Home  >   Economía   >   “Un objetivo soñado es que todos los inversores del país tengamos inversiones pymes en nuestra cartera”

“Un objetivo soñado es que todos los inversores del país tengamos inversiones pymes en nuestra cartera”

El especialista hizo un balance de los sucedido en el mercado de capitales en 2019, sobre todo en lo referido al financiamiento pyme, y se refirió a los desafíos que enfrenta el sector tanto desde la demanda como de la oferta 

 

 

Por Cecilia Pozzobon cpozzobon@comercioyjusticia.info

 

Mayor cantidad de instrumentos financieros, un 2018 con muy buen desempeño en cuanto a volumen de financiamiento en el mercado de capitales, luego de un 2017 récord, pero un 2019 en el que cambió el panorama, aumentó la desconfianza, las tasas se elevaron, el riesgo país también. Pese a todo ello, las pequeñas y medianas empresas fueron las grandes protagonistas -en cuanto a cantidad de operaciones- del mercado durante el año pasado.

En diálogo con Comercio y Justicia, Fernando Luciani, director ejecutivo del Mercado Argentino de Valores (MAV) que se dedica a vincular a las pymes con la comunidad de inversores diseñando instrumentos y productos a medida, hizo un balance respecto del desempeño en 2019 y se refirió a los desafíos que enfrenta el sector tanto desde la demanda como de la oferta.

-¿Qué balance se puede hacer de 2019 en materia de financiamiento y de desempeño de las pymes en el mercado de capitales?

-Fue un año con muchísimos desafíos, con muchísimas complejidades propias del contexto económico que todos conocemos. Sin embargo, todo lo que fue financiamiento pyme tuvo un desarrollo importante, aún en un escenario de crisis. Se dio como la paradoja de que toda la economía está complicada, hay una baja en el consumo, la actividad está retraída y adicionalmente hay altas tasas de interés; pero pese a eso, hay un crecimiento importante en el volumen de operaciones -tal como informa MAV- que permitió al segmento pyme tener una continuidad operativa. Entonces, podemos decir que el principal logro de MAV en 2019 fue lograr sostener líneas de financiamiento pyme en este contexto. Y creo que esas empresas pyme lo pudieron aprovechar bien, pese a que la tasa no está en los niveles que a todo el mundo le gusta. Pero pensando en las tasas del mercado local, las del mercado de capitales fueron las mejores posibles.

-¿Cree que el desempeño tuvo que ver con el desarrollo y aparición de nuevos instrumentos?

-No, el desempeño fuerte vino de la mano del cheque de pago diferido y de la mano del Fondep que es un fondo público-privado que traccionó fuerte la demanda de estos instrumentos. Estas dos cuestiones son las que explican el crecimiento. Además, en épocas de efervescencia financiera, los nuevos productos no hacen el gran cambio, tienen un tiempo de maduración. Todo el 2019 se ordenó en torno al cheque. Los productos nuevos, como puede ser el caso de la factura de crédito electrónica, con la calma que se está comenzando a generarse en el mercado financiero y un poco con la baja de tasa, posiblemente pueda comenzar a tener un recorrido más rápido.

-Adentrándonos en el mercado de la factura de crédito, ha habido en estos días quienes mencionaron la necesidad de algunas mejoras en función de la cantidad de facturas negociadas que están pendientes de pago ¿qué opina al respecto?

-Si la factura ya está negociada, tiene una fecha de vencimiento y puede no estar paga. Pero la empresa pyme que la descontó ya se financió y ahí el que está siendo perjudicado es el inversor y eso es algo que obviamente hay que corregir. Es decir, la empresa tiene que empezar a tener una conducta de pago mucho más eficiente. Todo eso puede tener que ver con algunas empresas que genuinamente, debido a la crisis, no pueden pagar, o puede tener que ver con que no están del todo familiarizadas con el sistema. De cualquier modo, es algo que la empresa debe mejorar porque si el inversor se ve perjudicado no le va a comprar más, por lo que a la larga es ella la que se complica.

-¿Se va a hacer un scoring con todos esos datos?

-Sí, claro, estamos trabajando justamente en el scoring de las grandes empresas. En la página del MAV ya se puede ir viendo el comportamiento de pago de cada una y se va a ir ajustando por la tasa, es decir, la empresa que sea súper responsable y que paga a término tendría que tener una tasa de descuento menor. Eso se va a ir generando con el tiempo y con el mercado.

-¿Qué desafíos ve para este año en el mercado, más que nada en el mercado de las pymes?

-El desafío creo que pasa por que las pymes empiecen a abrazar con mayor pertenencia la idea del financiamiento. El desafío de las empresas pymes es que comiencen a tener la gestión financiera como una actividad normal de su día a día, porque yo creo que hoy por hoy la empresa pyme ve al financiamiento como un remedio a un problema, y la forma interesante de ver el financiamiento es como una herramienta para crecer. A medida que eso vaya pasando, las empresas se van a profesionalizar, con lo cual la gestión del financiamiento se va a profesionalizar. Eso es un gran desafío en cuanto a las pymes. Luego, en cuanto al contexto y al sector público, ahí creo que también hay mucho por hacer desde el lado de la demanda y de los incentivos. Es decir, si bien las pymes deben profesionalizarse y poner más productos a la venta, desde el sector público se debería incentivar a que los fondos públicos, los fondos comunes de inversión, y los grandes inversores incorporer la noción del financiamiento pyme a las carteras, es decir, que sea un tipo de activo que yo sí o sí tengo que tener en mi portafolio.¿Qué quiero decir?, que un objetivo soñado, si se quiere, es que todos los inversores del país tengamos un porcentaje de inversiones pymes en nuestra cartera, hasta que sea un riesgo libremente elegido.

 -Mientras tanto, ¿el Estado debe ir acompañando ése desarrollo? ¿Se podría hacer mediante beneficios fiscales?

-Esa es una buena línea de trabajo. El mercado pyme pide estímulos específicamente a la inversión en pyme. Porque sino se da algo que no es del todo bueno y es que la carga impositiva es la misma si se invierte en un bono del Estado, en una gran empresa o en una pyme y creo que de alguna manera habría que generar estímulos para la inversión en pymes, para que sea más rentable en definitiva, porque es un segmento que en general tiene mayor riesgo.

-¿Hay alguna línea de trabajo iniciada con el nuevo gobierno y sus funcionarios?

-En la práctica todavía no hemos establecido una agenda común, pero sí creo que los primeros pasos que ha ido dando el Gobierno han sido auspiciosos, han sido buenos, y con todos los funcionarios con los que hemos tenido reuniones mostraron que están predispuestos y abiertos a generar un canal de diálogo para desarrollar el mercado pyme. Creo que va a ser un buen año de trabajo para mejorar el andamiaje de financiamiento a las empresa pymes que ya está.

El financiamiento acumulado en el año 2019 ascendió a $325.943 millones, 71% superior al año anterior sin descontar el efecto de la inflación, según el último informe de la Comisión Nacional de Valores (CNV). Se destacaron “las subas en los montos negociados de cheques de pago diferido (+151%), en Obligaciones Negociables (+85%) y en Fondos Comunes de inversión Cerrados (+301%). En tanto, los pagarés avalados mostraron una suba de 42%, mientras que los Fideicomisos Financieros y acciones una caída nominal de 3% y 69%, respectivamente.

Un comentario

Los comentarios están cerrados.