Home  >   Justicia   >   “Hacer negocios en Estados Unidos es mucho más simple de lo que se piensa”

“Hacer negocios en Estados Unidos es mucho más simple de lo que se piensa”

La abogada Renata Calderaro disertará mañana sobre beneficios fiscales que se pueden obtener en ese país

“Internacionaliza y desarrolla tu negocio en Estados Unidos” es el nombre de la charla que se realizará mañana en Córdoba. Entre los conferencista disertará la abogada Renata Calderaro, quien desde hace varios años se encarga de asesorar a inversionistas y emprendedores latinoamericanos que quieren expandir sus negocios en EEUU.
¿Cómo ingresar al mercado estadounidense?¿Cuáles son los errores legales más comunes que impiden a los empresarios comenzar a comercializar sus productos en hemisferio norte? Son algunos de los interrogantes que Calderaro respondió a Comercio y Justicia.

– ¿Cuál es el motivo de su visita a Córdoba?
Desde antes de 2001 he representado a empresarios e inversionistas argentinos. En 2001 trabajé con muchos ciudadanos argentinos para darles estrategias creativas a consecuencia del corralito. Muchos de esos clientes ya lograron más de lo que esperaban en ese momento. Por la situación que se encontraba Argentina, estos empresarios ni siquiera se imaginaban lo que iban a lograr en los siguientes años. Hoy están generando ganancias en dólares, sin preocupaciones de cambios de legislación que puedan impactar sus negocios o su seguridad jurídica.
Desde ese entonces, he viajado a Argentina y representado a muchas personas. Es importante para mí abrir puertas para el crecimiento de empresarios y emprendedores que no saben que existen muchas formas de poder maximizar los beneficios por el convenio que existe entre EEUU y Argentina desde octubre de 1994.

– ¿Qué cosas debe tener en cuenta una empresa o en emprendedor para impulsar su negocio en EEUU?
Para entrar al mercado estadounidense se debe tener una buena planificación, entender cuál es el objetivo y tener un buen asesoramiento para entrar con un plan estratégico e integral, que incluya la parte comercial y legal.
También considero importante el cambiarse el “chip”, hacer negocios en EEUU es mucho más simple de lo que uno piensa. No quiere decir que es fácil, pero sí más simple -las leyes laborales son flexibles para el empresario, la legislación impositiva es clara y bastante estable, la seguridad jurídica asegura las acciones que uno toma y minimiza los riesgos-. Pero hay que asesorarse con alguien que conozca estas leyes y sepa qué oportunidades se deben tomar y que otras se deben pasar.

– ¿Qué errores legales suelen cometer quienes pretenden abrir sus negocios en norteamerica?
Uno de los errores legales que cometen quienes pretenden abrir sus negocios en EEUU es el confiar en un abogado que no se dedica al tema corporativo y que no entiende de negocios. Se dejan llevar por lo que dicen amigos y conocidos. En EEUU hay que invertir un poco al principio para tener buena asesoría y así prevenir cualquier mal paso que pueda salir mucho más caro, no sólo en dinero, también en tiempo y energía. Muchas veces los empresarios firman contratos con proveedores o distribuidores sin revisarlos con un abogado mercantil que les pueda ayudar a negociar puntos claves.
Muchas veces también ocurre que, al no recibir asesoría, no tienen conocimiento de beneficios que existen para empresarios e inversionistas. Justamente, en nuestro taller tendremos a un funcionario del gobierno de los EEUU, quien hablará acerca de los beneficios que podrían existir para inversionistas entrando al mercado ahora.

– ¿Qué nos puede comentar sobre este convenio de comercialización entre EEUU y Argentina?
Argentina y EEUU firmaron un convenio el 20 de octubre de 1994 para facilitar e incentivar el comercio entre los dos países. Argentina es una entre muy pocas naciones en Latinoamérica que tiene este convenio con EEUU, y es de mucho beneficio para ciudadanos argentinos. Lamentablemente, no muchos argentinos lo aprovechan, por falta de conocimiento.
Este convenio permite a ciudadanos argentinos hacer una inversión de bajo monto (puede ser de $100.000) y que puedan optar por beneficios como número de seguro social, visa de inversionista para vivir en EEUU o entrar y salir sin limitantes, estudios gratuitos de alta calidad para los hijos desde jardín de infantes hasta la secundaria, matrículas preferenciales en varias universidades para los hijos, hacer diferentes tipos de negocios, beneficios para su esposa o esposo e hijos menores de 21 años. También acceso al financiamiento o lineas de crédito después de un tiempo determinado y acceso a una residencia permanente.