Home  >   Negocios   >   La demanda de carga aérea creció 5,8% el año pasado

La demanda de carga aérea creció 5,8% el año pasado

Las aerolíneas latinoamericanas experimentaron durante 2018 un crecimiento en la demanda anual del transporte de carga de 5,8% respecto de 2017, en tanto que la capacidad anual ofrecida aumentó 3,4%, según datos difundidos por la Asociación Internacional de Transporte Aéreo (IATA).
Pese a que en Latinoamérica el transporte de carga aéreo disminuyó 0,1% en diciembre, luego de tres meses de crecimiento, el mercado, sobre todo dentro de América del Sur, continúa teniendo un gran desempeño con una demanda internacional que aumenta casi 20% anual, señala el análisis.
En el ámbito global, los mercados mundiales de carga aérea muestran que la demanda, medida en toneladas por kilómetro (FTK), creció 3,5% en comparación con 2017.
La capacidad de carga, medida en toneladas de carga disponibles kilómetros (AFTK), aumentó 5,4% en 2018, superando el crecimiento anual de la demanda.

Las aerolíneas en todas las regiones, con excepción de África, informaron un aumento anual de la demanda en 2018.
“La demanda de carga aérea perdió impulso hacia fines de 2018 ante el debilitamiento del comercio mundial, la confianza del consumidor y los vientos en contra geopolíticos.
Aun así, la demanda creció 3,5% en comparación con 2017. Somos cautelosamente optimistas de que la demanda crecerá en la región 3,7% en 2019”, dijo Alexandre de Juniac, director General y CEO de la IATA.
Alertó, no obstante, sobre que con la persistencia de tensiones comerciales y acciones proteccionistas de algunos gobiernos, existe un importante riesgo a la baja, y en ese sentido destacó que “mantener las fronteras abiertas a las personas y al comercio es fundamental”.
“Para atraer la demanda en nuevos segmentos de mercado, la industria de carga aérea debe mejorar su propuesta de valor. La habilitación de los procesos modernos con la digitalización ayudará a construir un punto de apoyo más sólido en el comercio electrónico y el transporte de productos sensibles al tiempo y la temperatura, como los productos farmacéuticos y perecederos”, dijo De Juniac.