Home  >   Mercado Financiero   >   Dracma incursiona con un fondo propio de retorno absoluto

Dracma incursiona con un fondo propio de retorno absoluto

La ALYC no sale a competir con el resto de los FCI sino que ofrece una versión flexible que permite maximizar la rentabilidad según la coyuntura

Por Cecilia Pozzobon – cpozzobon@comercioyjusticia.info

Dracma SA, agente de liquidación y compensación (ALYC) y también agente de negociación, salió la semana pasada al mercado con un fondo común de inversión de retorno absoluto, que busca mantener una estrategia diversificada y flexible de activos de renta fija y variable, en la procura de maximizar la rentabilidad según el momento del ciclo.
Se trata de un fondo conformado en pesos, con un horizonte de inversión de mediano y largo plazos que, por sus propias características, propone contrarrestar la volatilidad del mercado actual.

Sucede que, a diferencia de los fondos tradicionales, el de retorno absoluto tiene una filosofía de inversión para períodos de incertidumbre o inestabilidad en los mercados, que sirve para diversificar las carteras. Los fondos de retorno absoluto tienen como objetivo conseguir una rentabilidad positiva, no tienen restricción de activos de inversión ni de monedas y, a su vez, no siguen ningún índice de referencia sino que ponen el énfasis en la preservación del capital. Ello implica que el cliente o inversor deposita su confianza en la estrategia del gestor, quien hará uso de los instrumentos financieros de los que dispone para preservar el capital. Casi se trata de un fondo de autor.
El instrumento fue desarrollado de manera conjunta con AdCap Asset Management, el administrador, y Delphos Investment, el asesor estratégico. En tanto, Dracma es el ideólogo y colocador principal.
“La idea del Fondo es que refleje la mejor idea de inversión de Delphos y Dracma, es decir, es un fondo que opera la alternativa que los estrategas y gestores creemos es la más conveniente en cada momento. Hoy puede operar acciones brasileñas, mañana dólar, pasado bonos y acciones argentinas, y así… No es un fondo de instrumentos específicos”, explicó a Comercio y Justicia Agustín Arreguy, jefe Estrategia de Dracma.

“Está destinado a clientes que en vez de seguir su cartera día a día y hablar con nosotros frecuentemente, quieran quedarse tranquilos de que el fondo cambiará su perfil entre conservador y más de riesgo, de acuerdo a cómo nosotros estemos analizando el mercado en cada momento”, agregó.
En efecto, los inversores que se sumaron en la primera semana de vida del fondo son los propios clientes de la ALYC que ya saben cómo operan sus asesores. Sin embargo, Dracma pretende alcanzar lo que se conoce como trade record, que no es más que el historial de rendimiento del fondo que operará como su carta de presentación, para así llegar a más inversores.
De igual modo, en los cinco días hábiles que lleva de lanzado, el fondo “ya está integrado por 20 millones de pesos y tenemos pedidos por otros 20 millones más, y estimamos que en los próximos tres y seis meses estaremos en una cifra de entre 50 y 100 millones de pesos”, explicó Arreguy. “Es una proyección intermedia, teniendo en cuenta la situación actual del mercado. Seguramente si la situación fuera mejor, la integración sería aún mayor”, agregó.
Respecto a las conformación del fondo, Arreguy indicó que “ahora” está compuesto en 25% por bonos del Tesoro de Estados Unidos; 20% en acciones brasileñas; 15% en bonos cortos en dólares; 15% en letras cortas en dólares y 25% en instrumentos en pesos apelando a la tasa.

Mercado de fondos
En cuanto al desempeño del mercado de fondos comunes de inversión en general, Arreguy consideró que creció mucho desde 2015, sin embargo a partir de 2018 la caída fue muy significativa. “Si bien no tengo la cifra exacta, casi podría decir que bajó en torno a 50%. Y eso se dio por dos razones: primero porque el mercado financiero en general no está bien desde el año pasado, y por otra parte porque los inversores han retirado fondos del circuito”, indicó.
“Hoy la coyuntura no ofrece el mejor momento para realizar inversiones, pero este fondo es algo en lo que veníamos trabajando desde hacía mucho tiempo y justamente por la coyuntura, es una buena opción para preservar capital”.
Finalmente, aclaró que la inversión mínima es de 1.000 pesos y el tiempo de rescate es de 48 horas.

En tres años se duplicó la cantidad de inversores

-La cantidad de inversores particulares en fondos comunes de inversión (FCI) se duplicó en entre 2015 y 2018 y pasó a ser el segmento de ahorro que más creció, según un informe elaborado por la administradora MegaInver.
– Desde diciembre de 2015, las cuentas de personas físicas pasaron de 200 mil a 400 mil, con una inversión promedio de $7.200 dólares cada una, según detalló la administradora de FCI que preside Nora Trotta.
– Así, MegaInver sostuvo que la industria de los fondos comunes prácticamente duplicó el crecimiento de los depósitos totales, una diferencia que se amplía si la comparación se hace con los depósitos a plazo fijo.