Home  >   Economía   >   Tarifas: Quintana admitió que oirán propuesta “sensata” que no vulnere la baja del déficit

Tarifas: Quintana admitió que oirán propuesta “sensata” que no vulnere la baja del déficit

El vicejefe de Gabinete estuvo ayer en Córdoba y reconoció que el Gobierno aceptó abrir una instancia de diálogo. La condición fue que no se atente contra el objetivo del equilibrio fiscal. El bloque de la UCR se reunirá hoy con Marcos Peña y postulará que los incrementos se cobren en los períodos de menor consumo

Por Cecilia Pozzobon – cpozzobon@comercioyjusticia.info

El secretario de Coordinación Interministerial de la Nación, Mario Quintana, disertó ayer en el primer almuerzo de análisis de coyuntura económica de la Bolsa de Comercio de Córdoba (BCC) del año, y admitió que el Gobierno aceptó abrir una instancia de diálogo en el tema tarifario, aunque aclaró que escuchará “todo lo que tenga madurez y sensatez fiscal”.
“Habrá una presentación de una propuesta para la aplicación del aumento de las tarifas por parte de la Unión Cívica Radical (UCR). No la conozco, la escucharemos”, dijo en respuesta a la conulta de la prensa, y agregó: “Como Gobierno admitimos opiniones pero es ineludible que Argentina debe alcanzar el equilirio fiscal. No hay país que crezca con déficit. Así que escucharemos todo lo que tenga madurez y sensatez fiscal”.

Las declaraciones las hizo casi al mismo tiempo en que la diputada Elisa Carrió, socia del Gobierno, twiteaba: “Gracias a Dios se abre una instancia de negociación, motivo por el cual se posterga la sesión para la semana que viene, y es de resaltar la actitud del sr. Marcos Peña para lograr ello”.
Así hacía referencia también al fracaso de la sesión especial en la que ayer la oposición buscaba congelar las tarifas y retrotraer los valores de los servicios, que se cayó por falta de quórum pese a que el kirchnerismo y la izquierda contaban con la decisión de los bloques Argentina Federal y Frente Renovador para sumarse al debate.
No sin generarse polémica, la sesión se levantó luego de esperar infructuosamente poco más de una hora para reunir el quórum. Sólo le faltaba a la oposición un legislador.

Convocatoria a los socios
En tanto, en la tarde de ayer se conoció que Peña convocó para hoy a una reunión a los dirigentes de la UCR y la Coalición Cívica, con el fin de discutir el esquema de aumentos tarifarios. Así, el Gobierno se muestra dispuesto a discutir un tema que parecía estar cerrado a nuevos cuestionamientos.
Sobre el encuentro, en tanto, Mario Negri, diputado de la UCR, indicó ayer que lo único que puede adelantar del planteo “es que busca trabajar sobre el costo de las tarifas para que la estacionalidad no genere picos en el pago de las facturas”.
Consultado sobre estas idas y vueltas que, a la luz de la opinión pública, parecen desencuentros dentro del mismo equipo de Cambiemos, Quintana aseguró ayer que el Gobierno explicó claramente a los socios políticos cuál iba a ser la política tarifaria que se aplicaría para eliminar los subsidios.

“Se explicó a los socios y se explicó en las audiencias públicas”, dijo, y agregó: “Respecto de las expresiones de Carrió (que le había reclamado informes al jefe de Gabinete sobre el tema), no nos debe sorprender que tengamos matices. Ayer hablé con ‘Lilita’ y su preocupación respecto de cómo afecta la suba en los sectores bajos es enriquecedora. En un espacio de diálogo como el nuestro, creo que la diversidad de opiniones hay que celebrarla”. En otra instancia de su alocución, dijo que forma parte de un gobierno al que “no le cuesta admitir que se equivoca. Acá no hay un equipo de iluminados que bajó de Marte. Hay un presidente con una gran voluntad y capacidad de manejo de un equipo que ‘deja todo en la cancha”.

El plan del Gobierno
El motivo de la exposición de Quintana ayer en la BCC era el proyecto que está llevando adelante este gobierno.
Según refirió, hay tres objetivos principales. El primero, el “fortalecimiento institucional, que se basa en cuatro ejes: no mentir, no robar, lograr más y mejor República con un Poder Judicial independiente y, finalmente, lograr más y mejor federalismo”, indicó.
“El segundo objetivo es el del ordenamiento macroeconómico con gradualismo. Es la primera vez, en muchas décadas, que tenemos un presidente ingeniero y empresario. Es algo que no podemos desaprovechar”, dijo ante un auditorio constituido por empresarios.
Sin embargo, admitió que recuperar las décadas perdidas en materia de negocios y productividad en relación con el producto bruto interno (PBI) “nos va a llevar tiempo. Implica que debe haber un plan para todos, no para pocos. Esto es clave para nosotros, por eso siempre ponemos primero, en cada asignación presupuesaria, el cuidado y la defensa de los que menos tienen”.

Dentro del objetivo de ordenamiento macroeconómico dijo que se encuentra el proceso “desinflacionario”. “Los países que lograron controlar y bajar la inflación siguieron procesos similaes al nuestro”, aseguró.
Sin embargo, reconoció que a esa meta se le cruzó “un sistema de precios distorsionados que buscaba acabar con las empresas”.
Y agregó: “Había varios tipos de cambio, precios susidiados en el caso de las tarifas, y otros. Sabemos que parte de la inflación fue generada por nosotros mismos. Lo bueno es que los cuatro motores de la inflación se están apagando”.
Según refirió, el primer motor es la actualización de las tarifas, sobre el cual dijo que “los aumentos ya se acaban”. El segundo es la emisión monetaria, que aseguró está bajando. El tercero es el tipo de cambio, del que dijo que, siendo flexible, no presenta inconvenientes. Finalmente, el cuarto es la inercia inflacionaria: “Allí estamos logrando definir los acuerdos salariales en función de la inflación futura y no la pasada”, dijo como un logro, y admitió: “No sé si la inflación este año será de 15%, ése es un objetivo, seguramente será cinco puntos más baja que la del año pasado”. Sobre el tema y consultado por uno de los asistentes al almuerzo, Quintana reconoció que “hubo un error en el planteo original de metas. La salida del ‘cepo’ y el sinceramito del tipo de cambio hacían preveer una inflación no menor a 35%”.

Sin embargo y tratando de ser optimista, aseguró que este año se va a crecer, aunque la sequía va a afectar el PBI, y el año que viene se va a crecer más que éste “porque hay una dinámica de oferta de sectores que están mejor y están generando empleo”.
“Lo bueno es que esta dinámica de crecimieto no depende de ningún plan colgado con alambre”, graficó irónicamente.
Finalmente y para cerrar con el planteo de los tres grandes objetivos del Gobierno, nombró que buscan modernizar el Estado y generar una gran revolución de las empresas públicas. “Aerolíneas Argentinas es un ejemplo”, dijo al referirse a la baja del déficit de la línea de bandera.
“Éstos son los tres gandes objetivos que hacen al cambio. Todo eso hace al cuidado de los argentinos en tres pilares: el ingreso (no lo rompimos como decía la oposición), la calidad de los bienes públicos (agua, calles, salud…) y la esperanza en la movilidad social basada en la educación”, concluyó.