Home  >   Justicia   >   Declaración judicial de litigio ante el Registro de la Propiedad

Declaración judicial de litigio ante el Registro de la Propiedad

La Sala J de la Cámara Nacional de Apelaciones en lo Civil resolvió que no procede la anotación de litis en un litigio que no puede tener como consecuencia la modificación de una inscripción en el Registro de la Propiedad
En “Cao, Jorge Roberto c/ Zapalowski, María Beatriz s/ Cobro de sumas de dinero”, la parte demandada apeló la resolución de primera instancia que estableció como medida cautelar la anotación de litis sobre cierto inmueble.
La recurrente alegó que la anotación de litis no resultaba procedente en ese proceso en el que se reclamaba una suma de dinero y no una modificación en el registro de la propiedad respecto a la situación de un inmueble.
Las magistradas Beatriz Alicia Verón, Gabriela Mariel Scolarici y Patricia Barbieri explicaron que las medidas cautelares se caracterizan por la función preventiva que cumplen frente al daño temido, por lo que mediante ellas se tiende a impedir que el derecho cuyo reconocimiento se pretende obtener, pierda su eficacia durante el tiempo que transcurra entre la iniciación del proceso y el pronunciamiento de la sentencia definitiva.

Las juezas destacaron que la anotación de litis es una medida cautelar con “limitados alcances”, dado que no impide la enajenación del bien en cuestión, sino que solo tiende a dar publicidad a la existencia de un proceso referido a aquél, a fin de que los terceros que adquieran un derecho real sobre el mismo no puedan ampararse con posterioridad en la presunción de buena fe.
El tribunal recordó que este tipo de precautoria asegura a quien la obtiene que el tercero que se disponga a contratar con el afectado por aquella, tenga conocimiento de la existencia del pleito que puede conducir a la modificación de la inscripción en el registro inmobiliario, lo cual va a impedir a ese tercero invocar la presunción de buena fe a los efectos de la ley sustancial.
La Sala interpretó: “Teniendo en cuenta que por la presente acción se persigue el cobro de una suma dineraria que, si bien encuentra su causa fuente en el incumplimiento de un convenio de reserva para la compra del inmueble motivo de cautela, ciertamente excede la finalidad dispuesta por el art. 229 del Código Procesal para este tipo de medidas”.
Ello así porque el caso de autos no se trató de un litigio que pudiera tener como consecuencia la modificación de una inscripción en el Registro de la Propiedad.