Home  >   Negocios   >   Córdoba explora el modelo Startup Nation de Israel

Córdoba explora el modelo Startup Nation de Israel

Miembros del Córdoba Technology Cluster en representación del ala empresarial,  autoridades del Gobierno provincial y directivos de las universidades de Córdoba visitan el país referente en producción de tecnología de punta, innovación y asentamiento de multinacionales con el objetivo de transferir conocimientos a la Docta y enriquecer el modelo de vinculación.

Junto al Gobierno de la provincia de Córdoba, el Córdoba Technology Cluster (CTC) organiza una misión sectorial a Israel que tiene por objetivo explorar el modelo que la ha llevado a convertirse en  Startup Nation, uno de los primeros países a nivel mundial como productor de tecnología de punta, sede de innovación para grandes multinacionales y uno de los mejores estados para emprender. 

 

La misión se lleva adelante desde el  12 hasta el 17 de enero y está integrada por referentes del sector académico, público y privado.  “Por primera vez, actores estratégicos para el desarrollo exploran en conjunto iniciativas con el fin de tomar ideas para   enriquecer las experiencias de la región y profundizar el modelo de vinculación que permite obtener resultados tan importantes a nivel global”, aseguró a Comercio y Justicia Lorena Llanes, gerente del CTC

 

La posible transferencia de conocimientos sienta sus bases en que Córdoba, también reúne todas las condiciones para ser un referente en la región en términos de desarrollo, ya que cuenta con universidades y centros de investigación que construyen conocimiento y forman talentos; empresas con potencial de crecimiento y el Estado, que por su parte, está dispuesto a acompañar con políticas que alienten el desarrollo de Córdoba. “Se trata de una apuesta a un crecimiento exponencial y con perspectivas a largo plazo”, agregó la directiva. 

Con todo, están dadas las condiciones para el cumpliemitno del  Triángulo de Sábato, un modelo de política científico-tecnológica que postula que para que realmente exista un sistema científico-tecnológico es necesario que el Estado (como diseñador y ejecutor de la política), la infraestructura científico-tecnológica (como sector de oferta de tecnología) y el sector productivo (como demandante de tecnología), estén relacionados fuertemente de manera permanente. 

Protagonistas

La delegación está integrada por el Ministro de Ciencia y Tecnología de la Provincia, Pablo De Chiara, el Ministro de Educación, Walter Grahovac, y el titular de la Agencia Innovar y Emprender, Diego Casali, el Intendente de la ciudad de Córdoba Martín Llaryola. Por parte del sector privado, Marcelo Uribarren, presidente de la Unión Industrial de Córdoba (UIC); Marcelo Olmedo, titular de la Cámara de Comercio Exterior de Córdoba (Cacec); Pablo Gigy, secretario del Córdoba Technology Cluster (CTC); Eduardo Borri, presidente de la Cámara de Industriales Metalúrgicos y Componentes de Córdoba (Cimcc), y Alejandro Pedrosa, secretario de Relaciones de la Asociación de Industriales Metalúrgicos de la República Argentina (Adimra). Representando el sector académico Hugo Juri, rector de la Universidad Nacional de Córdoba (UNC), y Rubén Soro, decano de la Universidad Tecnológica Nacional (UTN) Regional Córdoba. Y también los acompaña Andrés Orchansky, cónsul honorario de Israel en Córdoba.

La agenda contempla reuniones con las principales Universidades como la Universidad de Haifa, para la transferencia de conocimientos académicos a la industria; Carmel LTD – Haifa Innovation Labs;  un encuentro con Yissum, el Centro de Transferencia de Tecnología de la Universidad Hebrea de Jerusalén fundada para promover la innovación de estudiantes e investigadores y con la Institución y Autoridad de Innovación,  responsable de la política de innovación de ese país, una entidad pública independiente e imparcial que opera en beneficio del ecosistema de innovación israelí. 

Por otra parte, la comitiva también emprende   visitas a centros de innovación y a empresas como Netafim, responsable de revolucionar la agricultura en Israel con la creación de tecnologías que logran producir más, con menos recursos naturales. Por otra parte también visitan IDB,  uno de los grupos empresariales más destacados de Israel y principales holdings con compañías en rubros que incluyen retail, telecomunicaciones, agricultura, aviación, ciber-tecnología, dispositivos médicos. MobilEye, uno de los mayores éxitos del ecosistema innovador israelí, es la compañía que  desarrolla avanzadas tecnologías para la industria automotriz y una de las líderes en el desarrollo de los automóviles autónomos. También explorarán los desarrollos de Taranis, plataforma de inteligencia agrícola con big data, Cellcom y las tendencias de “Smart Cities”, compañía líder israelí, entre otras.

¿Por qué Israel?

Israel es considerada la Startup Nation por el gran  desarrollo de empresas tecnológicas y la alta producción de ingenieros, científicos y técnicos, acompañada por la inversión en innovación civil , 4,3 por ciento del PBI está destinado a investigación y desarrollo.

 

En un  país con 8,5 millones de habitantes, hay más de  5000 startups registradas. La receta del éxito es que  no hay un solo ingrediente protagonista, sino que existe un ecosistema sólido en el que cada parte cumple su rol. La red está integrada por el gobierno, la academia, las multinacionales, el ejército y los inversores

El impulso fue dado en  1992, cuando el gobierno israelí dio un paso fundamental hacia la consagración del país como nación emprendedora. Creo  Yozma (que, traducido del hebreo, significa iniciativa), un esquema de fondos de capital público-privado que apostaba por aquellas startups a las que, en ese momento, les era muy difícil acceder al capital de riesgo.

No obstante, este proceso ya había comenzado  un año antes. Con la desintegración de la Unión Soviética, el país recibió a un millón de judíos soviéticos con una particularidad. Uno de cada tres inmigrantes que llegaban era ingeniero, científico o técnico. En respuesta a esta demanda de empleo, se crearon 24 incubadoras tecnológicas que dieron apoyo a empresas en su fase inicial a través de capital, instalaciones y apoyo gerencial. El proceso de innovación continúa, y uno de sus resultados más visibles, es que Israel es el segundo país, sin contar a los Estados Unidos, en cantidad de empresas que cotizan en el Nasdaq: se ubica atrás de China con 75 compañías.