Home  >   Información General   >   El pensamiento de los jóvenes ante las nuevas formas de vincularse a partir de la tecnología

El pensamiento de los jóvenes ante las nuevas formas de vincularse a partir de la tecnología

Relevamiento de un grupo de investigadores de la Universidad de Belgrano, en un contexto en el que las relaciones en general se encuentran mediadas por las redes sociales

Gran parte de la vida transcurre a través de las redes sociales, lo que impacta, sin lugar a dudas, en el modo como nos relacionamos con otros, especialmente entre los jóvenes.
Pero hay ciertos códigos que es necesario conocer. ¿Cómo ven ellos terminar una relación por Facebook? ¿Es lo mismo para ellos escribir “OK” que “OK.”? ¿Cómo piensan que estas nuevas formas de comunicación y el lenguaje utilizado impactan en sus relaciones interpersonales?
El grupo Lenguaje, Comunicación y Nuevas Tecnologías (Lenotec), dirigido por el profesor e investigador Alejandro Parini, de la Escuela de Lenguas y Estudios Extranjeros de la Universidad de Belgrano, entrevistó a 300 alumnos universitarios de Argentina, Estados Unidos, Canadá y Noruega para indagar sobre éstas y otras cuestiones vinculadas con la comunicación.
Se entrevistó a un total de 300 estudiantes universitarios de entre 18 y 24 años, a quienes se les preguntó qué piensan acerca de las nuevas formas de comunicación y del lenguaje y de cómo afectan estos factores las relaciones interpersonales en la vida cotidiana.

¿Favorecen o perjudican las relaciones interpersonales los nuevos medios de comunicación?
Sobre este aspecto, “las respuestas estuvieron claramente divididas, ya que 50% de los encuestados manifestó que los nuevos medios de comunicación ayudan a fortalecerlas, mientras que el otro 50% expresó que las perjudican”, afirma el estudio. Agrega además que sí estuvieron de acuerdo, en una amplia mayoría (95%), en condenar la ruptura de una relación romántica o de amistad por medio de mensajes de texto o de Facebook. No hubo consenso cuando se les pidió que evaluaran la forma como la gente usa el lenguaje en la comunicación digital. “Un 70% valoró positivamente el uso de abreviaciones, repetición de letras y signos como artilugios que facilitan la comunicación y la hacen más expresiva, mientras que otros, por el contrario, criticaron la deformación del idioma”, enfatiza Parini. El uso de emojis o emoticones, sin embargo, tuvo amplia aceptación entre los entrevistados, ya que los ven como complementos afectivos que agregan significado a la comunicación.
Otro dato interesante que pone en evidencia el estudio son las interpretaciones de ciertos usos del lenguaje que manifiestan los entrevistados argentinos. Tal es el caso del uso del punto que acompaña abreviaturas como “OK.” y “Dale.“, en interacciones de mensajes de texto o WhatsApp.
Señala el investigador que 150 entrevistados, del total de 300, categóricamente dijeron interpretar estos usos como indicadores de agresividad o, inclusive, de enojo por parte de quien lo utiliza. Sin embargo, la edad hace la diferencia en este sentido.
Los encuestados aclararon que si el mensaje proviene de sus padres u otras personas mayores, lo interpretan, esencialmente, como desconocimiento por parte de éstos en la forma de comunicarse en las redes y medios digitales y no como expresiones de enojo o descortesía.
Lo mismo sucede, según señalan los alumnos, con el uso del emoji thumbs up (pulgar arriba), como equivalente pictórico de “OK” o “DALE” para expresar aceptación o aprobación.
También, los encuestados expresaron que el uso de una sola instancia del emoji lo interpretarían como una señal de desinterés, falta de entusiasmo o inclusive descortesía, ya que una verdadera aceptación o aprobación se representaría con la repetición del emoji tres o cuatro veces.
La repetición de letras, signos y también de emojis parece consolidarse cada vez más como estrategia discursiva utilizada para compensar la carencia de los aspectos gestuales que acompañan la interacción cara a cara, pero que se hallan ausentes en la comunicación entre hablantes sobre la base de mensajes escritos.
A pesar de estas afirmaciones, los estudiantes mencionaron las variaciones de uso e interpretación posibles según las diferentes características contextuales de la situación comunicativa, es decir, la relación entre los participantes, el tema en cuestión y la edad, entre otros.