Home  >   Negocios   >   “La gente necesita ganar calidad de vida”

“La gente necesita ganar calidad de vida”

Dijo quien también es licenciada en economía. Ella convirtió su pasión por organizar ambientes en su trabajo. Asegura que la gente “paga”por eso porque “necesita tener más tiempo libre”. Para Ingrid, el consumo desenfrenado e inconsciente es incompatible con los espacios cada vez más limitados

Por Laura Pantoja – lpantoja@comercioyjusticia.info

La organización “aumenta la calidad de vida porque ayuda a gestionar el tiempo y crea mayor conciencia sobre los modos de consumo”. En el marco de una sociedad cada vez más consumista, con espacios más limitados y con menor tiempo de ocio, ese criterio fue adoptado a modo personal por Ingrid Hajnal, licenciada en economía, quien luego comenzó a difundirlo de manera profesional y hoy es su principal impulsora en Argentina.
En el año 2016, Ingrid fundó su propia empresa, llamada The Organization Wiz -o el Mago de la organización, en inglés-, mediante la cual dicta talleres, workshops y cursos a clientes, seguidores y alumnos. También brinda consejos a través de su cuenta de Instagram, theorganizationwiz, que cuenta con 87,1k de seguidores
La empresaria, quien vendrá a Córdoba los próximos días 15 y 16 de marzo a dictar dos workshops, dialogó con Comercio y Justicia.

– ¿Cómo nació la organización en tu vida personal?
-Trabajaba en una corporación muy grande y esa fue mi primera escuela, tuve que organizar cuentas, estructurar mi trabajo y ordenar mi escritorio. Luego fui a vivir con mi novio y no quería ser esclava de mi casa, entonces empecé con el ejercicio de crear pequeños sistemas de organización para vivir más tranquila y disfrutar del hogar. Comencé a organizar el tiempo para cocinar y tener precocidas algunas comidas, por ejemplo, para luego sólo tener que desfrizzar y preparar algo simple como una ensalada.

– ¿Cómo traspolaste esta elección privada a una organización profesional?
– Cuando nació mi hija no quise trabajar más 12 horas, y tras una crisis económica fuerte que provocó la necesidad de volver a trabajar, en el año 2016 decidí emprender y hacer algo que me gustara, que me apasionara, y organizar era lo mejor que me salía y la gente quiso empezar a pagar por esto. Comencé con clientes particulares, iba a sus casas y les enseñaba a organizar placares, heladeras, cocinas, el dormitorio de los chicos…

– ¿Quién fue tu inspiración en esto y tu mentor?
– Leía mucho, practicaba, trabajé con un coach brasileño que me ayudó a coachear el proyecto. Mi mentor fue mi marido, él me impulsó a dar el salto; me dijo: “Ya no tenés nada que organizar en casa, andá a organizar afuera”.

-¿Qué tenés que ver con Marie Kondo?
– Nada, luego de todo esto vino Marie Kondo, yo soy argentina, nieta de sobrevivientes del holocausto, mi pasión se transformó en trabajo, dicto cursos, workshops, talleres online y formó coachs profesionales para que adopten esta modalidad y la implementen como trabajo.

-¿Cuál es tu método?
– Primero descartar, luego categorizar ( separar parecidos con parecidos, iguales con iguales), tercero organizar, desde el sentido común y usando la lógica, por ejemplo si se usa poco en el estante de arriba, si se usa mucho, en el de abajo. Esto aplica para maquillajes, juguetes, comidas. El cuarto paso es rotular y por último es mantener.

– ¿Por qué creés que la gente se vuelca cada vez más a este tipo de métodos?
– La gente no usa el sentido común, consume cualquier cosa, ahorra para consumir y si bien no tengo problema con el consumo, el hecho es que hay un consumo desmedido con respecto al espacio que la gente tiene para guardar. El espacio es cada vez más limitado y la gente no es consciente del consumo. No veo que descarten antes de comprar o consumir, porque no se trata sólo de la acción de organizar el placard sino de querer sostenerla en el tiempo. Pensar que una camisa usada dos horas no hay que lavarla y que todo lo que se usa, hay devolverlo al mismo lugar. Devolver es la premisa del mantenimiento de cualquier organización. Es muy importante, y es algo que se puede educar desde niño, crear niños conscientes y responsables de los objetos.

¿Por qué creés que la gente está dispuesta a pagar para que le organicen o para saber organizar su casa?
– Porque la gente necesita ganar calidad de vida, si a alguien le tocó un padre poco organizado tiene que lidiar con eso, y más aún, en las escuelas tampoco hay programas de aprendizaje sobre organización. Todo el mundo quiere tener más tiempo de ocio para vivir mejor, para cenar con un amigo, para disfrutar del hogar.

– No obstante, hay gente que puede disfrutar de todo eso sin necesidad de la organización, ¿no?
– Son elecciones de vida, yo no lo puedo hablar a todo el mundo, a quien no le interesa el tema y quiere seguir desorganizado, que siga. Si tiene calidad de vida de esa forma y no le molesta, no voy a evangelizar si no quiere o no acuerda. Sí creo, humildemente, que vivir organizado es vivir mejor, siempre se está mejor en cualquier aspecto de la vida estando organizado. Respeto a quien elija vivir en la desorganización pero no comparto la valoración de la vida, del tiempo, de los objetos que nos regalan o compramos, porque los objetos no valen por el valor monetario sino por el lugar que les damos en la casa.

¿Cómo?
– La vida es tan compleja, hay tantas cosas que nosotros no controlamos, por ejemplo la salud y el trabajo, que sumarle desorganización es una picardía porque es algo que sí podemos controlar. Y tampoco hay que ser una persona trastornada o un psiquiátrico para ser organizado, se puede ser una persona tranquila porque la organización aporta relax. Cocinaría mucho más de lo que cocino si mi vida estuviera desorganizada, sin dudas, estoy segura de que la organización optimiza la vida. Ni hablar del matrimonio, con hijos y desorganizados, seríamos esclavos de la situación maternal.

– ¿Cuál es el consejo que les das hoy a hombres y mujeres de un hogar para que se organicen?
No hace falta entrar en colapso, hay que atacar de a poco. Marie Kondo te propone tirar toda la ropa en la cama y organizar… eso es de locos. Yo propongo empezar de a poco, con un cajón o un estante por día, con pequeñas metas. Y ahora que estamos en igualdad de condiciones entre hombres y mujeres, si bien el proceso va lento, es firme y lo vale. La organización es clave para mejorar el problema de déficit de atención, porque sucede justamente porque hay desorganización.

– Claro, tenemos tantos focos de atención que no sabemos darles prioridad…
– Aconsejo tomar un lápiz y un papel antes de accionar, y anotar la organización por día, por ambiente. Otro paso del método es donar, cosas que están impecables y que no se usan más y que alguien puede estar necesitándolas más que nosotros. Todo lo que sobra en una casa puede estar haciendo falta en otra, y es una motivación muy importante para las personas que les cuesta descartar las cosas que no usa.

– ¿Venís a Córdoba?
– Sí, voy el 15 de marzo y el 16 de marzo a dictar dos workshops, uno sobre organización del cuarto de los niños y el otro sobre organización del hogar. Córdoba es mi mejor público.

– ¿ y el libro?
– “Casa organizada, vida feliz” ya fue editado por Editorial Catapulta y sale a mediados de abril, y lo presento en la próxima feria del libro de Buenos Aires que se llevará a cabo en mayo.

Evento

– 15 de marzo de 17 a 20.30: Organización del cuarto de los niños
– 16 de marzo de 10 a 14. Organización del hogar
– Costo de cada uno: $1.600 (en tres cuotas sin interés)
– Organiza Jacuna Eventos
– Lugar: Cerro de las Rosas
– Inscripciones: https://preview.hs-sites.com/_hcms/preview/content/6827128690?portalId=5139274&_preview=true&cacheBust=1546884904777&preview_key=nySufGwX&from_buffer=true

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *