Home  >   Economía   >   Smata acordó 52,9% en 2019, mantiene la cláusula gatillo y desafía la estrategia oficial

Smata acordó 52,9% en 2019, mantiene la cláusula gatillo y desafía la estrategia oficial

El gremio de los mecánicos empardó la inflación y apunta a sostener un esquema de indexación en esa línea, tal como mantiene desde hace años. Eludirá así la sugerencia de aplicar sumas fijas, al menos en esta primera etapa del año. Se suma a Camioneros que ya había logrado 26,5% para el semestre

El Sindicato de Mecánicos y Afines del Transporte Automotor (Smata) cerró 2019 con un incremento salarial de 52,91 por ciento, menos de un punto porcentual por debajo de la inflación minorista registrada el año pasado que alcanzó 53,8 por ciento.

En ese marco, fuentes gremiales confirmaron a Comercio y Justicia que el esquema de mejora por inflación se mantendrá este año, con revisiones trimestrales, tal como ocurre desde hace años.

De esta forma, Smata se sumó a Camioneros y desafió la sugerencia del Gobierno nacional de avanzar con la aplicación de sumas fijas en una primera instancia como forma de morigerar la puja salarial al menos para el primer semestre y hasta tanto se logre aplacar la dinámica inflacionaria.

En rigor, las subas porcentuales no son literalmente contrarias a la estrategia oficial, en tanto y en cuanto no disparen incrementos muy por encima de los sugeridos por el Gobierno.

En las últimas horas, el Ministerio de Trabajo de la Nación publicó un documento según el cual los aumentos de suma fija dispuestos por decreto de 4.000 mil pesos en dos tramos, “incrementarán sensiblemente los salarios”.

En esa línea, el informe señala que, “en particular, los efectos serán importantes entre las y los trabajadores registrados de salarios bajos, muchos de los cuales, como resultado de la implementación de la política lograrán una restitución de la totalidad del poder adquisitivo perdido durante 2019 (planteando como escenario la inflación esperada por el mercado).  Para el total del empleo registrado analizado, la suma fija junto con los acuerdos paritarios, impulsarán un aumento salarial del 9,4 por ciento para el primer trimestre de 2020 (en relación a diciembre de 2019). Se estima que la medida por sí sola (sin contar con los aumentos pendientes de las paritarias) incrementará el salario medio en un 5,5 por ciento”.

Como fuere, el convenio de Smata y los salarios que perciben sus trabajadores, se ubica por encima de la media del empleo privado registrado.

En ese marco, los aumentos de suma fija dispuestos por decreto, serán absorvidos por la paritaria de esa actividad.

El incremento obtenido por Smata y acordado con la Asociación de Fabricantes de Automotores (Adefa) se completó en 2019 con un alza de 11,55 por ciento correspondiente al tercer trimestre y que se cobró ya este año.

La mejora trimestral que percibe el gremio de los mecánicos y que se aplica desde hace años, se concreta en una actividad que particularmente en el último año sufrió de manera drástica el rigor de la crisis económica.

Los datos de patentamientos en el mercado interno fueron negativos en 2019 y también en enero último. Sin embargo, la producción automotriz arrojó números positivos en enero luego de un 2019 en baja.

En ese marco, la mejora que se percibe para este año se asienta en una base de comparación muy baja de 2019. De hecho, Renault o Fiat, por citar a las dos terminales cordobesas, prevén producir poco más de 50 mil unidades anuales este año, muy por encima de los números del año pasado pero lejos del promedio de 100 mil autos producidos en promedio previo a la crisis desatada a principios de 2018.

Respecto a los aumentos salariales, las subas porcentuales y atadas a la inflación que seguirá negociando Smata, buscará ser replicada por otros gremios pese a la sugerencia oficial y luego de perder poder adquisitivo en los últimos años.

En el caso de Smata, se trata de un gremio cercano a las políticas del presidente Alberto Fernández, a diferencia de los Camioneros de Hugo Moyano, siempre díscolos y con posiciones propias más allá del Gobierno de turno.

Estatales cordobeses

En ese contexto, la puja salarial tendrá a los estatales cordobeses pugnando por sostener subas por inflación. 

Es el caso de los empleados públicos de la Provincia de Córdoba. Tanto el SEP como la UEPC apuntan a sostener la aplicación de la cláusula gatillo también para 2020.

El año pasado, ese esquema se instrumento hasta septiembre, cuando, producto de la caída de la recaudación, quedó suspendido y se completó con sumas fijas y algún porcentaje complementario que, sin embargo, no logró emparejar la inflación al cierre del año.

Los gremios esperan comenzar esta misma semana la discusión salarial 2020 que incluirá pasar a remunerativos los montos en negro acordados para el cierre del año.

Por ahora no hubo llamado oficial a negociar. Sin embargo, la paritaria venció el 31 de enero por lo que sería inminente el reinicio de la discusión.

En la misma línea, el gremio de los municipales de Córdoba (Suoem) ya discute cómo sigue el esquema salarial para este año. En este caso, el acuerdo de aplicación de cláusula gatillo bimestral y luego mensual, venció en enero. Desde la Municipalidad de Córdoba ya anticiparon que ese mecanismo de indexación no se aplicará tal como se venía instrumentando.

En ambos casos, tanto Juan Schiaretti como Martín Llaryora, aducen fuerte caída de la recaudación para revisar las políticas salariales con los estatales.

En todo caso, los dos frentes deberían resolverse antes de fin de mes, cuando tanto los provinciales como los municipales deban cobrar sus sueldos con el nuevo esquema que terminen acordando con ambas administraciones.