Home  >   Justicia   >   La actividad procesal en los tribunales de Córdoba se extenderá hasta las 16

La actividad procesal en los tribunales de Córdoba se extenderá hasta las 16

La medida busca mejorar la productividad del Poder Judicial. Se podrán tomar testimoniales y realizar audiencias. No implicará una modificación de los horarios de empleados. Por el momento, no se analiza realizar cambios en la feria judicial, adelantó la presidenta del Tribunal Superior de Justicia, Aída Tarditti

Por Silvina Bazterrechea – sbazterrechea@comercioyjusticia.info

La Justicia está fuertemente cuestionada y la pérdida de credibilidad es su talón de Aquiles. La alta litigiosidad, la demora en resolver los conflictos y la falta de transparencia son sólo algunos de los problemas que tiene que enfrentar. En Córdoba, el Tribunal Superior de Justicia (TSJ) intenta diferenciarse de sus pares federales y resalta los pasos conseguidos: el ingreso por concurso al Poder Judicial, la puesta en marcha de horarios extendidos, la digitalización de algunos fueros y la creación de tribunales especializados son sólo algunos de los logros que muestran orgullosos quienes hoy conducen el Poder Judicial de Córdoba. Sin embargo, hay otros cambios “graduales y sustentables” que planea el Alto Cuerpo y que en su despacho, la presidenta del Tribunal Superior de Justicia de Córdoba adelanta a Comercio y Justicia.
-La Justicia es materia de fuertes críticas. ¿Qué piensa sobre esta situación?
-Uno siempre tiene que reflexionar sobre las críticas, hacer un análisis de qué se puede mejorar. Los cambios en la justicia pueden ser graduales o abruptos; en Córdoba han sido graduales y sustentables en el tiempo. Tuvimos hitos muy importantes que todavía  no se ven en forma generalizada en el país, por ejemplo el ingreso por concurso al Poder Judicial y la promoción al funcionariado por concurso; eso permite dar una previsibilidad de la carrera y también dar transparencia sobre cómo se produce el ingreso al Poder Judicial y la promoción de los agentes. Este año ampliamos el horario de atención en las barandillas y ahora vamos a comenzar a realizar actos procesales durante el horario extendido de los funcionarios.
-¿Qué implica este cambio?

Los funcionarios trabajan hasta las 16 y la idea es posibilitar que después de las 14 se utilice ese horario para realizar actos procesales programados: testimoniales, audiencias, despacho de prueba informativa. Eso permitirá dinamizar la tarea para que no se concentre todo hasta las 14. La atención al público seguirá siendo hasta las 14 y luego el trabajo continúa hasta las 16 y el público será convocado para estas tareas procesales que se van a realizar después de las 14. Así funciona en el fuero de violencia, en el fuero antidrogas y en otras unidades especiales.

¿Qué pasará con los empleados? ¿esto modificará sus horarios?
No, los empleados seguirán con sus horarios habituales, esto no es para los empleados sino para magistrados, funcionarios y secretariados.

-¿La medida no generará reclamos?
No hay planteos, es una herramienta que permitirá programar mejor la actividad porque no es lo mismo concentrar todas las audiencias por la mañana, a veces en espacios inadecuados, que poder hacerlo hasta las 16. Esto es un proceso gradual: primero ampliamos el horario para funcionarios y el tiempo se usaba para el trabajo interno -que también es necesario-, pero en la actualidad es infrecuente que en un juzgado haya un solo funcionario.

-¿Qué pasa con los abogados?, ¿hablaron con ellos?
Todo cambio siempre cuesta pero creo que el abogado lo verá positivamente, se supone que en un año, cuando midamos la productividad, debería notarse una mejora.

-¿Esta reforma que están emprendiendo implicará en un futuro un cambio en la feria judicial como lo analiza hoy la Corte?
Por el momento creemos que estos pasos que vamos a dar implican aumentar la actividad procesal una cantidad de días muy superior a la feria judicial, si uno suma desde las 14 hasta las 16 cuántas horas y días significa al año, creo que no tiene comparación con una reorganización de la feria judicial.

-Todos los años en la apertura del año judicial plantean la necesidad de la autarquía presupuestaria, ¿hay voluntad política o diálogo para que esto se concrete a mediano plazo?
-Por el momento, no tenemos ni del poder Ejecutivo ni del Legislativo una apertura en este sentido. No se visualiza esta necesidad de la autarquía pero para nosotros es una meta, como fue en su momento que se sancionara una ley que regulara el sueldo de los magistrados y no tener que golpear las puertas del Ejecutivo. No queremos la autarquía para aumentar el sueldo de nadie porque ya tenemos esto regulado por ley y tenemos con los empleados una política estable; sí queremos la autarquía como un avance hacia la independencia. Por ejemplo, muchas veces tenemos en nuestro presupuesto cargos que no nos sirven y nos servirían otros con el mismo tope presupuestario y para transformarlos tenemos que pedírselo al Ejecutivo; para eso queremos la autarquía, que puede ser gradual como lo fue la tasa de la justicia.

-Habló de una política estable con los empleados en materia de remuneraciones pero siempre hay reclamos sobre la forma en la que se definen los aumentos para los empleados. ¿Cómo viene esa negociación?
-Este año no tenemos conflicto, en términos generales esta política de remuneraciones de que los sueldos de los empleados sigan los mismos porcentajes de los jueces y los sueldos de los jueces sean un porcentaje de 90 por ciento de los sueldos federales no ha sido negativa.

-Se ha conocido un informe del Centro de Estudios y Proyectos del Poder Judicial de Córdoba que indica que en siete años se registraron cinco condenas en materia de abortos. ¿Qué análisis hace de estos datos?
– Yo tengo que tener cuidado con la opinión porque hay un pleito. Los procesos son escasos lo que no significa que sean los únicos casos que haya, hay una cifra negra importante.

-¿Cuándo cree el Tribunal Superior que resolverá sobre el protocolo que regula el aborto no punible en Córdoba?
-Está a estudio pero tiene un nivel de incidentación a nivel de conformación del tribunal.

-¿La intención es resolverlo rápidamente teniendo en cuenta que es un tema que está hoy en debate en la sociedad?
-Hay que aclarar que éste no es un caso como el que tuvo la Corte Suprema y sobre el que sentó jurisprudencia ni tiene que ver con lo que está debatiendo el Congreso. Pero estamos resolviendo la incidentación en el tribunal.

-En las próximas semanas se analizará la derogación del fuero anticorrupción, ¿qué espera que ocurra en esa sesión?
El problema está donde debe estar, que es en la Legislatura; son ellos quienes tienen la competencia para derogar y modificar las leyes. Tal cual fue diseñado el fuero no ha tenido un recorrido institucional que merezca una aprobación, de cualquier manera no todo ha sido negativo; que los ciudadanos participen en los juicios de corrupción como jurados hay que destacarlo, por lo demás habrá que pensar en convocar a los organismos expertos para que den su opinión y vean cómo se mejora la situación.

-En el ámbito nacional se está debatiendo la reforma del Consejo de la Magistratura. ¿En Córdoba haría falta avanzar en una reforma?
-La composición del Consejo de Córdoba es equilibrada; no tiene un predominio de representación política ni de un estamento sobre otro y la forma de selección como procedimiento no tiene grandes críticas: tiene una evaluación escrita previa con un puntaje aceptable, es un proceso objetivo y la entrevista que tiene un porcentaje mayor, no es abrumadoramente mayor.

-¿Cree que habría que pensar en una rotación de la Presidencia del Consejo?
No hay reclamos de los otros estamentos del Consejo para una rotación del cuerpo, al menos yo no los conozco.

-En el Jurado de Enjuiciamiento hay una preponderancia del poder político en lo que se refiere a la integración. ¿Habría que pensar en un cambio?
Eso es producto de una reforma constitucional y no podría modificarse sin una reforma constitucional.

-¿Pero le parecería positivo un cambio?
-Bien, a nivel de los encuentros de jueces se aspira a que los organismos que participan de la destitución de los jueces no tengan una preponderancia política; ahora, yo tengo que decir que desde que integro el Consejo nunca he visto un manejo político sobre la destitución de jueces, no he visto posicionamientos políticos ni presiones, no he visto que un partido venga por la cabeza de tal o cual.

-Esta semana se realiza el Encuentro de Mujeres Juezas. ¿Cómo ve el rol de la mujer en el Poder Judicial?
-Sin dudas, es muy importante que haya mujeres juezas en los tribunales superiores y en las Cortes provinciales, en este momento hay varias mujeres en las Cortes provinciales y en otras provincias no hay ninguna. No son procesos fáciles ni rápidos pero se ha ido aumentando lentamente.

-¿Cómo fue asumir en el TSJ, le costó más ocupar este rol siendo mujer?
Yo no puedo decir eso de mí. En mi vida pensé que iba a estar en un tribunal de Córdoba y lo estuve a una edad temprana así que no puedo decir que por ser mujer haya sufrido alguna barrera. Por otra parte, siempre hemos destacado con mis compañeras que las diferencias con nuestros colegas varones y las situaciones tirantes que hemos tenido no tuvieron que ver con nuestra condición de mujeres sino por diferencia de criterios.

– ¿Está conforme con la modificación de la ley de mediación que se tratará próximamente en la Legislatura?
– Nosotros tenemos que hacer muchos cambios porque con esta litigiosidad el Poder Judicial no puede tener un desenvolvimiento satisfactorio sino tiene salidas alternativas. No tenemos una cultura muy pacífica y eso lleva a que cueste imponer la mediación.

Un comentario

  1. Diego dijo:

    Los empleados estamos al 70% del fuero federal. Existen críticas el problema es que no las quieren escuchar. Lamentablemente el TSJ está armado a dedo y eso tiene sus consecuencias.

Los comentarios están cerrados.