Home  >   #MundoPsy   >   En Córdoba, es baja la prevalencia de consultas médicas por problemas psicosociales

En Córdoba, es baja la prevalencia de consultas médicas por problemas psicosociales

Según investigadores de la UNC, esto puede deberse a que las personas, frente a estas dolencias, no consideran necesaria la atención de un profesional

Por Luz Saint Phat – lsaintphat@comercioyjusticia.info

Un estudio realizado en centros de salud del primer nivel de atención que dependen de la Municipalidad de Córdoba indicó que es baja la prevalencia de consultas por problemas psicosociales.
Con muy poca incidencia, estas temáticas fueron motivo de asistencia de pacientes sólo en 216 casos correspondientes a hombres (0,2% de la muestra) y 611 casos de mujeres (0,6% de la muestra).
La investigación fue realizada por los académicos Lisandro Carlos Utz, Virginia Peresini, Maria Alejandra Farias, Diego Gauna, Eugenia Peisino, Diego Almada y Gabriel Acevedo hace dos años y parte de los resultados fueron difundidos en el último número de la Revista de Salud Pública de la Universidad Nacional de Córdoba (UNC), en un artículo titulado “Motivos de consulta prevalentes en centros de salud de primer nivel de atención de la Ciudad de Córdoba, año 2016”. El objetivo de la indagación, según se precisa en el artículo científico, fue “identificar los motivos” de la búsqueda de asistencia, con el propósito de “adecuar y optimizar la oferta sanitaria”. En tanto, el estudio realizado fue de tipo descriptivo y transversal, en el cual se analizó lo acontecido durante aquel año en 97 centros asistenciales.
La base de datos consistió en las atenciones médicas registradas según la Clasificación Internacional de Enfermedades (CIE), logrando un total de 500.071 casos, de los cuales 61,25% estuvo compuesto por mujeres y 49,6% correspondió a controles, “siendo el niño el que presentó mayor registro en ambos sexos”, indicó la publicación.
“El adecuado conocimiento de los problemas de una comunidad resulta esencial para determinar el tipo de actividades de atención (promoción, prevención y asistencia); asignar recursos en cantidad y calidad conforme a las necesidades poblacionales y evaluar el grado de adecuación de la respuesta del sistema sanitario con el objeto de implementar las correcciones necesarias para brindar un mejor servicio a la población”, dice la introducción del artículo que escribieron los investigadores y agrega que “en este sentido, el análisis del uso de los servicios de salud de los sistemas públicos y sus determinantes es clave para evaluar el acceso e identificar desigualdades sociales en la utilización. La influencia de los distintos determinantes de la utilización varía según el nivel asistencial y el país”.
El documento también destaca que, en la ciudad de Córdoba, existe un población de más de 1,4 millón de habitantes, entre los cuales 35% no posee cobertura sanitaria por obra social o prestador privado y, por ello, recurren a los servicios que provee el municipio.

Resultados
Para la indagación, los académicos partieron del conocimiento de que “la población que demanda servicios en el primer nivel de atención público de la ciudad de Córdoba, son predominantemente mujeres y niños/as, con una proporción de adultos mayores inferior a la de la media de la población de la ciudad”.
Según se detalló en el artículo, estas personas “frecuentemente pertenecen a hogares de bajos ingresos, con bajo nivel de escolarización y con empleo informal”. Así, “se reconoce que la demanda de atención se encuentra condicionada por factores relacionados con el perfil epidemiológico de la población y con las características de los servicios ofrecidos”. Específicamente con relación a los resultados, se pudo conocer que durante 2016 se registró un total de 500.071 casos reportadas como atenciones de primera vez en los 97 centros.
De este total, 306.298 (61,25%) fueron realizadas por mujeres y 193.773 (38,75%) por varones. En tanto, 247.988 (49,6%) correspondieron a atenciones relacionadas a controles como certificados médicos, del niño, adolescente, adulto, embarazo y salud sexual y reproductiva y 252.083 se registraron estrictamente como problemas sanitarios.
En detalle, con respecto a los requerimientos de los hombres, señaló el documento, el control del niño representó 51,4% del total de los casos consignados. En cambio, en las mujeres, las consultas de este tipo se distribuyeron de manera dispar, representando los controles del niño 28%; el control de embarazo y puerperio, 14,3% ; y la salud sexual y reproductiva y control ginecológico, 23,3%.

“En ambos sexos, el motivo de consulta que presentó mayor demanda de servicios fue la relacionada a síntomas agudos de vías respiratorias. Además, en ambos sexos se registraron problemas agudos de oído, de piel, gastrointestinales, dolor del sistema osteomioarticular y fiebre”, dice la publicación y también, en la distinción por género, se señaló que “en las mujeres, se objetivan además las infecciones urinarias y vulvovaginitis”, mientras que en los varones “aparecen los accidentes debido a externalidades”. Con relación a los problemas psicosociales, con baja incidencia en el total, se destaca que la ansiedad es uno de los principales motivos de este tipo para visitar al médico, predominantemente entre mujeres (443 casos). En segundo lugar se encuentra la depresión, luego el consumo de sustancias y alcohol y – finalmente- la violencia.
“A diferencia de otros registros del primer nivel de atención, en este estudio, los problemas psicosociales como ansiedad, depresión, consumo de sustancias o violencia, constituyen un mínimo porcentaje del total de las consultas, lo que podría deberse a que las personas no los perciben como problemas que requieran atención médica y/o a que el profesional médico no los registra como principal motivo”, interpretaron los investigadores.