El Córdoba Technology Cluster proyecta en Córdoba el Silicon Valley latinoamericano

Su constitución, a fines de los años 90, permitió la consolidación del sector TIC, que hoy emplea a más de 15 mil personas en Córdoba. La sinergia impulsada entre las esferas públicas y privadas generó múltiples beneficios. Las acciones y los números de hoy, los desafíos y el futuro

Por Laura Pantoja – lpantoja@comercioyjusticia.info

El sector tecnológico de Córdoba es uno de los más reconocidos en el país, no sólo por la cantidad y calidad de sus profesionales y empresas sino también por la fortaleza y crecimiento del ecosistema TIC, producto de una gran sinergia gestada entre el sector público, privado y las universidades.
En esa conformación, un gran protagonista fue y es sin dudas el Córdoba Technology Cluster, un ejemplo de asociación, que hace más de 18 años se constituyó con el objetivo de convertir a Córdoba en el Polo Tecnológico del país, meta que sin dudas, ha cumplido con creces.
La organización está conformada por más de 300 empresas e instituciones complementarias e interconectadas entre sí, que mantienen un alto nivel de rivalidad competitiva, pero a su vez cooperan para mejorar la competitividad del conjunto, mediante acuerdos, alianzas estratégicas, capacitación y propuestas de inversión.
En el marco de la edición especial 80 aniversario de Comercio y Justicia, este diario dialogó con el actual presidente, Diego Casali, quien puso de relieve las acciones que se llevan adelante para continuar consolidando al sector y enfrentar los próximos desafíos, al tiempo que planteó la próxima escala que proyectan para el sector TIC local: “Queremos ser el Silicon Valley de Latinoamérica”.

-¿Cuáles son las acciones que por estos días están llevando adelante para las empresas socias?
-Seguimos con el impulso de la transformación digital por tercer año, con el que buscamos apoyar las empresas de software para que generen productos y servicios más innovadores y más competitivos, gracias a la articulación con otros sectores de la economía como el agro y la industria metalúrgica, entre otros. Buscamos que las empresas logren cada vez más productos, que sean rentables, y eso es gracias a la asociatividad, el trabajo en equipo, a la posibilidad de vincularse con otros sectores para potenciar su know how aportando nuestro conocimiento tecnológico. También nos permite detectar las demandas y las necesidades de negocios.

Promos Naranja

-¿Cuál es el camino?
En el clúster han surgido incubadoras en las que buscamos concientizar a las empresas tecnológicas y no tecnológicas de innovar, de salir de la zona de confort, es decir, no sólo vender productos de poco valor agregado -que hay muchas que lo van a seguir haciendo porque el mercado lo necesita- sino que inviertan en I+D, que se dediquen a los recursos de innovación para poder tener más unidades de negocios innovadoras. Queremos que tengan muchas herramientas de innovación con relación a las últimas tecnologías como inteligencia artificial, Internet de las cosas (IoT) y big data.

-¿Y hacia fuera?
Apoyamos mucho en materia de internacionalización, con misiones en el exterior, es vital apoyar a las pymes en eso porque es muy costoso salir al mundo, y a mediano plazo es imprescindible para lograr una estabilidad y un crecimiento competitivo, y no sólo orgánico en el mercado interno.

-Y muchas empresas no saben por dónde empezar…
Por eso apoyamos también en temas de coyuntura, ofrecemos muchas actividades de capacitación,  herramientas para la toma de decisiones e información sobre financiamiento. Cabe aclarar que es muy diferente la inversión que hace una empresa de tecnología en productos o en bienes físicos, que una empresa de tecnología en servicios, donde el principal bien son los recursos humanos y muy pocas financieras aceptan esta situación y mucho menos créditos.

-Por cierto, entiendo que la escasez de recursos humanos capacitados es un tema que los aqueja desde siempre. ¿Han podido encontrar algún camino?
Las empresas cada vez contratan menos recursos por los pergaminos  o los títulos que tienen, y cada vez lo hacen más por las verdaderas habilidades y experiencias, eso pasa en Córdoba, en Argentina y en el mundo. Y a propósito de la articulación público privada, junto al Gobierno estamos trabajando en un programa de formación para generar 600 futuros empleados para las empresas TIC, y elevar el perfil de 400 más. Se trata de CLIP, un programa muy dinámico y flexible y adaptado al mundo tecnológico, a las necesidades de formar habilidades, capacidades en conocimientos específicos. En el clúster buscamos potenciar esos programas, como pasó con el 111 mil, que fue una herramienta de alcance nacional que permitió dar a conocer el sector a gente que lo tenía oculto, hacerles entender la demanda, el nivel de salarios por encima de la media. Ya con el aprendizaje del 111 mil, este programa incluye la capacitación exclusiva, mixta y práctica.

-Si hiciera una retrospectiva de todo lo hecho a lo largo de los años de existencia del clúster ¿en qué punto están y hacia dónde van?
– Queremos ir más arriba del volumen y la calidad de las empresas y los profesionales que tenemos, algo que se logra con fuerza año tras años. Queremos que Córdoba sea el Silicon Valley Regional o de Latinoamérica; por eso nuestros esfuerzos se concentran en acompañar a las empresas a pensar en grande, en global, en el mundo, a innovar, a salir de la zona de confort con nuevas TIC, con nuevos productos, con nuevos socios. Tenemos el potencial de convertirnos en lo que pensamos tal como lo hicimos en su momento cuando creamos el clúster, y estamos más cerca de ser el polo regional tecnológico para que el mundo nos mire.

-¿Ésa es la mira?

El año próximo, nuestro foco y esfuerzo estará concentrado en salir al mundo. Dar a conocer de forma exponencial el polo TIC que tenemos en Córdoba, hoy referente regional y en el país

-¿Qué les falta?

Hace falta que las tecnológicas locales tomen consciencia de las condiciones y oportunidades para el sector y junto al Gobierno implementaremos un plan en común y articulado para generar la visibilidad necesaria, Córdoba en la escena global

Expectativa del sector

Las expectativas tanto en volumen de negocios como en facturación son buenas, no obstante, según dijo Casali, las complicaciones vendrán por el lado financiero. “El mercado interno viene con una cadena de pago más larga, estirada, que impacta en las empresas que tienen más presencia en el mercado local, donde ven que sus negocios crecen pero que en algunos casos tienen inconvenientes financieros. El problema de hoy es ése porque ninguna empresa busca apoyo financiero porque realmente es inviable que un tipo de negocio admita tasas de 70% ó 80%; cuando una empresa entra en esa tendencia, se sube a un caracol sin salida. Las empresas tratan de cubrir sus deficiencias financieras mediante sus propios recursos, logrando mejores acuerdos con los proveedores y algo con sus clientes”, dijo.

Ventas

“De acuerdo con el próximo Monitor TIC, a pesar de la brusca devaluación, las ventas medidas en dólares se mantuvieron, lo que representa un importante crecimiento medido en pesos”, dijo Casali. Por su parte, en pesos, la expectativa del primer semestre de ese año es vender entre 20% y 25% más que el año pasado, en valores constantes.

Ventas en el exterior

Durante el primer semestre del año pasado las ventas al exterior concentraron entre 15 y 17% de la facturación total, mientras que este año el monitor registra  más de 25%. “Las empresas apuestan cada vez más al mercado externo, donde se logra mayor rentabilidad porque hoy el valor del dólar nos hace competitivos, muy a pesar de las retenciones gubernamentales, que por tener una base imponible alta, la mayoría de las empresas de Córdoba no se vieron alcanzadas”, indicó.
En este aspecto, marcó como una principal complicación la última medida impulsada por el Gobierno Nacional sobre la pesificación de las exportaciones, sobre las que se genera un dólar paralelo y una consecuente diferencia con el oficial que causa una distorsión importante en las liquidaciones.

Recursos humanos

Se espera que los resultados finales del monitor muestren un crecimiento de 15% en el nivel de recursos humanos. “La facturación crece por encima de esto porque se está logrando que la rentabilidad crezca por la venta de servicio de valor agregado. Hay empresas de servicios y de productos, en productos la rentabilidad es mayor que en servicios y se está orientado para que las empresas vendan más servicios de valor agregado que horas de factory básicas, trabajamos para que haya mucho apoyo en I+D para que la rentabilidad vaya en aumento”, precisó Casali. El gran costo de las empresas de software son los recursos humanos, es decir los sueldos, más cargas patronales, donde la financiación es nula. “A diferencia de lo que pasa en otros rubros, donde hay despidos, recorte y achiques, nuestro rubro es de pleno empleo, salarios por encima de la media y empleo formal. Estamos por encima de las 15 mil personas empleadas, contando todas las TIC de Córdoba y las multinacionales”, apuntó Casali.