Home  >   Justicia   >   En las unidades judiciales también hubo tensión

En las unidades judiciales también hubo tensión

En medio de los saqueos, los trabajadores de Policía Judicial  debieron permanecer en sus puestos de trabajo. En la Unidad Judicial Nº13 las empleadas huyeron por la puerta trasera cuando un grupo de vándalos ingresó a pedir la liberación de detenidos.

Los empleados de las 30 unidades judiciales que funcionan en las comisarías de los distintos barrios de la ciudad de Córdoba también fueron víctimas del caos que se vivió a causa del acuartelamiento de la policía.

El Tribunal Superior de Justicia (TSJ) comunicó a primeras horas de la mañana de ayer el asueto judicial pero durante toda la noche -mientras se producía la ola de saqueos en la ciudad- las unidades judiciales permanecieron abiertas.

La Unidad Judicial Nº7 vivió un momento de alta tensión cuando, a la madrugada, la ayudante de fiscal y dos sumariantes quedaron solas en la sede, pues la policía salió a repeler a los tiros a un grupo de personas que intentaba saquear los alrededores, informaron a este diario fuentes de la Asociación Gremial de Empleados del Poder Judicial (AGEPJ).

La situación más grave se vivió en la Unidad Judicial Nº 13, en barrio Residencial América, cuando un grupo de unos 200 familiares y vecinos de barrio Chaco Chico se presentaron para intentar obtener la liberación de siete detenidos por los saqueos; dos sumariantes, junto a la ayudante de fiscal, debieron huir por la puerta trasera, por recomendación de los propios policías de la comisaría, quienes se vieron desbordados.

En la Unidad Judicial Nº 3, en Villa el Libertador, los empleados judiciales permanecieron con la sola compañía de tres oficiales con chalecos y armas largas, mientras afuera se escuchaban los tiros.

Santesteban
Según remarcó la secretaria General de Agepj, Irina Santesteban, el TSJ y la Fiscalía General manifestaron que las condiciones de seguridad estaban garantizadas para todos los empleados.

“No obstante, por la noche cuando el gobernador dijo que no iba a dar aumento a la policía, se enardecieron los ánimos y los que todavía no se habían sumado al acuartelamiento lo hicieron. Muchos de nuestros compañeros sumariantes sufrieron la falsedad de esa supuesta garantía y se vieron en la disyuntiva de quedarse solos en las unidades judiciales o salir de madrugada a la calle para volver a sus hogares, con la sola compañía de familiares o amigos”, remarcó Santesteban.

“No es noticia la falta de seguridad que soportan los sumariantes en las unidades judiciales, en especial las de número pero, ayer, en una situación de anarquía total y con un asueto dictado por la cabeza del Poder Judicial, hubo un absoluto desprecio por la integridad de sus empleados, la Dirección de Policía Judicial y el Secretario de Sumarios, Martín Berger”, concluyó la gremialista.