Home  >   Economía   >   Tarifas: cepo hasta junio apenas incide en Ecogas y sólo en parte en EPEC

Tarifas: cepo hasta junio apenas incide en Ecogas y sólo en parte en EPEC

El jefe de Gabinete, Santiago Cafiero, confirmó que en el segundo semestre retornarán los aumentos. En Córdoba, la medida rige únicamente para el gas. En el caso de la electricidad, solamente para el valor de la energía mayorista. EPEC puede aplicar un nuevo aumento en 45 días. Agua y peajes, sin freno. Transporte, sin cambios hasta abril

La decisión del Gobierno nacional de descongelar las tarifas de servicios públicos dispuesta oportunamente en el marco de la emergencia económica hasta junio inclusive y que, según confirmaron ayer, no se extenderá en el tiempo, sólo rige de manera parcial en Córdoba.

De hecho, el 5 de marzo próximo, habrá una audiencia pública para debatir un pedido de aumento en el valor de los peajes de la Red de Accesos a Córdoba (RAC) y desde abril, EPEC está en condiciones de aplicar una nueva suba trimestral en el Valor Agregado de Distribución (VAD).

Respecto al transporte urbano e interurbano, los acuerdos alcanzados días atrás con el Gobierno nacional para aportar subsidios que, junto a los que ya gira el Gobierno de Córdoba, permitieron cubrir los mayores costos y desactivar los conflictos latentes, sólo regirán hasta el 30 de abril próximo.

Igual con la tarifa de Aguas Cordobesas cuya lógica se maneja con un contrato local, sin incidencia de la Nación.

En todo caso, el único servicio público que está plenamente alcanzado por el cepo nacional a las tarifas es el del gas. Concretamente, Ecogas no aplicará aumentos producto del congelamiento en el valor del gas, del transporte y la distribución del insumo. La última suba tarifaria se aplicó en abril en tres tramos y fue de 24,5 por ciento promedio.

Desde entonces no hubo nuevos ajustes. 

Ayer, el jefe de Gabinete, Santiago Cafiero, afirmó que en junio, cuando se termine de estudiar el nuevo cuadro tarifario, “probablemente” haya aumentos del valor de los servicios públicos, aunque aclaró que “será sobre los sectores que lo puedan soportar”.

Cafiero se refirió a las tarifas públicas al explicar que “en la Ley de Responsabilidad Social y Reactivación Productiva en el marco de la emergencia, lo que se previó es que durante 180 días se realizará una revisión, un estudio del nuevo cuadro tarifario”.

En ese sentido, el jefe de Gabinete aclaró que con esa norma “se suspendieron los aumentos de las tarifas desde diciembre hasta junio de este año, pero no es un congelamiento”. 

“Lo que se está haciendo es un estudio de un nuevo cuadro tarifario que seguirá sosteniendo la tarifa social”, agregó el funcionario. 

Al ser consultado sobre si después de junio habrá un aumento de las tarifas públicas, Cafiero aseveró: “Probablemente sí, pero será sobre los sectores que lo puedan soportar porque nosotros hemos cambiado las prioridades de gestión”.

Pero esa medida nunca rigió plenamente en Córdoba. De hecho, los datos del Índice de Precios al Consumidor (IPC) dejaron claramente expuesta esa situación. Mientras el IPC del Gran Buenos Aires subió 1,9 por ciento en enero, en Córdoba trepó 3,92 por ciento. La diferencia se sustentó en la evolución de los servicios. Mientras que en el país escalaron sólo 0,6 por ciento, a nivel local, el rubro Propiedades, combustible, agua y electricidad aumentó 5,45 por ciento.

Las subas en Córdoba

Por lo pronto, en Córdoba ya hubo incrementos en las tarifas de agua y electricidad desde el primero de enero pasado.

En el caso de Aguas Cordobesas, el alza desde el inicio del año fue de 14,12 por ciento más otro nueve por ciento destinado al Fondo de Infraestructura para el Suministro de Agua Potable (Fisap).

Ese contrato se rige por una lógica propia, a nivel local, que no está alcanzada por el congelamiento que sí abarca a Aysa en el Gran Buenos Aires.

En cuanto a EPEC, también desde enero hubo un alza de 7,87 por ciento producto de la suba trimestral de costos del trimestre anterior.

Se trata de un aumento del VAD que debería volver a activarse en abril, con los costos del primer trimestre.

Con todo, no está plenamente confirmado que esa suba vaya a regir. En todo caso, tallará una decisión política del gobernador Juan Schiaretti para que ese incremento eventualmente quede suspendido, tal como ocurrió a principios del año pasado cuando el gobierno de Mauricio Macri también apuntó a un congelamiento de tarifas.

Sí está vigente hasta junio inclusive el freno al incremento del valor de la energía mayorista. Esa decisión impacta en la factura final aunque sólo en la parte que incide, cerca del 50 por ciento.

En tanto, está pendiente un incremento en la tarifa de los peajes de la RAC a cargo de Caminos de las Sierras. La sociedad con capitales públicos de la Provincia, presentó días atrás un pedido de aumento en dos tramos que para la mayoría de los valores implica un alza final de 33 por ciento.

La solicitud es para Ruta 20, Ruta 5, Bouwer, la autopista Córdoba-Pilar, Ruta 19, Ruta E-53 y Ruta 9 Norte. De acuerdo a la previsión de la firma, en abril la idea es pasar a cobrar 70 pesos en esas cabinas. En una segunda etapa, desde agosto, los valores pasarán a 80 pesos.

Las subas se debatirán en audiencia pública el 27 de febrero próximo, según confirmó el Ersep.

Por lo demás, en materia de transporte tanto urbano como interurbano, en principio las tarifas se mantendrán sin cambios hasta el 30 de abril próximo.

Esos valores que las empresas pretendían subir en diferente porcentaje ya desde principios de año, quedaron por ahora sin movimiento luego que el Gobierno nacional acordara con las provincias girar recursos para cubrir los mayores costos, al menos hasta el 30 de abril próximo.

En ese marco, con fondos nacionales pero también con subsidio de la Provincia, el precio del boleto urbano en la ciudad de Córdoba y del transporte interurbano, seguirán sin variantes. No obstante, el ministro de Transporte, Mario Meoni, aclaró que desde mayo próximo habrá una revisión de las tarifas del sistema en todo el país aunque considerando nuevos criterios a los vigentes. Por ejemplo, se apuntará a subsidiar la demanda y no a las empresas en general, como ocurría hasta ahora.

Así, es muy probable que, terminado el esquema de cepo a la tarifa en abril pero también con un nuevo incremento de salarios a partir de la paritaria de UTA, es muy probable que haya un ajuste en el precio del boleto desde entonces. No obstante, el tenor de ese incremento aún es una incógnita.