Home  >   Justicia   >   Cambios en los concursos para romper el “techo de cristal”

Cambios en los concursos para romper el “techo de cristal”

Se busca asegurar la participación de mujeres en las ternas. Los postulantes, además, deberán acreditar capacitación universitaria en materia de género

El Plenario del Consejo de la Magistratura de la Nación aprobó un paquete de iniciativas destinadas a la incorporación de la perspectiva de género en los concursos para la designación de magistrados.
Se trata de tres proyectos impulsados por las consejeras Inés Brizuela y Doria, Marina Sánchez Herrero y Graciela Camaño. Los dictámenes, aprobados por el pleno del órgano, disponen diversas modificaciones al “Reglamento de Concursos Públicos de oposición y antecedentes para la designación de Magistrados”.
Concretamente, la senadora Brizuela y Doria propuso modificar una serie de artículos del Reglamento de Concursos, a los fines de asegurar la participación de mujeres en la conformación de las ternas de postulantes y en las entrevistas. El proyecto recoge una iniciativa de la ex consejera Gabriela Vázquez. En la etapa de la convocatoria a entrevistas personales -en el supuesto de que entre los primeros seis lugares no hubiera una mujer-, según establece la propuesta, la Comisión de Selección deberá convocar también a “dos postulantes mujeres que sigan en el orden de mérito, siempre que hayan obtenido los puntajes reglamentarios mínimos”.
Cuando se elaboren las ternas de candidatos, el texto postula que “deberá incorporarse al menos una mujer, siempre que la entrevista haya sido satisfactoria”.

Más capacitados
A esta iniciativa se suma la propuesta de Sánchez Herrero, consejera en representación de los abogados del interior, la cual establece que todos los aspirantes deberán acreditar una capacitación universitaria en materia de género con una antigüedad no inferior a dos años.
De esta manera, los postulantes que deseen inscribirse a un concurso deberán “ingresar constancia de capacitación en materia de perspectiva de género dictada por universidades y/o, la Oficina de la Mujer de la Corte Suprema de Justicia, y/o por la Escuela Judicial del Consejo de la Magistratura del Poder Judicial de la Nación”.
“La referida formación no deberá tener una antigüedad de culminación mayor a dos años contados desde el último día publicado como fecha de inscripción en el concurso”, destaca la propuesta.
La idea central del proyecto es que todos los aspirantes a la magistratura “cuenten con la capacitación suficiente” en materia de género. “Ampliar la exigencia de conocimientos, precisamente en el área de género, genera una valorización profesional y social respecto de la actividad de los magistrados”.

Concursos con perspectiva de género
Por su parte, la diputada Camaño planteó sumar la perspectiva de género en el proceso de selección de jueces, para que los postulantes “tengan un profundo conocimiento teórico y práctico de las herramientas procedimentales que permiten la protección de los derechos de las mujeres” y que, además, demuestren “su compromiso con las temáticas de género”.
Cuando se lleven adelante las pruebas de oposición escrita, el jurado deberá plantear uno de los casos con temas que permitan evaluar la perspectiva de género de los postulantes. En las entrevistas personales, el postulante también será consultado acerca de la temática y la aplicación de perspectiva de género vinculadas con el ejercicio del cargo al cual aspira.
En la valoración de los antecedentes, se tendrá en cuenta, en especial, la formación académica y la profesional en la temática de género.