Home  >   Economía   >   Wilobank, el digital que tienta con pagar por el saldo diario de la caja de ahorro

Wilobank, el digital que tienta con pagar por el saldo diario de la caja de ahorro

Comenzó a operar hace tres meses y ya tiene 18 mil clientes, 1.600 de ellos cordobeses. El mayor atractivo -que se suma a la operatoria on line-, el 25% de interés anual por el dinero inmovilizado en la cuenta

Por Cecilia Pozzobon – cpozzobon@comercioyjusticia.info

Wilobank, banca 100% digital que es la nueva estrella de la Corporación América, de Eduardo Eurnekian, ha tentado a sus 18 mil clientes con el pago de un interés anual sobre los saldos diarios de una caja de ahorro.
De visita en Córdoba, Guillermo Francos, presidente de la entidad bancaria, le contó a Comercio y Justicia su reciente y corta historia.
“Si uno mira los extractos de las cajas de ahorro, los bancos tradicionales pagan un monto chico por el dinero que queda diariamente en la caja de ahorro de sus clientes. Nosotros buscamos diferenciarnos y empezamos ofreciendo el 20% anual por ese saldo diario. En este trimestre, llevamos esa tasa de interés a 25% anual”, relató.
Así, la primera banca digital argentina, que comenzó a operar a fines de junio pasado luego de un proceso de casi dos años, empezó a sumar clientes hasta llegar a los 18 mil con los que cuenta ahora, 1.600 de los cuales son cordobeses.
“Con esta opción, la gente toma el dinero de su cuenta sueldo del banco en el que le depositan y lo transfiere a Wilobank. Después, desde allí, va haciendo sus pagos habituales de impuestos, expensas, etcétera, y mientras tiene la plata sin usar nosotros le vamos pagando un interés, cosa que no hace ningún otro banco”, indicó.
A esa “tentación” inicial, Francos agrega que “hoy, hacerse cliente del banco no tiene ningún costo. La tarjeta de débito, de crédito y la caja de ahorro no tiene ningún costo. Es lo que oferce la banca digital en el mundo: servicios más eficientes, más rápidos, sin trámites burocráticos, colas, formularios, pero además, más baratos”.

Consultado respecto de la oferta de la entidad en materia de inversiones, Francos explicó que por el momento se concentra en plazos fijos y el interés por el saldo de la caja de ahorro. Sin embargo, adelantó que se está buscando un fondo común de inversión y una plataforma que le permita ofrecer también ese tipo de inversiones de manera 100% digital.
“Dimos el pintapié inicial y ahora viene todo el desarrollo de productos. También tenemos pensado ofrecer seguros y una tarjeta para todos aquellos que no calificaron para la tarjeta de crédito. Esta opción tendrá un límite bajo, que podrá ser recargado y le permitirá a la persona empezar a formar un historial crediticio”, explicó.
“Cuando creamos el banco dijimos que queríamos un banco más justo con el cliente. Eso quiere decir que los bancos tradicionales tienen un costo muy alto de funcionamiento que se debe a sus estructuras, a la cantidad de personal que tienen, que hacen que el spread -que es en definitiva lo que sostiene un banco- sea alto para los clientes, lo que encarece todo. Nuestra concepción es diferente, somos un banco low cost por lo que podemos ofrecer productos más baratos”, dijo.
Y detalló: “Iniciamos con una cesta de productos, caja de ahorro en pesos y en dólares, tarjeta de débito y, si la persona califica, una tarjeta de crédito con un monto determinado y un préstamo acorde a su calificación”.

Según la publicidad de los servicios que ofrece, la principal ventaja para operar con este banco es que el usuario no debe acercarse a una sucursal física para darse de alta como cliente. Cualquier persona mayor de 18 años con DNI y desde su smartphone o tablet puede ser cliente luego de descargar la aplicación que se encuentra en Google Play Store o App Store.
El tiempo estimado de apertura de un cuenta es de entre cinco y 10 minutos, lo que permite acceder a una caja de ahorro en pesos y dólares, y una tarjeta de débito Mastercard internacional.
A comienzos de la operación de la entidad, los fundadores de Wilobank estimaban que llegarían a sumar 50 mil clientes hacia fin de año. Ahora, en medio de la crisis económica y financiera, la expectativa se fue ajustando y, según refirió Francos, esperan llegar a entre 30 mil y 35 mil personas.