Home  >   Economía   >   “Se viene una prolongada recesión y una nueva crisis de gobernabilidad”

“Se viene una prolongada recesión y una nueva crisis de gobernabilidad”

El economista indica que la pretensión del Gobierno es un modelo con salarios bajos. Asegura que Argentina va camino a una depresión que requerirá medidas políticas más que económicas.

Jorge Beinstein es Doctor de Estado en Ciencias Económicas por la Universidad de Franche Comté – Besançon, Francia, es profesor Emérito de la Universidad Nacional de La Plata y durante los últimos 40 años se ha especializado en Prospectiva, es decir, en pronósticos científicos macroeconómicos (actualmente es el director del Centro Internacional de Información Estratégica y Prospectiva de la Universidad Nacional de La Plata).

Invitado por el Ateneo Rodolfo Walsh, espacio intersectorial, de promoción y movilización cultural orientado al estudio de la Historia Nacional y Latinoamericana, estuvo en Córdoba disertando sobre “La crisis argentina: antecedentes y escenarios futuros”. En diálogo con Comercio y Justicia, trazó un durísimo panorama para lo que resta de la gestión.

-¿Cómo analiza la coyuntura?
-Estamos en recesión, eso en primer término, o sea que se está achicando la economía argentina y el Producto Bruto Interno. Eso es una realidad objetiva que el propio Gobierno está admitiendo. Es decir, están cayendo el consumo y los salarios reales producto de las medidas que se tomaron: devaluación, reducción o quita de retenciones y subsidios. Esto va a una recesión prolongada y en términos clínicos, los economistas suelen decir que cuando la recesión es prolongada se entra en depresión. Y con este Gobierno no se va a salir de la depresión porque se necesitaría un fuerte impulso al mercado interno, es decir, al consumo de la mayoría de la población. Lo que nos está prometiendo este Gobierno con estos primeros cuatro meses es recesión y más recesión.

-¿No cree que de la recesión se pueda salir cuando en el segundo semestre se mejoren los salarios, vía paritarias, y se reactive el consumo?
-Claro. Si se mejora el consumo salimos de la recesión pero para eso hay que tener otra política económica, no la actual que es de reducción de salarios y jubilaciones reales y concentración de ingresos. Ojalá que las paritarias salgan los mejor posible pero la política del Gobierno es que si va a tener que ceder en las paritarias (supongamos que las empresas le tienen que dar a sus trabajadores aumentos de 30 ó 35%), los grupos económicos que están fijando todo esto van a impulsar después de las paritarias una nueva devaluación, que va a acentuar la inflación y que va a llevar a un nuevo deterioro del salario real. El ministro de Trabajo, Jorge Triaca ha dicho de una manera explícita que los salarios en dólares son demasiado altos en Argentina, o sea que el gran esfuerzo que está haciendo el Gobierno es para bajar los salarios reales. Con todo esto, yo creo que el problema aquí no es económico sino político. La intención del Gobierno es reducir la demanda para generar una concentración de ingresos por distintas vías: la devaluación, las altas tasas de interés, entre otras que son medidas recesivas muy perjudiciales para la mayoría de la población.

-Pero eso va en contra de lo que pregona el Gobierno respecto de que quiere pobreza cero, ¿o no?
-La pobreza está aumentando. Se refleja incluso en el índice que tradicionalmente tomaba (Mauricio) Macri como referencia (el de la Universidad Católica Argentina). Allí se observa que la cifra de pobres se ha incrementado exponencialmente en los últimos meses, y también el número de indigentes, lo que es más grave.

-¿Y si funcionara la previsión de que comienza a desacelerarse la inflación en los próximos meses?
-Pasa que van a lograr desacelerar la inflación con base en la brutal retracción del consumo, y eso es terrible. Ha trascendido que están pensando en un modelo económico con salarios como los de India.

-Como especialista en prospectiva y diagnósticos económicos y sociales, ¿qué se viene a largo plazo si todo sigue tal y como está?
-Se vienen dos cosas; en primer lugar una prolongada recesión con una disgregación del tejido económico que demandará pasar de la economía a la política y, en segundo lugar, una nueva crisis de gobernabilidad. Esta gente sabe eso, pero como los intereses de ellos no son de largo plazo sino de corto, algunos ya los están logrando y son que los grandes grupos concentrados de agroexportadores y los grandes grupos financieros ganen dinero como nunca antes.

-Cuando usted menciona crisis de gobernabilidad ¿hace referencia a otra salida en helicóptero?
-Puede ser, o algo mucho peor. Es trágico y terrible lo que ha pasado en Argentina por dos cosas, no solamente por el sesgo que ha tenido esto del giro a la derecha sino porque esta gente se está comportando como si hubiera sacado 90% de los votos, porque se comportan como totalitarios.

-Algunas encuestas hacen referencia a un considerable porcentaje de imagen positiva aún...
-Pero en las encuestas de gestión ya hay cifras que muestran que la mayoría cree que la gestión es mala. Y la imagen de Macri está cayendo respecto de meses anteriores.

-¿Qué debería hacerse para que lo que usted augura no suceda?
-Habría que dar marcha atrás en la devaluación y en la suba de las tasas de interés, entre otras decisiones.