Home  >   #MundoPsy   >   Cuando la música posibilita un mejor aprendizaje en otras áreas del conocimiento

Cuando la música posibilita un mejor aprendizaje en otras áreas del conocimiento

Un análisis de datos realizado en Canadá estableció una conexión entre la disciplina artística y las matemáticas, las ciencias y el lenguaje

Por Luz Saint Phat – lsaintphat@comercioyjusticia.info

Cada tanto, la enseñanza de música en la educación formal se pone en discusión. No sólo en Argentina sino en distintos países, parecería que la formación artística sólo ocupa un espacio “recreativo” dentro de las currículas, desde la mirada de gran parte de la opinión pública e incluso de algunos actores importantes de los sistemas educativos.
Más allá de lo fundamental que resulta la expresión de las emociones mediante disciplinas que contemplan estrictamente lo perceptivo como la vista o el oído; lo cierto es que la enseñanza artística tiene mucho que aportar al desarrollo de los niños, adolescentes y jóvenes, en términos de que permite la incorporación de destrezas cognitivas diferentes, que luego tienen impacto integral en la herramientas que los individuos ponen en juego para para conocer -no solamente el material académico que se les presente- sino también el mundo en sí mismo.
Una investigación realizada en la Columbia Británica (Canadá) demuestra que alumnos de música lograron calificaciones elevadas en pruebas de las áreas de matemáticas, ciencias y lengua; esto en comparación con otros pares que no realizan estudios de este tipo y cuyos resultados tuvieron un desempeño menor.
El estudio fue reseñado en la página web de la Asociación Americana de Psicología (APA) y, en el comunicado de prensa emitido por la entidad, se destacaron las declaraciones de Peter Gouzouasis, uno de los autores del estudio, perteneciente a la de la Universidad de British Columbia.

“En los sistemas de educación pública en América del Norte, los cursos de arte, incluidos los cursos de música, suelen contar con una financiación insuficiente en comparación con lo que a menudo se denomina cursos académicos, como matemáticas, ciencias e inglés”, aseguró el investigador, enfatizando que “se cree que los estudiantes que pasan el tiempo en la escuela en clases de música, en lugar de seguir desarrollando sus habilidades en las clases de matemáticas, ciencias e inglés, tendrán un desempeño inferior en esas disciplinas”. No obstante, el académico aseguró que la investigación en cuestión “sugiere que, de hecho, cuanto más estudian música”, los alumnos mejor se desempeñan en otras áreas.
Según detalló la APA, los investigadores canadienses examinaron los registros escolares de todos los estudiantes en la Columbia Británica que comenzaron el primer grado entre 2000 y 2003 y completaron los últimos tres años de la escuela secundaria.
Además, los participantes de la muestra realizaron al menos un examen estandarizado de matemáticas, ciencias o inglés (correspondiente a 10º o 12º grado) y se eligieron perfiles representativos en materia demográfica
De los más de 112 mil informes estudiantiles seleccionados, aproximadamente 13% de los alumnos participaron en al menos un curso de música como banda, piano, coro o jazz, sin tener en cuenta clases de guitarra o música en general.
En el análisis realizado, los estudiantes que participaron de clases de música, que tuvieron un mayor rendimiento y que estaban muy comprometidos con la disciplina “obtuvieron calificaciones más altas en todos los temas, mientras que estas asociaciones fueron más pronunciadas para aquellos que tomaron música instrumental en lugar de música vocal”, dijo el investigador citado por APA y agregó que, en promedio, “los niños que aprendieron a tocar un instrumento musical durante muchos años, y ahora estaban tocando en la banda de la escuela secundaria y en la orquesta, tenían el equivalente de aproximadamente un año académico por delante de sus compañeros con respecto a sus habilidades de inglés, matemáticas y ciencias”.

En su interpretación de los resultados, Gouzouasis precisó que “aprender a tocar un instrumento musical y tocar en un conjunto es muy exigente. Un estudiante debe aprender a leer la notación musical, desarrollar la coordinación ojo-mano-mente, desarrollar habilidades de escucha aguda, desarrollar habilidades de equipo para tocar en un conjunto y desarrollar disciplina para practicar”.En ese sentido, precisó el académico “todas esas experiencias de aprendizaje desempeñan un papel en la mejora de las capacidades cognitivas de los niños y su autoeficacia”.
“Creemos que los efectos que vemos son en parte resultado del hecho de que los niños que participan en clases de música en la escuela durante muchos años reciben principalmente instrucción musical de calidad y necesitan dominar las altas expectativas que implica tocar a nivel de una banda u orquesta”, aseguró el investigador.
Lo interesante en estos hallazgos es que la investigación abona en una dirección que las políticas públicas de las naciones deberían prestar atención. “Varios años de aprendizaje instrumental de alta calidad y tocar en una banda u orquesta o cantar en un coro a un nivel avanzado, puede ser lo que mejore el rendimiento académico general y una forma ideal de hacer que los estudiantes aprendan más holísticamente en las escuelas “, aseguró el autor del estudio en el comunicado de APA.