Home  >   Economía   >   Senado dio media sanción al proyecto que prohíbe los despidos por 180 días

Senado dio media sanción al proyecto que prohíbe los despidos por 180 días

Con el apoyo de los legisladores opositores, la propuesta del FpV fue girada a Diputados, donde se estima será convertida en ley sin mayores dificultades.

Con 49 votos a favor y 15 en contra, la Cámara de Senadores dio media sanción anoche al proyecto de ley de emergencia ocupacional, llamado “antidespidos”, que ahora será girado a la Cámara de Diputados, donde se prevé será convertido en ley sin mayores dificultades debido al número de legisladores de la oposición.

El proyecto que impulsó el Frente para la Victoria (FpV), con el apoyo del peronismo disidente y de la centroizquierda, prohíbe los despidos y las suspensiones por un lapso de 180 días (ver texto completo aquí).

La iniciativa también le ofrece al empleado, al ser despedido, la posibilidad de ser reincorporado o de elegir que se le pague la doble indemnización.

Asimismo, quedan exceptuadas de las exigencias las empresas que tomen personal después de la sanción definitiva.

Un proyecto similar se estudia en la Cámara de Diputados, aunque con características “más duras”, ya que prevé la extensión de la “emergencia” hasta fin de año y exige la reincorporación de los trabajadores de modo retroactivo.

En el debate
El presidente de la Comisión de Trabajo de la Cámara Alta, Daniel Lovera, abrió el debate -cerca de las 16 de ayer- argumentando que la intención de la ley es preservar los empleos durante un tiempo limitado, esperando que cambien las condiciones socioeconómicas del país.

“Es hora de que entre todos empecemos a saldar las deudas sociales que tiene el país. Éste es un proyecto realista y responsable. Garanticemos la paz social y después no tenemos problemas en votar las leyes necesarias para fortalecer a los empresarios”, alentó.

Finalmente, aclaró: “Ésta no es una ley contra el gobierno” de Mauricio Macri, quien había sugerido que la vetará. Por el contrario, el presidente Provisional del Senado y representante de PRO, Federico Pinedo, cuestionó la propuesta y dijo: “No sirve para recibir inversiones cambiar todo el tiempo las reglas. Lo que hay que hacer es crear condiciones de empleabilidad. No es que tengamos diferencias en cuanto a los objetivos. Lo que queremos es que la mayor cantidad posible de argentinos tengan trabajo”, dijo.

Pinedo también aseveró que “el índice de trabajadores registrados entre diciembre y ahora tuvo un pequeñísimo aumento”; y, según él, “desde septiembre a diciembre del año pasado se produjo una gran destrucción” porque “el gobierno anterior dejó de pagar las obras públicas”.

El representante del Movimiento Popular Neuquino, Guillermo Pereyra – quien es a su vez secretario General del sindicato de petroleros privados del norte de la Patagonia-, dijo: “Con esta ley venimos a acompañar al gobierno, no a ponerle trabas”. Y conjeturó: “De no aprobarla, comenzaremos a entrar en un conflicto que nada bien le hace al país”.

El radical Luis Naidenoff acusó al sindicalismo de “haber recuperado la memoria después de 12 años”, y reclamó que “no pretendan que un gobierno, en cuatro meses, solucione un desaguisado de ocho años”.

La rionegrina Magdalena Odarda, de la Coalición Cívica-ARI (aliada del Gobierno), en tanto, reclamó cambios en el proyecto para que sea retroactivo al 1 de enero, que se contemple la reducción de la jornada laboral y que se invite a las provincias a adherirse a la ley.

El salteño Rodolfo Urtubey, en conjunto con el chaqueño Eduardo Aguilar, ambos del FpV, y el peronista disidente Roberto Basualdo, se mostraron de acuerdo con el proyecto aunque pidieron que sean exceptuados los despidos de las micro, pequeñas y medianas empresas.

Grandes en contra, pymes a favor

– Cámaras que reúnen grandes empresas del agro, los servicios, el comercio y las finanzas coincidieron ayer en que el proyecto de ley antidespidos “desestimula la concreción de inversiones y la generación de empleos”.

– En tanto, las entidades pymes respaldaron la iniciativa y manifestaron su rechazo a la “precarización laboral”. Así lo hizo la Central de Entidades Empresarias Nacionales (CEEN), que apoyó la iniciativa impulsada por las organizaciones laborales y la oposición.