Home  >   Justicia   >   Cierre de la mediación no impide acordar por otras vías

Cierre de la mediación no impide acordar por otras vías

La Sala I de la Cámara Nacional de Apelaciones en lo Civil resolvió que el cierre de la mediación no impide a las partes acercar sus posiciones por otras vías.
En “Terrazas de Segui SA c/ Ferrer, Federico Fernando s/ Cumplimiento de contrato”, el demandado apeló la resolución de grado que desestimó la excepción de litispendencia opuesta y dispuso la acumulación de las presentes actuaciones para con el expediente “Ferrer. Federico Fernando c. Terrazas Seguí SA y otro s. escrituración”, que tramita ante el mismo juzgado.
El recurrente se quejó ante la falta de pronunciamiento expreso por parte del sentenciante acerca de su pedido de reapertura de la instancia de mediación prejudicial.
Los jueces Paola Guisado, Patricia Castro y Juan Pablo Rodríguez explicaron: “Aun si se tomara por cierta la afirmación de que la notificación fue dirigida a un domicilio distinto al suyo, lo cierto es que el avance de la presente causa y de su acumulada desaconsejan la reapertura postulada”.

Audiencia
Los camaristas destacaron: “Allí sí se llevó a cabo una audiencia con la presencia de las partes y que además la postura asumida en ambos juicios no permite inferir la posibilidad de arribar a un acuerdo conciliatorio, por lo que un retroceso a esta altura del trámite parece hallarse reñido con los principios de economía y celeridad procesal”.
Los magistrados subrayaron precisaron que el cierre de la mediación no impide a las partes acercar sus posiciones por otras vías, a lo que se suma que el juez está facultado para proponerles la derivación del conflicto a otros medios alternativos de resolución de controversias (art. 36 inc. 2 del Código Procesal) en caso de que lo considere provechoso.
En el fallo se mencionó que en el presente caso “no se ha celebrado aún la audiencia preliminar que entre una de sus posibilidades registra la de que el juez pudiera derivar a las partes a mediación”.

Frente a ello, el tribunal juzgó que “de subsistir el interés en una instancia conciliatoria, podrá encaminar sus esfuerzos en ese sentido, sin que la decisión recurrida sea obstáculo para ello”.
En el fallo los camaristas recordaron que “la litispendencia procede cuando se configura la triple identidad de sujeto, objeto y causa”, mientras que “el apelante reconoce que la calidad con la que intervienen ambos contendientes en las causas se encuentra invertida, pero afirma que aun así debe admitirse la existencia de la referida triple identidad”.

Valoración
Al rechazar la apelación planteada, el tribunal concluyó que no se trata solamente de valorar si el cumplimiento de los recaudos antes enunciados debe ser ponderado restrictivamente o si –como se postula en los agravios– tiene que existir cierta flexibilización para su estudio, sino más bien de señalar que tanto aquí como en el otro expediente las partes se reclaman recíprocamente, además de la escrituración del inmueble, el pago de las multas pactadas contractualmente a la vez que se endilgan mutuamente el estado de mora.
Por ello, en el fallo se expresó que “la solución acordada por el magistrado al desestimar el pretendido archivo de esta causa con fundamento en la excepción opuesta y ordenar en cambio la acumulación para el dictado de una única sentencia en los términos del artículo 194 del código de forma fue correcta, por lo que las quejas vertidas en el sentido opuesto habrán de rechazarse”.