Home  >   Economía   >   Preocupado por la inflación, el BCRA sigue “atento a los agregados monetarios”

Preocupado por la inflación, el BCRA sigue “atento a los agregados monetarios”

Sus comunicados serán mensuales y se publicarán los resultados de la votación de los miembros del Consejo. La tasa de referencia se sostiene en 40% y se ratificó la intención de desarmar la estructura de Lebac

En un nuevo comunicado sobre política monetaria, el Banco Central de la República Argentina (BCRA) informó modificaciones en la toma de decisiones en este aspecto y el seguimiento “atento” que realizará sobre los agregados monetarios, con la intención de complementar el esquema de metas de inflación y con el objetivo de cumplir los objetivos fijados para 2019, en el marco del acuerdo con el Fondo Monetario Internacional (FMI).
En tanto, aunque la máxima autoridad monetaria reconoció que continúa en la línea de desarmar las tenencias en Lebac, la tasa de referencia todavía se sostiene en 40%.
Entre las principales reformas, se estableció que -de ahora en más- los comunicados de política monetaria se emitirán mensualmente, siendo la próxima publicación el 7 de agosto. En tanto, el Consejo de Política Monetaria se convertirá en un órgano resolutivo y se publicará en cada comunicado el resultado de los miembros de la votación.

“Esta disposición manifiesta el entendimiento de que las decisiones de política monetaria deben reflejar cierta persistencia consistente con una perspectiva precisa sobre de las tendencias de la inflación para los meses siguientes”. explicó sobre este punto el BCRA. Por otro lado, se precisó que “se considera que, en la transición hasta alcanzar tasas de inflación de un dígito, el esquema de metas de inflación con la tasa de interés como único instrumento de política monetaria debe ser complementado por un seguimiento más atento a los agregados monetarios” y se agregó que, “en este contexto, se decidió aumentar los encajes legales en dos oportunidades desde el 18 de junio del presente año” y que “es la intención de las nuevas autoridades ir reduciendo paulatinamente el stock de Lebac sin incrementar el circulante, de manera de ganar mayor control sobre la liquidez en un sentido amplio”.

Escenario
La decisión de sostener la tasa en 40%, según detalló el BCRA, acontece en un escenario complejo donde persiste la preocupación por la inflación -debida principalmente a la presión cambiaria sobre los precios minoristas- y la desaceleración del crecimiento económico.
En este sentido, se espera que los datos oficiales sobre el costo de vida del mes de junio muestren un incremento elevado respecto de mayo pasado, aunque de manera optimista la entidad monetaria estima que durante julio el aumento podría ser menor.

Por otro lado, respecto de la economía, el BCRA precisó el impacto que tuvo en la actividad la sequía, que afectó principalmente al sector agropecuario, y señala también la incidencia que tiene en el país el endurecimiento de las condiciones crediticias. “En el tercer trimestre se espera que la normalización de los mercados financieros y la recuperación de la producción agrícola irán contribuyendo gradualmente a una mayor actividad económica, pero la experiencia reciente sugiere que la misma puede tardar algunos meses más en recuperar su anterior vigor”, explicitó el organismo en su comunicado y agregó que “se estima que el crecimiento del PBI se desacelere en 2018, antes de retomar tasas superiores en 2019”.
Por otro lado, en términos positivos y de acuerdo con los objetivos del Gobierno nacional, “la recaudación fiscal de junio tuvo un incremento elevado a pesar de la desaceleración del nivel de actividad, ratificando la perspectiva de cumplimiento de la meta fiscal que reduciría el déficit primario de 3,8% del PBI el año pasado a 2,7% este año, y 1,3% en 2019”, se indicó.
En esta coyuntura, la autoridad monetaria reconoció la “presencia de riesgos de mayor inflación a la esperada” debido al traspaso a los precios del alza del dólar, aunque “entiende que la confirmación del sendero decreciente del gasto público, sumado al compromiso asumido por el BCRA de no financiar más al Tesoro y los esfuerzos que se están llevando a cabo para reducir el exceso de liquidez del sistema, debieran comenzar a colaborar en la contención inflacionaria”.

Análisis
Advierten de la llegada de un nuevo período de estanflación

El Centro de Estudios de la Nueva Economía (CENE) de la Universidad de Belgrano difundió un nuevo informe, en el que anticipa la llegada de un nuevo período de estanflación (entendida como la combinación de la suba de precios con caídas en el nivel de actividad) a la economía nacional durante este año.
“El fenómeno no es novedoso para la economía argentina. Tras la crisis de 2001/2002, nuestro país atravesó un período de estanflación entre fines de 2008 y comienzos de 2009. Mientras los precios al por menor crecían a un ritmo anual de entre 20 y 25%, la actividad se contraía entre tres y cuatro por ciento en comparación con igual período del año anterior, como consecuencia del conflicto con el campo y la crisis financiera internacional”, dice el análisis del instituto económico conducido por Víctor Beker.
El informe también advierte que una situación similar se presentó a partir del segundo trimestre de 2012 y hasta el fin de ese año, cuando el costo de vida se incrementó entre 24% y 25% mientras se registraba una caída en la actividad de hasta tres por ciento.
En tanto, sucedió lo mismo luego de la devaluación de enero de 2014, fines de 2015 y a partir de febrero de 2016.
Según el CENE, el nuevo proceso de estanflación de este año sería el sexto episodio de este tipo en el país ocurrido en el nuevo milenio.