Home  >   Información General   >   Calculan que el ahorro por la desburocratización del Estado es de 45.000 millones de pesos

Calculan que el ahorro por la desburocratización del Estado es de 45.000 millones de pesos

Según el secretario de Simplificación Productiva de la Nación, Pedro Inchauspe, el alivio para
el sector productivo representa 0,3% del Producto Bruto Interno (PBI) al año

Un informe elaborado por la Secretaría de Simplificación Productiva de la Nación indicó que el sector productivo argentino alcanzó un ahorro de 45.000 millones de pesos a partir de todas las acciones tendientes a desburocratizar el Estado mediante los trámites implementados en el último año y medio.
Lo reveló ayer el secretario del área, Pedro Inchauspe, quien aseguró que gracias a la simplificación de los trámites para conformar una sociedad, realizar exportarciones o realizar cualquier otro tipo de habilitación productiva, “llevamos ya unos 45.000 millones de pesos en ahorros en el sector productivo, que eran costos muertos de la burocracia”.
En cuanto a la magnitud de la reducción de los costos, Inchauspe comparó: “Si se ve en perspectiva, la reforma fiscal que se aprobó en diciembre de 2017 tiene un objetivo de un punto y medio (del PIB) de rebaja fiscal, y estos 45.000 millones de pesos redundan en un alivio de 0,3% del Producto Bruto Interno (PBI) por año. Esto último es más o menos el mismo aporte que da la reforma fiscal en un año”.

El funcionario explicó a su vez que el trabajo específico de esta dependencia es “simplificar la relación del Estado nacional con el sector productivo en todo el ciclo de vida de una empresa”.
A modo de ejemplo, indicó que se trabaja desde cómo se hace una sociedad, cómo es su relación con Aduana, con la Administración Federal de ingresos Públicos (AFIP), Ambiente o con el Sistema Nacional de Control de Alimentos, entre muchas otras dependencias. “Es decir, trabajamos de manera transversal en la relación de las empresas con el Estado”, amplió.
“Cuando llegamos había mucha ineficiencia productiva y eso afectaba directamente la competitividad de las empresas”, opinó el secretario de Simplificación.
Indicó también que “el gran cambio que estamos haciendo tiene que ver con la política regulatoria. Hasta ahora teníamos un Estado más regulador, intervencionista, y nosotros intentamos ser un Estados más facilitador”.

Según relató, la Secretaría de Simplificación Productiva “acompaña a la empresa en todo el ciclo de vida: desde cómo integrar una sociedad, a la habilitación municipal y a inscribirse en los registros provinciales y nacionales. Y cuando esa empresa quiere exportar, observar si tiene todos los papeles al día, ya que si una empresa no tiene los certificados aprobados, no podrá acceder a los mercados”, resumió Inchauspe.
También explicó que existe un “tablero de gestión” del Ministerio de Producción, para que las firmas y los ciudadanos puedan ver los tiempos de gestión del tipo de empresa en cada área, en http://simplificación.produccion.gob.ar/tablero, en la política de “gobierno abierto”.
Adelantó además que la posibilidad que existe en la actualidad de abrir una empresa en 24 horas, para el caso de las sociedades por acciones simplificadas (SAS), se extenderá a todos los tipos asociaciones.
“El gran beneficio es que uno hace su sociedad en un día, obtiene el CUIT en un día y también los libros contables societarios. Y el link que estamos cerrando ahora, que era la pata que nos faltaba, era la apertura de la cuenta bancaria”, señaló.

Por último, indicó que en Argentina el número de apertura de empresas se mantiene estanco, en alrededor de 60.000.”Nosotros necesitamos que aumente la tasa de natalidad de las empresas. En Argentina, con respecto a la región, tenemos los peores índices de creación de firmas por cada mil habitantes”, concluyó.
En efecto, un estudio de la Fundación Observatorio Pyme asegura que Argentina presenta una baja cantidad de empresas, adicionalmente nacen pocas, y esas pocas no siempre emergen en la formalidad.
En el país, según cifras a abril del año pasado, se computan 14 empresas cada 1.000 habitantes, mientras que en nuestro vecino Chile esa cifra asciende a 58. El mismo indicador mustra 66 para Corea del Sur y 88 para Australia.
Adicionalmente, la natalidad empresarial es sumamente baja: según el Banco Mundial, en Argentina se contabilizan 2.326 habitantes (de la población económicamente activa) por cada firma formal naciente, mientras que el promedio de América Latina da 505, Brasil 347, México 1.064 y Chile 125.