Se ampliará el uso de las herramientas tecnológicas en el Poder Judicial de Córdoba

Sólo 10% de la planta presta servicio presencial. La actividad está seriamente resentida. Para paliar la situación, el TSJ habilitó audiencias por videoconferencias y analiza nuevas medidas

El próximo domingo termina el aislamiento social, preventivo y obligatorio dispuesto por el Gobierno, pero -según adelantó ayer el propio presidente Alberto Fernández- la cuarentena continuará. En ese contexto, el Poder Judicial de Córdoba analiza cómo proseguirá la actividad en los tribunales, que está limitada por la feria judicial extraordinaria a sólo algunos actos procesales.
Según pudo conocer Comercio y Justicia, hoy sólo 10 % de la planta del Poder Judicial está prestando servicio bajo la modalidad presencial. La cifra se limita a unos 700 empleados, funcionarios y magistrados judiciales en todos los tribunales de la provincia. El resto del personal cumple funciones mediante teletrabajo.
Los abogados están preocupados. Si bien reconocen que el Tribunal Superior está poniendo en marcha herramientas para paliar la situación, la actividad está absolutamente resentida.
“Estamos trabajando en todos los fueros para garantizar el servicio de justicia”, destacó a Comercio y Justicia, la presidente del TSJ, María Marta Cáceres de Bollati.
En el fuero Penal, la intención del Alto Cuerpo es avanzar con las audiencias que, desde esta semana, comenzaron a realizarse por videoconferencia. El primer juicio abreviado bajo esta modalidad tuvo lugar el pasado lunes; y ayer se concretó otro utilizando una de las salas de videoconferencia que habilitó el Colegio de Abogados de Córdoba, en un caso de un detenido que contaba con un abogado particular (ver aparte).
Por el momento, se están priorizando los juicios abreviados con detenidos que están en condiciones de recuperar su libertad, según los acuerdos suscriptos por las partes previo a habilitarse la feria judicial extraordinaria. Hay varias causas que quedaron paralizadas en este estadio y son las primeras audiencias que se realizarán. Las indagatorias a las personas detenidas también se toman por medio de videoconferencias.
En el fuero laboral, el TSJ habilitó esta semana las herramientas digitales para la homologación de acuerdos conciliatorios. Lo mismo ocurre en el fuero de Niñez, Violencia Familiar y Género, uno de los primeros en avanzar en el teletrabajo y las herramientas tecnológicas disponibles.
Por estos días, el TSJ también trabaja para dotar de más herramientas al fuero Civil y Comercial.

Sin feria
La paralización de la actividad judicial en el ámbito provincial y federal afecta seriamente los ingresos de los matriculados. Responsables del Colegio de Abogados de Córdoba se mostraron preocupados por la situación y pidieron que el TSJ elimine la feria judicial del mes de julio.
El presidente de la entidad, Ignacio Segura también reclamó que se profundice el uso de las herramientas digitales como una alternativa para que los abogados puedan seguir trabajando sin concurrir a tribunales.

Primer juicio en el Colegio de Abogados
En la sede del Colegio de Abogados de Córdoba, se realizó ayer un juicio mediante videoconferencia, con la modalidad de trámite abreviado inicial. La audiencia se desarrolló en una de las cuatro salas que la entidad profesional habilitó para que los letrados puedan ejercer la defensa de sus clientes, en el marco de la feria judicial extraordinaria.
Se trata del segundo juicio por videoconferencia que se realizó en la justicia provincial y, el primero, que tiene lugar en el Colegio de Abogados, en este caso mediante un abogado particular.
El resultado del proceso fue una condena a tres años de prisión en suspenso. El acusado estaba detenido en la cárcel de Bouwer, imputado por los delitos de falso testimonio agravado, tentativa de hurto agravado y encubrimiento. El hombre no tenía antecedentes penales y estuvo detenido por el término de ocho meses. El juicio abreviado inicial había sido acordado entre las partes antes de la feria judicial extraordinaria, pero la audiencia nunca pudo concretarse.
La teleconferencia se realizó en diferentes espacios: en el Colegio de Abogados participó la defensa del acusado, Carlos Agüero; en Río Segundo intervino el fiscal Juan Pablo Klinger; desde su domicilio particular lo hizo la jueza de Control N°4 Anahí Hampartzoumian, mientras que el detenido presenció la audiencia desde la cárcel de Bouwer. Culminada la teleconferencia, la magistrada dispuso la libertad del imputado.
Cabe recordar que desde el pasado día 3 los abogados pueden solicitar un turno para realizar videoconferencias con aprehendidos, detenidos o alojados en el complejo de Bower.

Promos Naranja