La 34ª Feria del Libro vendió casi 12% más que el año pasado y tuvo el doble de participantes en sus actividades

Fueron 52.089 ejemplares. Más de 36 mil personas participaron de las 460 actividades, que tuvieron como eje cuestiones de género, niñez, infancia, con más de 200 invitados entre autores extranjeros, nacionales y locales

La 34ª Feria del Libro y el Conocimiento que finalizó el pasado domingo mostró una excelente performance pese al contexto: vendió 11,9% más ejemplares que el año pasado, aun con 32,23% menos de personas que pasaron por las carpas.
De acuerdo con datos de la Municipalidad de Córdoba, se vendieron en total 52.089 ejemplares, es decir, un promedio de 2.894 ejemplares diarios. No obstante, por otro lado, 500.670 fueron las personas pasaron por las carpas de la feria, es decir, 32,23% menos que en 2018. Un dato relevante es que 36.288 personas participaron de las más de 460 actividades, lo que significó el doble del número de la edición anterior , cuando fueron 19.900 los que participaron de la grilla programada.
La feria fue la primera experimentada con una ordenanza propia, aprobada por el Concejo Deliberante de la ciudad de Córdoba en diciembre pasado. Contó con la curaduría de Fernanda Pérez y se programó bajo el lema “La Feria: un territorio en tensión y movimiento que nos interpela y desafía”.

Fue escenario de más de 200 invitados entre autores internacionales, nacionales y locales y más de 460 actividades considerando charlas, conferencias, presentaciones, ciclos, talleres, muestras, espectáculos y propuestas para diversos públicos, de acceso gratuito.
El evento se desarrolló en tres carpas, tres domos y espacios culturales de la ciudad, con base en la plaza San Martín y el Cabildo, extendiéndose a espacios descentralizados como escuelas, hogares, bibliotecas populares y parques educativos.
Fue organizada por la Municipalidad de Córdoba, la Cámara de Librerías, Papelerías y afines del Centro de la República (Calipacer), la Sociedad Argentina de Escritores (SADE), Sec. Córdoba, la Universidad Nacional de Córdoba, la Agencia Córdoba Cultura del Gobierno de la Provincia de Córdoba, la Agencia Española de Cooperación Internacional para el Desarrollo (AECID), Cooperación Española y Centro Cultural España Córdoba.

Los libros
Los libros más vendidos durante esta edición de la feria fueron Juego de tronos, de George R. R. Martin (ficción); El hombre y sus símbolos, de Carl G. Jung (no ficción, psicología), y Animales de la granja” (infantil).
Dentro de las editoriales independientes cordobesas, las que más vendieron fueron Ediciones Documnt/A Escénicas (dentro de la no ficción), Contamusa (ficción), Llanto de Mudo (infantil) y Ediciones de la Terraza (poesía). Chanti fue el autor más vendido dentro del rubro infantil-juvenil.

Promos Naranja

Impronta
Una de las claves de esta feria fue su programación con impronta de género, con presencia de nombres como Mariana Carabajal, Luciana Peker y Tita Print (Ciclo GRL PWR), Miss Bolivia (GRL PWR), un cálido homenaje a Simone de Beauvoir; las visitas de Gabriela Cabezón Cámara y Claudia Aboaf y más referentes. Otra de sus aristas destacables fue la propuesta para niñas, niños y jóvenes, en formato de muestras, talleres, stands y otras actividades que fueron eje de la programación de curaduría —actividades de CEDILIJ y la muestra “Los Universos de Chanti” son apenas de los contenidos que se dieron cita dentro de la feria.
La música tuvo un lugar importante, con artistas como Miss Bolivia, pero también con músicos locales que participaron de mesas concurridas y conmovedoras; además de las mesas de rock que integraron la grilla de curaduría y el ya mencionado ciclo Flashbook.
Sin duda una de las pistas para seguir de esta feria es la vinculación de la literatura con otras disciplinas, como un foco de interés que atraviesa sus propuestas, visible en el cruce con artes escénicas, artes visuales, cine y otras, en sus diversos ciclos, muestras y actividades.

Sostenida
La curadora Pérez destacó como dato que aún en un contexto de crisis general y del sector editorial en especial, la feria es un ámbito legítimo donde autores, editoriales, libreros y distintos públicos se encuentran desde la avidez por la cultura, la literatura y todos sus cruces. “Durante su decena de jornadas el público mostró asistencia sostenida, fundamentalmente en la programación de curaduría y los ciclos, ya todos consagrados.
Hubo mesas muy concurridas con cordobesas y cordobeses destacados como María Teresa Andruetto, Cristina Bajo, Cristina Loza y ‘Tito’ Dómina, entre otros”, apuntó.
Por su parte, en materia nacional, se destacó la presencia de Liliana Heker, Julián López, Agustina Bazterrica, Erika Halvorsen, Sergio Olguín y Gloria Casañas, entre otros.
“En general se trató de una programación prolija, variada, con mirada literaria y sobre aquellas cosas que nos interesan y conmueven como sociedad; vinculando la literatura con otras disciplinas artísticas, todo eso ha sido muy valioso”, sintetizó.
Pese al momento crítico en numerosos aspectos, la feria sostuvo su gran flujo de autores y actividades, como así también una propuesta internacional inédita, fortaleciendo su articulación con ciclos invitados y organizaciones internacionales.
“Es que cada nueva edición la refuerza como un acontecimiento esperado, capaz de construir sentido, sensibilidades y experiencias, interviniendo en procesos que van más allá de la feria, con una propuesta descentralizada que recrea el encuentro de autores junto a la comunidad; sin dejar de sumar nuevos y diversos públicos”, aseguraron los organizadores.

Consolidados
Los ciclos como Antena, Córdoba Mata, Subte, Espacio Poesía, Espacio Cine, Barón Biza, Domo Digital y Zona Red mantuvieron su solidez con propuestas específicas en torno a nuevos lenguajes y cruces de género desde las letras, la literatura negra, la poesía, el cine, la realidad de editoriales independientes, el lenguaje digital y transmedia, y la producción que se vive en el interior de la provincia.
De todos estos, Barón Biza se instaló dentro de la programación general y del circuito de stands, también con una ordenanza que garantiza su continuidad en el tiempo.
Por su parte, el Domo Digital asomó como otra de las grandes noticias, por el volumen de una programación que superó las 50 actividades de gran calidad, con un público que ya se prepara cada año para encontrarse en este espacio.