Bustos Fierro seguirá a cargo de causa “Surrbac”

.

Así lo resolvió el camarista Luis Rueda. La defensa de Franco Saillén y de Pascual Catrambone volverá a pedir la excarcelación de los dirigentes gremiales

El juez federal Ricardo Bustos Fierro continuará a cargo de la causa que investiga a los dirigentes del Sindicato Único de Recolección de Residuos y Barrido de Córdoba (Surrbac) por supuesto lavado de activos, asociación ilícita y evasión de impuestos. La decisión fue tomada ayer por el camarista Luis Rueda, en sintonía con el dictamen del fiscal General Alberto Losada.
Bustos Fierro había pedido su apartamiento al afirmar que el proceso contra el secretario General Mauricio Saillén, Franco Saillén y Pascual Catrambone, entre otros, debía estar a cargo de Miguel Vaca Narvaja, juez federal Nº 3, habida cuenta de que allí también se tramitaba una causa en contra de los gremialistas. Cabe recordar que la causa ya tiene a 19 personas imputados, entre ellos los dirigentes Saillén y Catrambone, quienes permanecen detenidos en la unidad penitenciaria de Bouwer.
Mientras tanto, la defensa de ambos acusados confirmó que volverá a pedir la excarcelación de Saillén y Catrambone -detenidos el 27 de agosto-, planteo que fue rechazado por el fiscal federal Enrique Senestrari al entender que había “riesgo procesal”.
“Tanto Saillén como Catrambone siempre se manifestaron colaborativos con la investigación y no veo ninguna posibilidad de riesgo procesal”, destacó el abogado Fernando Martínez Paz.

Bienes legítimos
Al referirse a los bienes incautados, tales como inmuebles, vehículos de alta gama, joyas y dinero, el abogado afirmó que “son legítimos, y pueden perfectamente ser identificados y acreditados”.
“El nivel de vida es un aspecto que excede lo estrictamente jurídico. El patrimonio está totalmente legitimado, por lo tanto no tiene sustentabilidad jurídica”, desde el punto de vista de un delito penal, consideró el abogado.
En el mismo sentido, Fernando Martínez Paz negó la existencia de un plazo fijo de 700 mil dólares que se le atribuye a Franco Saillén.
“En ningún caso esos 700 mil dólares existen, lo ha expresado el fiscal de manera confusa y yo ratifico que no existe tal plazo fijo”, insistió el letrado.
Y agregó: “Mis clientes nunca escondieron nada. Todo lo han hecho a la luz y deberían mantener su libertad”, reclamó.