Home  >   Negocios   >   La fábrica de “bombuchas” debe vender su 50% para pagar indemnizaciones

La fábrica de “bombuchas” debe vender su 50% para pagar indemnizaciones

Los 64 trabajadores de la Compañía Industrial de Artículos de Látex (Cidal) San Luis, planta que producía bombitas Bombucha, globos Ronda y preservativos Exotic y Camaleón, deberán vender parte de la capacidad productiva instalada de la fábrica para completar 50% de las indemnizaciones propuestas por la empresa a los despedidos, ya que la venta del stock acumulado en planta no alcanzó para cubrir los montos estipulados.
En la venta, que se realizará mediante un acta acuerdo entre la empresa y los trabajadores, la industria ofrecerá “equipos de medición y envasadoras”, afirmó uno de los despedidos, Diego Olguín, quien sostuvo que la patronal “les ganó por cansancio”, ya que desde agosto que no reciben un “solo peso” para sostener sus economías familiares.

“Nos obligaron a acordar este trato injusto que no nos gusta”, dijo el obrero, y agregó que la presión patronal se agudizó por el no pago de “aguinaldos, ART y Obra Social” a un colectivo conformado por 50 mujeres y 14 varones donde “las compañeras en su mayoría son jefas de hogar con único ingreso”.
Por su parte, el secretario general de la CTA Autónoma de San Luis, Fernando Gatica, quien está acompañando a los trabajadores en el proceso de cierre de la fuente laboral, manifestó que se vendió “gran parte de la producción” en 16,5 millones de pesos.
Esto, dijo el dirigente, se destinará a cubrir una parte de la indemnización, reconocida por Cidal en 50% y que asciende alrededor de 18,6 millones, y lo que falta “se va a tratar de cubrir vendiendo parte de la maquinaria”, instalada en la planta.
Con este escenario, está previsto que a partir de la semana próxima los trabajadores comiencen a cobrar, ya que “el único comprador que apareció” pagará en cuotas, asegurando el pago “con cheques” presentados en Relaciones Laborales del gobierno provincial, explicó Gatica.
Los 64 trabajadores habían decidido -en una toma pacífica- “resguardar” lo único que les quedaba que era “esa producción”, a la que deberán sumar, ahora, maquinarias instaladas.