Home  >   Justicia   >   “Tenemos que avanzar hacia la democratización del Poder Judicial”

“Tenemos que avanzar hacia la democratización del Poder Judicial”

Vanesa Siley, diputada y secretaria de la Federación de Trabajadores Judiciales  aseguró que volverán a presentar un proyecto para que se devuelva el convenio colectivo al sector. Sobre la reforma que impulsa el Gobierno, fue clara: “Los cambios no deben ir en contra de los derechos de los trabajadores”. Habló de transparencia y de la necesidad de mejorar el sistema de concursos

En la Justicia todos coinciden en la necesidad de realizar una reforma profunda en el Poder Judicial. Sin embargo, hay aspectos muy sensibles, como la idea de introducir cambios en la feria judicial, que tiene fuerte resistencia puertas adentro de tribunales.
“Los cambios son con nosotros y no en contra de los trabajadores”, sentenció la diputada nacional de Unidad Ciudadana y secretaria General de la Federación Nacional de Trabajadores Judiciales (FeSiTraJu), Vanesa Siley, en diálogo con Comercio y Justicia.
De visita en nuestra ciudad, invitada por la Asociación Gremial de Empleados del Poder Judicial (AGEPJ), Siley se refirió a la situación actual de la Justicia y adelantó que presentarán un proyecto en el Congreso para que se devuelva el convenio colectivo de trabajo (CCT) a los judiciales.

– El Poder Judicial está bajo la lupa y el propio (Ricardo) Lorenzetti (presidente de la Corte Suprema) ha llamado a los jueces a pensar en una reforma. ¿Cómo analizan los trabajadores esta situación?
– Esto comenzó cuando el Presidente de la Nación anunció las reformas previsional, tributaria y laboral después de las elecciones del año pasado; en ese discurso llamó al consenso democrático y criticó el accionar de la Justicia. El problema es que en esa crítica no se refirió, por ejemplo, a la falta de transparencia en el Poder Judicial. Habló de la feria judicial. Todos estamos de acuerdo en que la Justicia necesita profundos cambios pero los cambios son con nosotros y no en contra de los trabajadores. La situación no cambia con la feria judicial. Hay muchos aspectos importantes: tenemos que incrementar los mecanismos de visibilización hacia la sociedad, hoy la sociedad no conoce ni la cara ni el apellido de los jueces y juezas que resuelven sus problemas, ni saben cómo piensan ni cómo viven. Tampoco tenemos mecanismos de selección transparentes para la designación de jueces y juezas, tenemos una ley de ingreso democrático al Poder Judicial y no se cumple porque es la propia Corte Suprema la que no lo está reglamentando, cuya potestad reglamentaria -recordemos- quedó en sus manos. Creemos que es por ahí el camino, incrementar la democratización pero nunca sacar derechos.

– ¿Cómo se llega a esa democratización?
– Una de las formas de regular la democratización en la justicia es regulando los CCT -hoy el Poder Judicial es el único ámbito, junto con las Fuerzas Armadas, que no tiene CCC, salvo en la ciudad Autónoma de Buenos Aires donde está mi organización sindical-.
Cuando se trata de distribuir poder, una de las claves es debatir con los trabajadores de manera democrática e igualitaria en una mesa paritaria.

– ¿Para ustedes hay voluntad política o un escenario favorable para esto ocurra?
– Ahora se pasó la pelota al interior del Poder Judicial, Lorenzetti en la apertura del año judicial convocó a tribunales superiores y cortes supremas de todo el país a discutir estos temas pero no convocó a ninguna organización sindical de ninguna provincia. Volvemos a tener el mismo problema: volvemos a no tener ni voz ni voto los afectados directos por cualquier cambio.
– Hay un fuerte reclamo de los judiciales de Córdoba por la brecha salarial entre empleados y funcionarios y magistrados. ¿Este panorama es común al resto de los tribunales del país?
– Sí, y esto ocurre porque el universo de los trabajadores judiciales poseía un derecho sustancial, que es el sistema de enganche y la porcentualidad, en todo el país, eso nos igualaba a todos los que hacemos la misma tarea, que es la tarea de servicio de justicia. Este derecho fue derogado por Cavallo en 1992 con la flexibilización laboral y desde ahí estamos luchando para que nos devuelvan ese sistema, seamos federales, provinciales o de la ciudad autónoma.

– Se ha hablado mucho en estos días sobre el techo de cristal que alcanza al Poder Judicial. ¿Qué piensa al respecto?
– Cada poder judicial tiene su realidad, en ciudad de Buenos Aires 46% de los cargos jerárquicos está ocupado por mujeres, no llegamos a la paridad, pero estamos cerca, pero esto ocurre porque es un Poder Judicial muy nuevo, nació en 1998, entonces no tiene ciertos vestigios feudales que sí tienen otros poderes judiciales.
Nosotros vamos a impulsar una ley que rompa el techo de cristal, para que las mujeres podemos ocupar- con los mismos requisitos que los varones- los cargos jerárquicos. Uno de los problemas para solucionar la igualdad salarial es el techo de cristal y otro problema son las actividades feminizadas, llámense los servicios: salud, trabajo doméstico, donde hay muchas mujeres con salarios muy bajos.
El problema de la brecha salarial en la Argentina no es sólo el de una mujer y un varón que hagan la misma tarea sino también de que hay muchas mujeres que hacen ciertas tareas con salarios muy bajos.

Un comentario

  1. Demian dijo:

    Mira … mientras q los derechos del trabajor no atenten contra un servicio eficiente para el ciudadano esta todo bien. Todo aquello q atente contra la eficiencia deberia ser descartado de plano.

Los comentarios están cerrados.