiamos el mundo, pero sí cambiamos la vida de esos chicos. Ellos tienen que capacitarse por tres meses y no llevarse ninguna materia, es decir, se le pide esfuerzo, un concepto olvidado en la sociedad.

-¿Consolidar sería tratar de dar más posibilidades a otros chicos para que “cambien su vida”?
– Claro, queremos multiplicar las capacitaciones y mejorar algunos procesos por medio de la tecnología. Buscar que los procesos de selección puedan correr sobre tecnologías para eficientizar y eliminar la subjetividad para que fluya de una manera más natural.

– En cuanto a ampliar el círculo, ¿buscan empresarios y alcances en el interior de Córdoba?
– La gente que participa de la fundación entiende que no hay un lobby para cuestiones sectoriales, no está el beneficio que se puede encontrar para cada sector empresarial, realmente el foco es aportar a la sociedad. Eso me generó una gran satisfacción y si bien hay un labor muy grande que hacer en el interior, hay gente que viaja, que deja sus obligaciones de lado, y se reúne para aportar. Concretamente, en el interior vamos a activar nuestras redes de contacto, necesitamos enamorar, queremos gente que tenga convicción, porque si no la hay, no es sustentable.

-¿Y por dónde van a comenzar?
– Son tareas de diálogo, de redes, eso lleva tiempo y por eso insisto en que la tarea del presidente es la de un facilitador, que integra un equipo de personas que se ponen de acuerdo en las tareas, que se reparten y que entusiasma, no con dinero, sino con trabajo. Entiendo que vamos a articular en las principales plazas, donde hay mayor impacto de habitantes, donde haya mayor sensibilidad, donde tengamos un terreno fértil de gente que se sume a la idea. No se trata de una cuestión territorial.

– Concretamente, ¿cómo es la articulación entre los chicos que se capacitan y las empresas? ¿Participan sólo empresas de la fundación?
– Las empresas ofrecen las vacantes, nosotros los capacitamos y hacemos un matcheo entre lo que demanda de la empresa y las expectativas del chico. No sólo las empresas de la fundación participan sino de la comunidad en general, es la fundación la que gestiona. Es muy importante lo que se logra: un chico que se capacita y entra a trabajar, es un chico a quien le cambia la vida. Conocemos el caso de un chico de 16 años que estaba en la construcción, y que no conocía el Patio Olmos, ahora está trabajando en una empresa y quiere ser ingeniero. Independientemente que haya quedado o no en una empresa, a ese chico le cambió la cabeza, entendió el mundo que miraba de afuera y reconoce que puede estar adentro. Esa persona, que creía que no podía, rompió una barrera y cree que puede: es un proceso de aprendizaje para todo el mundo.

– ¿Cree que por la coyuntura actual el programa de inserción laboral podrá verse afectado?
– Lo hemos conversado con los miembros pero no hemos vivido hasta ahora un cuello de botella, esto tiene un nivel de escalamiento, si hay dificultades, al menos hasta ahora no la hemos visto.

Mesa directiva

– La Fundación Córdoba Mejora renovó sus autoridades para el período 2019-2021. Junto a Jorge Alberto Monzani, Mario Barra es el vicepresidente. Al encuentro asistieron los miembros de la fundación: el antecesor de Monzani, Marcelo Cid; Barra, Humberto Sahade, Marcelo Olmedo, Gerardo Abdala, José Luis Ballarati, Alberto Ansesio, Héctor Ferreyra, Natalia Buttigliengo, Gustavo del Bocca, Rodrigo Martínez, Marcos Aladio, Fernando Reyna, Mariana Geimonat, Gloria Oulton, Hernán López Villagra y Miguel Hée, director de la fundación.

Inscripciones y resultados

– El pasado lunes 8 se realizó la convocatoria del programa Enlazar para informar a los jóvenes de las escuelas participantes sobre el proceso de inscripción para entrar en la selección este año.
– Asistieron más de 700 jóvenes al taller de empleabilidad. Participaron 19 escuelas de gestión estatal y la convocatoria llegó a 1.200 jóvenes.
– El programa Enlazar promueve la intermediación laboral para la inclusión sostenida de jóvenes con menos oportunidades de acceder a una primera práctica laboral. Durante el año pasado, 370 jóvenes participaron en el proceso de selección, 106 fueron capacitados, 13 escuelas y 30 profesores participaron y 33 empresas
integraron la inclusión laboral.

Un comentario

  1. Rafael dijo:

    Consulto, soy Técnico Superior en Administración de Empresas, desempleado, 31 años.
    Me gustaría poder formarme en la parte Administrativa, para lograr entrar al mercado laboral.

Los comentarios están cerrados.