Home  >   Economía   >   Se suscribió el fondo de inversión cerrado más grande del mercado argentino

Se suscribió el fondo de inversión cerrado más grande del mercado argentino

DESARROLLO INMOBILIARIO. El fondo se destinará a la construcción de departamentos.

La CNV aprobó el instrumento que estará destinado al desarrollo de proyectos inmobiliarios con fin residencial. El FCI recaudó 4.000 millones de pesos y tendrá una duración de 10 años

La Comisión Nacional de Valores (CNV) aprobó el fondo común de inversión (FCI) cerrado más grande colocado en el mercado de capitales argentino, luego de que el Gobierno implementó el “sinceramiento fiscal”.
Se trata de un fondo cerrado de inversión inmobiliaria por un monto total de 4.000 millones de pesos, que suscribió con éxito una compañía de servicios financieros, luego de un período de adecuación del producto a los requisitos solicitados por la CNV.
El Fondo Común de Inversión Cerrado Inmobiliario será administrado por Allaria Fondos y la entidad depositaria será el Banco de Valores, empresas reconocidas en la administración y custodia de fondos de real estate.
El objeto de inversión será el desarrollo de proyectos inmobiliarios con destino residencial en todo el país, bajo el asesoramiento y realización de la desarrolladora Miyagi SA, con experiencia en emprendimientos de media y alta gama en la ciudad de Buenos Aires, según se informó mediante de un comunicado conjunto.

“Este nuevo vehículo de inversión tendrá una duración de 10 años y sus cuotapartes cuentan con listado en BYMA (Bolsas Y Mercados Argentinos SA), lográndose así un nuevo hito en la consolidación de la unión entre el mercado inmobiliario, el desarrollo de viviendas y el Mercado de Capitales argentino”, aseguró Alejandro Furst, presidente de la desarrolladora Miyagi.
“Estamos muy contentos, ya que el mercado ha confiado en nosotros y logramos ofertas por la totalidad del monto que estimábamos recaudar”, destacó Furst.
“En la actualidad tenemos firmada una carta de intención con terrenos en Pilar, donde estamos planeado desarrollar más de 70.000 m2 de departamentos destinados a clase media-alta, complementado con un pequeño centro comercial de escala barrial que le brindará servicios al conjunto. Por otro lado, estamos negociando terrenos en Cañitas, donde pensamos construir unos 9.000 m2 destinados al mercado premium”, agregó.
Vale destacar que el fondo cerrado de inversión inmobiliaria se pudo concretar luego de la promulgación de la ley 27440 de financiamiento productivo, que introdujo reformas a la Ley de Mercado de Capitales N° 26831, que tiene como fin lograr un encuadre normativo moderno que contribuya al desarrollo de la economía del país.

“Esperamos que sea el inicio de una nueva etapa en la industria de fondos comunes de inversión cerrados y poder replicar prontamente este vehículo”, expresó -por su parte- Néstor De Cesare, presidente de Allaria Ledesma Fondos Administrados.
Nominado en pesos, el fondo emitirá un solo tipo de cuotaparte, que tendrá como destinatarios inversores individuales calificados, institucionales locales y del exterior.

Actividad de los fondos comunes
El sector de los FCI se vio afectado desde mediados del año pasado por la salida masiva de capitales, coincidente con la devaluación de la moneda, que no sólo dejó sus efectos en términos patrimoniales sino que también introdujo fuertes cambios en la estructura de este tipo de instrumentos. A principios del año pasado, el patrimonio total ascendía a $524.600 millones, cifra que se fue incrementando en forma sostenida hasta abril, cuando superó $670.000 millones. Con el inicio de la corrida cambiaria y la alternativa de inversión en Lebac, el monto se redujo en forma sustancial: en la actualidad ronda $572.000 millones, según los últimos datos disponibles.
Sin embargo, los FCI, y específicamente la inversión en ladrillos, fue recomponiéndose paulatinamente.
“Parece que el mercado ya asimiló la devaluación” y se dispone ahora a retornar al mercado inmobiliario con ganancias en dólares, analizan algunos referentes del mercado de inmuebles. La ley de sinceramiento fiscal abrió al mundo del inversor la opción de los fondos comunes cerrados inmobiliarios, los que “contribuyen al desarrollo de la economía real”, agregó.

Beneficios fiscales
Eximen del impuesto al cheque a fondos y fideicomisos que financien a pymes

El Gobierno nacional eximió del impuesto a los Créditos y Débitos Bancarios(al cheque) a las cuentas utilizadas por fondos comunes de inversión cerrados y fideicomisos financieros que financien a micro, pequeñas y medianas empresas (mipymes) argentinas.
Lo hizo mediante el decreto 117/2019 publicado el viernes en el Boletín Oficial, en el que se destacó que resultaba “oportuno” otorgar “determinados beneficios fiscales” a los créditos y débitos en cuentas utilizadas por fondos comunes de inversión cerrados que tengan por objeto financiar a las mipymes.
Además, en el decreto se destacó que la utilización de la figura del fideicomiso financiero ha demostrado ser una herramienta idónea para la obtención de financiamiento por empresas comercializadoras o productoras de bienes y servicios, lo cual se consideró que ha coadyuvado al “mantenimiento y crecimiento del consumo de la población” e incentivado la producción de bienes y servicios.
“Por ello y a fin de fomentar vehículos de captación del ahorro colectivo del público inversor, es procedente ampliar la dispensa del tributo aplicable a cuentas empleadas por fondos comunes de inversión cerrados y fideicomisos financieros”, se puntualizó en el decreto.
Finalmente, se afirmó que la medida apunta a la promoción del acceso al mercado de capitales de las mipymes como principio fundamental de su desarrollo.

Fondos comunes

Se constituye un fondo común de inversión (FCI) cuando un grupo de personas con similares objetivos de inversión aporta su dinero para que un profesional lo administre.

Existen FCI abiertos y cerrados. Los abiertos no tienen un límite de capitalización. Por el contrario, los fondos cerrados tienen una cantidad fija de cuotapartes que no se modifica durante la vigencia del fondo. El inversor que desee desprenderse debe vender su cuotaparte en el mercado.