Home  >   Justicia   >   Trece años después, absolvieron a De la Rúa por las coimas en el Senado

Trece años después, absolvieron a De la Rúa por las coimas en el Senado

ALEGRÍA. “La absolución reivindica mi dignidad”, dijo el ex presidente Fernando de la Rúa tras conocer el veredicto.

Además del ex presidente, quedaron liberados de culpa el ex jefe de la SIDE, Fernando de Santibañes; el ex ministro de Trabajo, Alberto Flamarique, y los ex senadores Alberto Tell, Remo Constanzo, Ricardo Branda y Augusto Alasino.

El Tribunal Oral Federal Nº 3 porteño absolvió ayer al expresidente Fernando de la Rúa y a otros siete acusados por el supuesto pago de sobornos en el Senado Nacional para la aprobación de la ley de Reforma Laboral, en abril de 2000.

Luego de 14 meses de juicio y a 13 años y medio de los hechos ventilados, los jueces Miguel Pons, Guillermo Gordo y Fernando Ramírez consideraron, en un fallo de una veintena de páginas, no probada la existencia del supuesto delito denunciado por el arrepentido Mario Pontaquarto.

Tampoco se pudo probar la reunión en la Casa Rosada donde, según la acusación, De la Rúa autorizó el pago de coimas con la frase “Eso arréglenlo con De Santibañes”. Así lo había declarado -en un primer momento- Pontaquarto, pero luego éste -el “arrepentido”- incurrió en contradicciones.

La parte resolutiva del fallo fue leída ante los acusados en la sala Amia de los Tribunales orales de Comodoro Py, donde también se dieron cita como público varios de los ministros del ex presidente, como Nicolás Gallo, Hernán Lombardi y Jorge de la Rúa, y el hijo del ex presidente, Aíto De la Rúa, pero los fundamentos del fallo serán difundidos después del año nuevo.

El fallo también absolvió al ex ministro de Trabajo Alberto Flamarique, al ex jefe de la Secretaría de Inteligencia del Estado (SIDE), Fernando de Santibañes, y a cuatro ex senadores peronistas: Alberto Tell, Augusto Alasino, Remo Constanzo y Ricardo Branda.
La fiscal Sabrina Namer había pedido que De la Rúa fuera condenado a seis años de prisión.

El ex presidente, en su alegato final ante los jueces, había pedido: “Dicten una sentencia ejemplarizadora, que al absolverme restablezca mi dignidad y la confianza en la Justicia”.
Sus familiares, entre ellos su mujer, Inés Pertiné, y su hijo Aíto, aplaudieron el fallo y se abrazaron al conocer la absolución de culpa y cargo de todos los imputados.

Una infamia
Al salir de tribunales, el expresidente reiteró su inocencia. “Todo fue una infamia de principio a fin y de hecho no existió, fue el punto de partida de un complot”, dijo, en la que manifestó será la “única declaración” por la culminación del juicio. “Mis palabras van dirigidas a la ciudadanía, a mi partido, a mi familia y a mis amigos”, agregó.
Y concluyó: “La absolución reivindica mi dignidad”.

Los dichos de Pontaquarto iniciaron la causa

El expediente se había iniciado cuando el ex secretario parlamentario,Mario Pontaquarto, confesó que retiró de la ex SIDE dos bolsos con cinco millones de pesos/dólares para pagar sobornos a senadores para que apruebaran, en abril de 2000, la ley N° 25250 de flexibilización laboral, y que las coimas fueron autorizadas por De la Rúa en una reunión en Casa de Gobierno.

“Eso arréglenlo con De Santibañes”, dijo Pontaquarto en relación con que eso había manifestado De la Rúa en una reunión en la Casa de Gobierno para coordinar el pago de los sobornos, ya que los senadores peronistas pedían “algo más” para aprobar la ley.