Home  >   #MundoPsy   >   Cinco consejos para pensar y transitar un nuevo año

Cinco consejos para pensar y transitar un nuevo año

Como parte de un ritual de cambio de ciclo, las personas se proponen nuevos objetivos en esta época del año, intentando incorporar comportamientos que mejoren la calidad de vida. No obstante, también surgen importantes interrogantes

Muchas personas, como parte del ritual que acontece en Año Nuevo, suelen trazarse metas y objetivos a cumplir durante los próximos doce meses.

No obstante la intención es válida y quizás también sea compartida por muchos individuos, la realidad es que esta práctica también puede despertar interrogantes y dudas que impactan en la salud mental de cada uno.

En este sentido, y en el marco de las recientes fiestas de fin de año, la Asociación Americana de Psicología (APA) advirtió de la importancia de plantear objetivos posibles y a la vez flexibles que permitan orientar los hábitos y la calidad de vida durante los 365 días que quedan por vivir en el mismo ciclo.

“Puede ser desalentador cuando la lista de objetivos de Año Nuevo es tan larga como la lista de compras navideñas” alertó la organización que agrupa a los profesionales del campo disciplinar en Estados Unidos, en una de sus publicaciones recientes. 

“Además de la depresión posterior a las vacaciones -agregó el informe-, no poder mantener las resoluciones en febrero, marzo o incluso a fines de enero puede aumentar la ansiedad”. En este sentido, precisó que cuando la “decoraciones navideñas” ya se encuentran guardadas, “la frustración” puede dar origen a alguna forma de desesperación.

Por estas razones, la entidad señaló que es importante recordar que “el Año Nuevo no está destinado a convertirse en catalizador de cambios radicales”, sino que más bien se trata de un momento “para que las personas reflexionen sobre el comportamiento de su último año y prometan hacer cambios positivos en su estilo de vida”.

En la misma línea, los especialistas aseguran que construir objetivos “realistas”, le da mayor sustentabilidad a los propósitos, siempre que se incorporen comportamientos saludables a la vida cotidiana.

Así, son válidos cinco consejos que precisó la APA en su comunicado.

En primer lugar, se recomienda construir propósitos que se puedan “cumplir”. “Si, por ejemplo, el objetivo es hacer ejercicio con más frecuencia”, la entidad indica que se pueden programar “tres o cuatro días a la semana en el gimnasio”. De la misma manera, puede pensarse una mejora en la alimentación, intentando “reemplazar el postre con algo que se disfrute, como fruta o yogurt, en lugar de una dieta como forma de castigo”.

Como segunda sugerencia, la organización enfatizó en la importancia de “cambiar un comportamiento a la vez”, ya que las conductas “poco saludables suelen desarrollarse a lo largo del tiempo”, por lo cual reemplazarlas también requiere tiempo. No sentirse abrumado y pensar en reevaluar toda una forma de vida, resulta clave.

Otra recomendación es poder compartir estas necesidades y experiencias nuevas con la red de vínculos sociales. En tanto, si fuera necesario, sería importante según APA “unirse a un grupo de apoyo para alcanzar los objetivos”, así como “tener a alguien con quien compartir las luchas y los éxitos” para hacer “más fácil y menos intimidante”, “el viaje hacia un estilo de vida más saludable.

No menos importante es no castigarse si las metas o el sendero trazado no resulta tal como se lo planificó ya que la “perfección es inalcanzable”. Recuperarse de los obstáculos, los errores o los imprevistos es fundamental para “retomar el camino” deseado, dijeron los psicólogos.

Finalmente, aceptar la ayuda de quienes están cercanos constituye un gran apoyo ya que permite fortalecerse y “manejar el estrés” que puede presentarse. Asímismo, el acompañamiento de un profesional puede ser necesario en algunos casos. “Los psicólogos están entrenados de manera única para comprender la conexión entre la mente y el cuerpo. Pueden ofrecer estrategias sobre cómo ajustar objetivos para que sean alcanzables, así como ayudar a cambiar comportamientos poco saludables y abordar problemas emocionales”, recordó APA.

SALUD MENTAL
Un ciclo clave en todo el mundo

En tanto, vale recordar al comienzo de este año, que 2020 será decisivo en el ámbito de la salud mental a nivel global, ya que vence el plazo para el cumplimiento de las metas trazadas en 2013, en un plan de acción para el campo disciplinar elaborado por la Organización Mundial de la Salud (OMS). 

En el programa, cuyo documento se encuentra online en https://apps.who.int/iris/bitstream/handle/10665/97488/9789243506029_spa.pdf;jsessionid=366C5E8723A436C6D4606B72997D6F8C?sequence=1, los estados miembros de la entidad internacional reconocieron  “la función esencial de la salud mental en la consecución de la salud de todas las personas”, por lo cual indicaron la necesidad de enfocar las acciones  “desde el punto de vista de la totalidad del ciclo de vida”, pretendiendo “alcanzar la equidad a través de la cobertura sanitaria universal”, y “haciendo hincapié en la importancia de la prevención”.

Entonces, se fijaron cuatro objetivos principales que deberían cumplirse en este ciclo anual: liderazgo y gobernanza más eficaces en materia de salud mental; prestación de servicios integrales e integrados de salud mental y asistencia social con base en la comunidad; aplicación de estrategias de promoción y prevención; y fortalecimiento de los sistemas de información, las evidencias y la investigación. 

La pregunta fundamental es si, al finalizar el año los países se habrán acercado al menos un poco a estas metas. Habrá que esperar, entonces, una próxima evaluación de la OMS.