Home  >   Negocios   >   Aunque siguen siendo pocas, cada vez más mujeres participan en el sector de franquicias

Aunque siguen siendo pocas, cada vez más mujeres participan en el sector de franquicias

Lo destaca un relevamiento realizado por Centrofranchising. También crece el porcentaje de dueñas de marcas (franquiciantes)

La participación de la mujer en el mundo de la franquicia se consolida como una tendencia en crecimiento a lo largo de los últimos años. Según un relevamiento propio de Centrofranchising -consultora especializada en desarrollo, representación y comercialización de franquicias- cada vez son más las mujeres que consultan para emprender e invertir en una franquicia y, un dato más relevante, es que también crece el porcentaje de mujeres dueñas de marcas de franquicias (franquiciantes).
Concretamente, del total de consultas recibidas de personas interesadas en franquicias entre 2017 y 2019, en promedio, 26,5% fue realizado por mujeres (30% entre 2017 y 2018 y 23% entre 2018 y 2019).
Más aún, el número de mujeres (dueñas o socias) que comercializan franquicias también creció. Siguiendo los datos aportados por Centrofranchising, en el período de enero 2017 a marzo 2018 ese porcentaje fue de 3,85% (sobre una base de 364 empresas); y entre abril de 2018 y marzo 2019 el porcentaje fue de ocho por ciento (sobre una base de 262 empresas).
Centrofranchising especifica, además, que los rubros “belleza, educación, indumentaria, y gastronómico (en menor medida)”, son los más demandados por las mujeres.
Si bien la presencia de las mujeres sigue siendo baja con relación a la de los hombres en el sector de las franquicias, la participación viene creciendo año a año lo que no deja de ser un dato más que alentador. Un claro ejemplo son los tres casos que se destacan a continuación, todos promovidos por la consultora especialista en franquicias:

Nails & Co. Paola Ochoa la fundó hace nueve años en la ciudad de Córdoba y hoy es la cadena más importantes de spa de manos y pies; cuenta con 17 locales. “Cuando en 2015 éramos el único espacio de cuidado de manos y pies y estábamos desbordados de clientes, elegí expandirme por medio del formato de franquicias. Era una franquicia muy aceptada por el rubro femenino por el contacto permanente con la moda y la estética. Lo primero fue armar protocolos de la forma de trabajar y plasmarlo en manuales para que al franquiciado le resultara todo fácil”, cuenta Ochoa y agrega que la ventaja de emprender mediante una franquicia es adquirir un modelo de negocio “enlatado” de una marca que ya está consolidada.
Mannequins. Su directora, Natalia Bula, también cuenta su experiencia y el por qué de la decisión de crecer con franquicias. “Estoy convencida de que la escuela de modelo tiene un know how en cada uno de sus cursos que es posible trasladarlo al modelo de franquicias y que aportan herramientas concretas para la imagen personal y profesional. Por esto, desde hace ya seis años decidimos proyectar todo esto y hoy tenemos un modelo de negocio apto para franquiciar”. Para Bula, uno de los desafíos que tienen las mujeres en un emprendimiento es “poder ocupar lugares, generar redes y tener siempre la posibilidad de poder pedir ayuda o consultar sin miedos ante los retos que presenta hoy el mercado”.

La Vene. Carolina Castro también decidió emprender de la mano de este sistema adquiriendo una franquicia de la tienda mendocina de panificación y pastas. “Evaluamos varias alternativas antes de decidir la compra de una franquicia y nos decidimos por La Vene porque sentimos que a través del sistema de franquicias tenemos más herramientas que nos permitirán hacer frente a un contexto adverso. Comenzamos con una fórmula ya probada con menos incertidumbre y con el soporte de una empresa con trayectoria. Con esta franquicia buscamos diversificar nuestra inversión y entrar en un negocio que nos interesaba (gastronomía) pero del cual teníamos muy poco conocimiento y experiencia. Esto es una ventaja clara del sistema de franquicias”, destaca Castro.
Para la emprendedora, éste el principal desafío de las mujeres en el mundo empresario: “Ponemos estándares muchas veces irrealizables; desempeñamos múltiples roles (madres esposas empresarias hijas etcétera) y pretendemos tener éxito en todos los frentes. Si no hay un buen sistema de apoyo esto puede ser frustrante”.