Home  >   Justicia   >   “La salud psicofísica de los trabajadores está en riesgo”

“La salud psicofísica de los trabajadores está en riesgo”

Para el titular del gremio de los judiciales, Federico Cortelletti, la declaración de insalubridad en Policía Judicial es una materia pendiente. El Ministerio de Trabajo analiza la cuestión

“Insalubre. Trabajadores invisibles en riesgo” es el libro que el pasado viernes el Gremio de los Judiciales de Córdoba presentó públicamente en Policía Judicial. En dicha edición se intentó sistematizar la experiencia del espacio de Salud Psicosocial que desde 2016 promueve la AGEPJ, en el marco de la lucha que vienen sosteniendo los empleados de Policía Judicial para que se declare insalubre el trabajo que realizan quienes se desempeñan en las áreas operativas de esa dependencia.
Federico Corteletti, secretario General del gremio fue uno de los encargados de presentar el libro y dialogó con Comercio y Justicia para explicar las motivaciones de esta publicación y trazar un panorama sobre la situación que atraviesa hoy la Policía Judicial de Córdoba.

-¿Cómo surge la idea de este libro?
– Lamentablemente para algunos no es tan conocida la tarea penosa e insalubre que realizan los trabajadores de Policía Judicial. Estamos hablando de personas que trabajan donde se condensa toda la violencia de la sociedad: homicidios, suicidios, abusos sexuales, riñas… Esas son algunas de las imágenes a las que se enfrentan todos los días estos compañeros. Ellos son quienes trabajan en la escena del crimen, son la primera instancia de la faz penal, con su trabajo empieza la investigación. Exponerse todos los días a este tipo de escenas es lo que que después termina generando un daño psicofísico grave en los trabajadores.

– ¿Se recopila en este libro el testimonio de los trabajadores?
– Sí. Esto comienza en el año 2012 cuando el propio Tribunal Superior de Justicia sacó una acordada donde se comprometía a crear un espacio para hacerse cargo y resguardar la salud de los trabajadores. Como jamás se puso en funcionamiento entonces lo organizamos desde el gremio. Armamos un espacio psicosocial en el que trabajan dos psicólogas y allí se trabajó a modo de experiencia focal. Este libro es el fruto de la experiencia recogida en ese espacio, donde se han contenido a los trabajadores y elaborado herramientas colectivas para preservar los más posible el impacto de este trabajo en la salud. Obviamente, no evita que el daño se produzca, pero sí se busca preservar lo más posible la salud psicofísica de los trabajadores.

-¿A qué conclusiones llegan en este libro respecto del impacto en la salud de los trabajadores?
-Las conclusiones son contundentes respecto de que apenas uno comienza con estas tareas el impacto sobre la salud es muy fuerte y, si no hay herramientas para aminorar, contener o proteger a los trabajadores, las consecuencias son mucho más gravosas. Por eso, nosotros pedimos comenzar con una protección legal-a través de la declaración de insalubridad-porque eso trae consecuencias jurídicas que se traducen en una rebaja en la cantidad de horas laborales, en la posibilidad de incorporar la jubilación anticipada, en pensar espacios como este pero que tengan carácter institucional, creados por nuestro empleador, sin perjuicio de otras alternativas que también podrían discutirse. Pero lo primero es una declaración de insalubridad que hace el Ministerio de Trabajo y es la etapa en la que estamos ahora. Este libro aporta argumentos sólidos científicos a la posición que defendemos.

-¿Cuál es la situación de los empleados en el resto de las policías científicas del país?
-Hay diferentes situaciones, hay normas que hablan de trabajo penoso y no le dan el status de insalubridad. Pero lo que hay que decir es que Córdoba es la más avanzada, porque es una de las primeras Policías Judiciales del país. El nivel y el tamaño de nuestra Policía Judicial no se repite prácticamente en ninguna parte del país.

-¿Por qué considera que no se dió solución a este planteo?
-El planteo de la insalubridad viene prácticamente desde la creación de la Policía Judicial. Hubo un expediente anterior que se terminó archivando, nosotros le dimos una nueva vuelta de tuerca y volvimos a presentar un expediente encarado de una forma distinta, con respaldo de la CGT Regional Córdoba. Hoy estamos en esta nueva fase. Creemos que es concluyente el trabajo realizado en este espacio psicosocial.

-¿ Han podido relevar la cantidad de carpetas médicas que reflejen este daño psicosocial al que hacen referencia?
-Sí, lo hemos relevado y hemos pedido que se tenga en cuenta esto porque las carpetas médicas son un indicadores que muestra el impacto que decimos que tiene este trabajo.

-¿En qué instancia está el expediente presentado en el Ministerio de Trabajo?
-El año pasado el Ministerio de Trabajo se avocó al tema, se concluyó que la competencia sobre el tema de insalubridad la tiene que resolver el ministro de trabajo y el expediente se abrió. Ya está notificado el empleador, se hicieron inspecciones en las áreas comprometidas y la cartera laboral realizó algunos señalamientos de cosas que hay que modificar, el tema está en pleno tratamiento.

-¿Cuántas personas trabajan hoy en las áreas operativas de Policía Judicial?
– Alrededor de 190 trabajadores, hablando por supuesto sólo de quienes están en contacto con el lugar del hecho.