Home  >   #MundoPsy   >   Advierten de la recarga de tareas laborales y domésticas que padecen las trabajadoras sanitarias

Advierten de la recarga de tareas laborales y domésticas que padecen las trabajadoras sanitarias

La Organización Internacional del Trabajo (OIT) señaló la importancia de que se tomen medidas públicas a corto, mediano y largo plazos

 

 

Luz Saint Phat lsaintphat@comercioyjusticia.info

El avance de la pandemia de Covid-19 en todo el mundo ha causado, en muchos sectores, una profundización de la brecha de equidad de género entre hombres y mujeres, sobre todo en los ámbitos laborales.
Esta situación es particularmente difícil para las trabajadoras sanitarias, quienes en este contexto vieron incrementado en pocos meses el tiempo de su jornada laboral, y a la vez -debido a las medidas de aislamiento preventivo que dispusieron los estados para todo el grupo familiar- también padecen recarga de tareas domésticas.
Así lo advirtió la Organización Internacional del Trabajo (OIT) en una nota de opinión publicada recientemente en su sitio web y firmada por Emanuela Pozzan, especialista senior, y Umberto Cattaneo, economista del Servicio de Género, Igualdad y Diversidad & OITSida.
Según los datos consignados por la organización, actualmente las mujeres constituyen más de 70% de la fuerza de trabajo en el sector sanitario mundial, incluyendo a quienes llevan a cabo su labor en instituciones de prestación de cuidados. “Están en primera línea de la lucha contra el Covid-19 y las últimas semanas han sido las más difíciles de su vida. A raíz de la pandemia deben hacer frente a un doble reto: turnos laborales más largos y más trabajo en el hogar”, detalló el artículo, al relatar distintas experiencias que confirman tal situación.
En total, se pueden contabilizar en todo el mundo 100 millones de trabajadoras que se desempeñan en instituciones sanitarias y ofrecen servicios de cuidado, quienes encuentran -aun en situaciones de salud ordinarias- dificultad para “compaginar sus responsabilidades en los planos laboral y familiar”, indicaron los especialistas.
“El brote del virus ha arrojado luz sobre esta arraigada desigualdad de género. También ha puesto de manifiesto y exacerbado una crisis global en materia de servicios de prestación de cuidados”. Además, la publicación enfatizó en que durante circunstancias “normales”, las mujeres realizan en promedio cuatro horas y 25 minutos de trabajo de prestación de servicios de cuidados no remunerados a diario, mientras que los hombres sólo destinan a este tipo de tareas un promedio de una hora y 23 minutos.
Ahora “la pandemia, que ha provocado el cierre de escuelas y guarderías, así como de otros centros de cuidados, ha aumentado sustancialmente el tiempo que se dedica a diario a este tipo de trabajo no remunerado”, se explicó

Alternativas
Atentos a esta problemática, últimamente se conocieron algunas medidas que implementaron los distintos estados.
Los profesionales de la OIT rescataron el caso de Italia, donde se dispuso una bonificación para el cuidado de niños de hasta mil euros, con la intención de que los trabajadores sanitarios puedan acceder a algunos servicios de atención infantil en el hogar, aún en el marco del aislamiento.
“En Alemania, Austria, Francia y Países Bajos, lugares en los que la mayoría de guarderías y escuelas se han cerrado, algunas instalaciones permanecen abiertas, con personal mínimo, a fin de atender a los hijos de los trabajadores que prestan servicios esenciales”, se destacó.
En este sentido, específicamente en Alemania “se ha facilitado a los padres con bajos ingresos el acceso a prestaciones para el cuidado de los hijos”, mientras que en Corea del Sur, se otorgaron “bonos por valor de 2,4 billones de wons a los hogares de bajos ingresos con el fin de facilitar” el cuidado de los más chicos ante la falta de guarderías.
“Será necesario fomentar medidas similares para seguir ayudando a las trabajadoras sanitarias en su ardua labor de lucha contra el Covid-19 y cuidado de su familia en el hogar. También habrá que adoptar medidas a largo plazo”, aseguraron Pozzan y Cattaneo.
“Si queremos lograr una sociedad más equitativa tras esta crisis, es necesario que las mujeres participen plenamente en el replanteamiento y la reformulación del mundo del trabajo después del Covid-19”, concluyeron los especialistas.

RECOMENDACIONES

La salud mental en primer plano

Mientras, la OIT también emitió un comunicado donde difunde cinco formas de proteger a los equipos sanitarios durante esta pandemia

En este sentido, cuidar la salud mental de los trabajadores es fundamental, si se considera que los profesionales del rubro “están sometidos a un enorme volumen de trabajo y en ocasiones se ven en situaciones traumáticas y frente a decisiones difíciles”, además de que “deben convivir con el temor a contraer la enfermedad o propagarla entre sus familiares y allegados”, indicó la entidad.

Además, se advierte que el personal de salud usualmente en estos casos es víctima de la estigmatización y la discriminación, problemática que ha tenido estos días su correlato local en Argentina.

En este marco, se sugiere que la respuesta de los estados debe prever “ la prestación de asistencia social a los equipos, las familias y los allegados, además de información y orientaciones para los trabajadores de salud sobre cómo gestionar el estrés, y de asesoramiento y orientaciones para el estrés postraumático”.

Además, los gobiernos deben implementar medidas para proteger la seguridad de los profesionales, vigilar la cantidad de horas de trabajo, atender a los voluntarios y formar una mayor cantidad de personal en salud. 

“Es preciso invertir en todos los sistemas de salud, para que puedan contratar, desplegar y mantener a un número suficiente de trabajadores bien formados, respaldados y motivados”, aseguró la publicación y agregó que “la pandemia causada por el Covid-19 vuelve a poner de manifiesto la acuciante necesidad de una fuerza de trabajo sanitaria fuerte, como elemento de todo sistema de salud resiliente, un aspecto ahora reconocido como fundamento esencial de la recuperación de nuestras sociedades y economías, y de la preparación para futuras emergencias sanitarias”.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *