Los cambios que Alberto Fernández propone

El profesor de derecho penal Alberto Fernández es cauto a la hora de hacer declaraciones públicas respecto de los cambios que impulsará en el Poder Judicial. Negó que pretenda avanzar en una reforma de la Constitución nacional, aunque sí se mostró a favor de introducir cambios en el Consejo de la Magistratura de la Nación. “Hay que cambiar todos sus procedimientos y todas sus lógicas”, aseveró el candidato a presidente en diálogo con diferentes medios de prensa.
El Consejo de la Magistratura nació como una brisa de transparencia en la reforma constitucional de 1994. El objetivo de Raúl Alfonsín, su ideólogo, era hacer más transparente la justicia. Costó mucho tiempo que el consejo funcione. Sin embargo, su desempeño en la práctica estuvo lejos de la idea original.
Tanto en tiempos menemistas, de la Alianza y kirchneristas, esa institución se caracterizó por las demoras en los concursos y por las escasas mejoras al servicio de justicia.
Si Fernández gana el 27 de octubre, se estima que asumirá el poder con un tercio de cargos vacantes en el Poder Judicial. En el Senado, hay 178 pliegos que aún no logran ser aprobados. Y en el Consejo de la Magistratura hay otros 102 concursos sin concluir.
La Agencia Federal de Inteligencia (AFI) es otro de los organismos sobre lo cuales el próximo gobierno debería revisar si pretende dotar de mayor transparencia al organismo. En 2015, el gobierno de Cristina Fernández impulsó cambios en la agencia de inteligencia, luego de una recomendación de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) y en medio de disputas con agentes de inteligencia. En 2016, Macri derogó esas modificaciones y los gastos volvieron a ser secretos.

Tema sensible, la reforma laboral
Introducir cambios en el mercado laboral es parte del programa sobre el cual está trabajando el equipo de Alberto Fernández. Sus referentes aseguran que están abiertos a revisar las relaciones laborales y a actualizar convenios negociando sector por sector.
No obstante, aclaran que un cambio en la regulación no implicará la eliminación de derechos. No conciben la posibilidad de eliminar o reducir indemnizaciones o impulsar “contratos basura”, aseguran. En tal sentido, rechazan que la reforma en Argentina tenga alguna similitud con la aprobada por Brasil.

La legalización del aborto
Alberto Fernández ya dio a conocer su postura respecto de la despenalización del aborto y aseguró que tiene la “decisión política” de legalizarlo. Y advirtió que el primer paso sería la despenalización.
“No quiero que se muera ninguna mujer más”, dijo. No podemos hacer caso omiso de lo que está pasando. Es un problema de salud pública”, argumentó.
Respecto de cómo llevarlo a cabo, Fernández explicó que lo haría gradualmente. “A mí me parece que hay dos etapas.
Primero hay que empezar con la despenalización para terminar con la clandestinidad, así las mujeres van a tener más mecanismos para proteger su salud”, aseguró.