Home  >   Negocios   >   La fábrica cordobesa de instrumentos de viaje Tatú, elegida por referentes de la música

La fábrica cordobesa de instrumentos de viaje Tatú, elegida por referentes de la música

Nació de la unión de un músico emprendedor y de un luthier que tuvieron la visión de elaborar instrumentos artesanales y de calidad, como principal ventaja competitiva. Hoy fabrican alrededor de 15 mensuales y sus modelos innovadores son valorados por profesionales y especialistas 

Laura Pantoja
lpantoja@comercioyjusticia.info

De la unión de un músico emprendedor y un luthier nació Tatú Instrumentos, un fábrica cordobesa de instrumentos de viaje (portátiles y más pequeños) que se caracteriza por la calidad artesanal de sus productos y porque es capaz de entender los requerimientos y exigencias de los músicos. Artistas de la talla de Sergio Galleguillo, Raly Barrionuevo y Sebastián López, del grupo Los Tekis, han elegido las guitarras de la empresa. 

En la actualidad, fabrica y comercializa alrededor de 15 instrumentos por mes, entre guitarras clásicas, acústicas, bajos, charangos y ukeleles, entre otros. “Diseñamos una guitarra de viaje que tiene gran calidad de sonido y con pequeñas dimensiones, mucho más cómoda que las demás guitarras de su tipo (similar al guitalele, que es del tamaño de un ukelele)”, destacó el socio Raúl Giró, sobre uno de sus productos más reconocidos e innovadores, que poseen la comodidad y del sonido de una guitarra “normal”.

Cambio de realidad

“Nuestro negocio comenzó cuando detectamos que teníamos los recursos humanos para encarar un emprendimiento de producción y nos dimos cuenta que queríamos cambiar nuestras realidades laborales: Leonardo (Arévalo), el luthier, trabajaba por su cuenta, lo cual representaba siempre un riesgo y una imprevisibilidad. Y yo, músico formado y emprendedor gracias a la vida, me encontraba vendiendo instrumentos detrás del mostrador de mi propia tienda. Un día le pregunté a un proveedor qué se podía inventar y me dijo: ‘Hacé charangos y yo los vendo”, relató Giró sobre el origen de su emprendimiento. 

De este modo comenzaron con la fabricación de charangos y luego continuaron con la de otros instrumentos. Desde los inicios del negocio, los objetivos de Arévalo y Giró son elevar los niveles producción. Así, superaron diferentes instancias de comercialización, hasta que decidieron producir y vender de manera directa y mediante redes sociales como Instagram y Facebook.

El proceso de fabricación comienza en otros talleres donde se producen las tapas y se fraccionan las maderas en tamaños específicos. Luego se produce la preparación de las piezas en el taller de Tatu Instrumentos, ubicado barrio Villa Belgrano. Se cortan los mástiles, se encolan los aros y se tallan los puentes. Luego se hace el ensamblado y el reforzado de la caja, la colocación de tapa y diapasón, y finalmente el lijado, laqueado y la colocación de todos los accesorios. 

Los emprendedores compran las maderas en Córdoba y los insumos específicos, como cuerdas, equipos electrónicos y clavijas entre otros elementos, los adquieren en la distribuidora con la que trabajaron oportunamente y a la que Giró vendió su negocio en el año 2017. 

El sector

En la actualidad la fábrica vende sólo por redes sociales y cuenta con la ventaja de ser la única de Córdoba. La producción de instrumentos en Argentina tiene operadores en Buenos Aires y Rosario, algunos de los cuales se destacan por elaborar productos de calidad y otros por ofrecer productos de mediana y menor calidad. La gran competencia, según Giró, son las firmas importadas, que cuidan mucho los detalles y la calidad.

“Nos podemos comparar con quienes se empeñan en llegar a la mejor calidad posible. No podemos compararnos en los años de experiencia en la industria que tienen algunas fábricas de Buenos Aires. Pero si en que tratamos de no descuidar elementos fundamentales para un instrumento de música, que siempre tiene que tener algo artesanal, hecho con esmero y cuidado. Eso no lo hacen todas las fábricas”, amplió Giró. 

Los responsables de Tatú Instrumentos califican al mercado como “inestable”, ya que está atado a los “vaivenes” del país. Ello se traduce en una fluctuación de la competitividad respecto de la competencia, principalmente en relación a los instrumentos importados, y específicamente los de China. No obstante, en su afán por mantener las ventas, mantienen una constante comunicación en redes y ofrecen planes de financiación. 

Proyección 

La firma proyecta crecer y analiza los modos para ingresar al mercado externo, como así también, estrategias para aumentar la escala de producción. “Nuestra lucha es continuar con el desarrollo sin resignar la calidad que nos representa, es un compromiso a largo plazo”, destacó el socio. 

“Cada vez llegamos a más interesados y procesamos mayor cantidad de consultas. Creemos que podemos aumentar nuestro nivel de ventas si encontramos la forma de solucionar algunas trabas en la producción”, indicó. 

El más vendido

  • El instrumento más vendido es la guitarra Unquillo con ecualizador, que tiene un valor de $15mil. La fábrica ofrece financiación en tres cuotas sin interés y beneficios de contado. El instrumento se paga por anticipado y su producción y entrega demora un mes.
  • Los compradores son los aficionados y los músicos profesionales. “Los que entienden de música y tocan por hobby o profesionalmente, pero que se fijan en los detalles de calidad”, precisó Giró. 

El motor

“Nos dedicamos a esto porque nos apasiona crear, diseñar, resolver problemas y entender al músico. Como músico polifacético, estoy en contacto con el medio al que van dirigidos nuestros instrumentos y me encanta conversar y aprender de las necesidades de cada artista”, precisó el Giró.

“Una Tatú es más que una guitarra, es una compañera”

Giro contó que actualmente la empresa trabaja con la banda Cabezones, al tiempo que recordó que fabricó instrumentos para el “Chaqueño” Palavecino y Noah Bublé (uno de los hijos del cantante canadiense Michael Bublé), regalos encargados por por la productora de espectáculos ROOD.

“Una pequeña anécdota vale mucho para nosotros. Los Auténticos Decadentes iban a dar un show en Córdoba y se les rompió un bajo pequeño que iban a usar en dos temas. Nos pidieron prestado un bajo de viaje para ese show y lo grato fue que, por las prestaciones del instrumento, el bajista decidió usarlo durante todo el show. Por la calidad de los artistas, seguramente tenían muy buenos instrumentos para cada uno de sus temas. Que hayan elegido tocar toda la noche con un Tatu y salirse de lo planificado es algo que nos honra y nos hace sentir que vamos por un buen camino”, contó satisfecho Giró.

Por otra parte, Sergio Galleguillo recorrió radios y canales de televisión promocionando la “Fiesta Chayera” en julio de 2018 acompañado por una guitarra de la fábrica cordobesa.