Estiman que aún con fuerte dolarización, no habría escasez de dólares

Lo indicó el director del Instituto de Investigaciones Económicas de la Bolsa de Comercio en un nuevo encuentro del Ciclo de Coyuntura

El director del Instituto de Investigaciones Económicas (IIE) de la Bolsa de Comercio de Córdoba (BCC) indicó que aún en un escenario pre electoral en el que se registre una fuerte dolarización de los ahorros del sector privado, como es habitual en Argentina, es poco probable que haya  una “evidente escasez de divisas”.

La estimación fue parte de la presentación que realizó ayer en el marco de un nuevo encuentro del Ciclo de Coyuntura que realiza la entidad.

Allí, el economista analizó la oferta y la demanda del mercado cambiario. Por el lado de la primera, indicó que los flujos de dólares originados por la cosecha y las ventas que realiza el Tesoro y provienen del Fondo Monetario alcanzarán un máximo en el segundo trimestre, manteniendo así un nivel elevado de oferta durante el resto del año. Según calculó, lo del FMI representa unos 9.600 millones de dólares, y la liquidación del agro representa unos 14 mil millones de dólares, con posibilidades de alcanzar los 20 mil millones de dólares.

Promos Naranja

Con respecto a la demanda, consideró que es importante considerar al turismo, que se estima que tendrá un déficit mensual de 300 millones de dólares y que acumularía hacia fin de año un total de 2.700 millones de dólares.

Otro foco a tener en cuenta es el de los vencimiento de la deuda en pesos que están en manos de privados, que alcanzan unos 8 mil millones de dólares. El tercer componente lo conforma la posible dolarización de Argentina en época electoral pero, según Navarro, considerando todas las variables e incluso “en el peor de los escenarios posibles, aún existiría un superávit que oscilaría entre los 5 y los 11 mil millones de dólares, lo que indica que, en principio, no generaría un gran problema”.

Sin embargo, aclaró que esa situación no implica que no habrá volatilidad. Según Navarro, se percibirá “cierta volatilidad pero no se espera un shock que implique una fuerte depreciación de la moneda”.