Home  >   Justicia   >   Imputaron al “pastor” Giménez por vender alcohol en gel “bendecido”

Imputaron al “pastor” Giménez por vender alcohol en gel “bendecido”

El martes, un programa televisivo mostró imágenes en las que el “pastor” Héctor Giménez (foto) le hablaba a su fieles de su iglesia – el “Templo de Ondas de Amor y Paz”- y les ofrecía ungirlos con alcohol en gel para combatir al coronavirus y “vencer a la misma muerte” a cambio de un “pacto”, a saber: una donación de mil pesos.
Por la controversia que se generó, el Ministerio Público Fiscal de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, a cargo de Juan Bautista Mahiques, está investigando las actividades de Giménez en la sede se su establecimiento ubicado en el barrio de Almagro.

Además, la Fiscalía investiga la oferta de aquel insumo a través de la página oficial del “templo”, en Facebook, por valor de un mil pesos por envase, una cifra excesivamente mayor al valor de mercado. La denuncia fue realizada por una abogada, que fue citada a prestar declaración testimonial por el fiscal Matías Michienzi.
Ya se pusieron en marcha medidas de investigación y se imputó a Giménez por la posible infracción del artículo 208, inciso 1, del Código Penal, que sanciona con prisión de 15 días a un año al que sin título ni autorización para el ejercicio de un arte de curar o excediendo los límites de su autorización, anunciare, prescribiere, administrare o aplicare habitualmente medicamentos, aguas, electricidad, hipnotismo o cualquier medio destinado al tratamiento de las enfermedades de las personas, aun a título gratuito.

Antes de que se conociera la medida, Giménez dialogó con los integrantes de un programa y ensayó una defensa. Dijo que que se trata de una sustancia “especial” porque tiene “nardo puro”. También adujo que no lo comercializaba, sino que, luego de las reuniones, sus discípulos daban “ofrendas” de manera “voluntaria”.

“No estábamos vendiendo alcohol en gel. Estaba por hacer la unción a mis discípulos con nardo puro. Al nardo puro lo usaron para ungir a Jesús cuando tenía que morir en la cruz. La unción se hace con la imposición de manos. Yo tengo que tocar las manos de mis discípulos y, como no se puede tocar las manos de la gente (por la pandemia del coronavirus), usé el alcohol en gel para poner en nardo puro y ungir a mis discípulos. Era sol para ellos 12”, aseguró.